PAISAJE

un lugar para ver

18 juillet, 2013

APROXIMACIÓN EXEGÉTICA AL PEQUEÑO APOCALIPSIS SINÓPTICO (1)

Classé dans : Non classé — giv1 @ 4:18

APROXIMACIÓN

EXEGÉTICA

AL

PEQUEÑO

APOCALIPSIS

SINÓPTICO

 

———————–

Gino Iafrancesco V.

26 de junio de 2011 a.m.

Barbosa, Santander, Colombia.

———————————-

Trascripción: Adriana Luna.

Revisada por el autor.

 

Mateo 24:1-15.

 

Oración.-

 

No nos preocupemos de lo que nosotros somos. Reconozcamos nuestra miseria, nuestra nada, nuestra necesidad, con toda sinceridad. Que Su sangre nos limpie y Su Espíritu nos vivifique y nos fortalezca. ¿Amén? Oremos juntos, confiemos juntos, creamos juntos.

 

Querido Padre, en ese nombre precioso de tu Hijo, por medio de quien te has revelado y dado a nosotros. Señor, estamos infinitamente felices y agradecidos por lo que Tú eres, por tu amor, por tu fidelidad, por tu buena voluntad para con nosotros y por el Don inefable que nos has dado de Ti en tu Hijo y en tu Espíritu. Señor, concédenos la gracia de permanecer descansando en Ti, de dejar todo lo nuestro en tus manos. Nos confiamos íntegramente a Ti con todos nuestros problemas, fragilidades, cosas que conocemos y desconocemos; todo eso lo olvidamos en tus manos y te pedimos que seas Tú en nosotros. Deseamos darte todo el lugar que nos sea posible, para que Tú nos ayudes con tu Espíritu, Tú nos consueles, Tú nos ilumines, Tú nos fortalezcas para vida eterna, Tú nos alimentes de resurrección. Señor, creemos en Ti. Bendice tu Palabra que hayamos de considerar con tu socorro. Te pedimos que no nos dejes salirnos de Ti; que nos retengas en tu gracia, para que nosotros, Señor, consideremos tu Palabra, no solo nosotros solitos, no solo con nuestra mente, o ni siquiera con nuestra sola buena voluntad. Queremos leer tu Palabra delante de Ti y leerla contigo, Señor, y leerla para Ti, para que nosotros la recibamos y fructifique en honor de tu Nombre y de tu Gloria. Con esta confianza, Señor, en Ti deseamos abrirnos a tu Palabra. Enséñanos a estar en el Espíritu. Enseña a nuestro espíritu a estar alerta delante de Ti, y también enseña a nuestra alma y a nuestra mente del alma a estar en el Espíritu, descansar y atender el mover de tu Espíritu en nuestro interior; y todo nuestro ser sea sustentado por tu Santo Espíritu. En el Nombre del Señor Jesús, amén.

 

Dos días antes de la Pascua.-

 

Bueno, hermanos, hoy, con la ayuda del Señor, vamos a estar también considerando otras palabras del Señor Jesús, que encontramos también en el evangelio de Mateo, ahora en el capítulo 24. Esas palabras fueron pronunciadas dos días antes de la Pascua. Cuando el Señor celebró la mesa, salió para el jardín de Getsemaní, lo apresaron, lo flagelaron, lo crucificaron, pero resucitó al tercer día. Dos días antes de la Pascua el Señor estuvo en el monte de los Olivos; después de haber estado en el templo, bajado por el arroyo de Cedrón, subiendo por Getsemaní, que es al pie del monte de los Olivos, allí los discípulos le preguntaron de cosas que Él les había dicho en el templo, y ahí comenzó una conversación que vamos a estar leyendo, a raíz de esas palabras, y otras que ellos ya habían oído de Él, y también en su vida judía; eran tradición judaica del Antiguo Testamento. Y debido a lo que ellos habían oído, tenían preguntas, querían tener claridad, y le hicieron esas preguntas al Señor; y las respuestas fueron registradas principalmente en tres de los Evangelios: en Mateo 24 y 25, en Marcos desde el capítulo 13, y en Lucas mayormente en el capítulo 21, aunque también algunos temas, por asociación temática, los adelantó Lucas en el capítulo 17 también.

 

 

Pequeño Apocalipsis Sinóptico.-

 

Entonces tenemos esos tres testimonios que nos hablan de ese discurso, que ha sido llamado como el Pequeño Apocalipsis Sinóptico, porque el Apocalipsis grande es el que está al final de la Biblia, que el Señor Jesucristo recibió del Padre: la Revelación de Jesucristo que Dios le dio, que Jesucristo se la reveló por medio de Su Ángel a Su siervo Juan. Entonces ese es el llamado Apocalipsis grande; y por eso es que a éste otro, como no tiene tantos capítulos como el mayor, se le llama el Pequeño Apocalipsis Sinóptico, porque está mayormente en los tres Evangelios sinópticos. Algunos detalles que no cita Mateo los complementa Marcos; otros detalles los complementa Lucas; y por eso es que es bueno oír varios testigos; dice que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra[1]. Y así, ese discurso fue oído por muchos testigos, de los cuales tres de ellos escribieron. Un testigo ocular es el que vamos a leer, que fue Mateo, de los doce, y luego Marcos, que era el compañero de Pedro, el intérprete de Pedro; y Pedro había sido también un testigo ocular; y por eso Marcos generalmente tomaba de lo que Pedro decía. Así que, al leer a Marcos, estamos teniendo el testimonio de Pedro, por intermedio de Marcos. Y Lucas investigó diligentemente desde el principio todas estas cosas, preguntándoselas a los que lo vieron con sus propios ojos y le oyeron con sus propios oídos; así es como lo dice Lucas; aunque Lucas mismo no estaba presente, él estuvo con los que lo vieron con sus ojos, lo tocaron con sus manos, lo oyeron con sus oídos. Entonces esos son tres preciosos testigos muy cercanos: Mateo, Marcos y Lucas; y esos tres pasajes de los tres, aunque con el de Lucas son cuatro, porque son el 17 y el 21, porque a veces uno toma una lección, si la recuerda, en otro contexto; porque se está tratando de una cosa y se acuerda, entonces la toma y la usa acá y después ya no la vuelve a usar; pero tú, por los otros dos, sabes dónde estaba ubicada. Entonces juntamos, aunque vamos a seguir la lectura de Mateo, vamos a tener en cuenta el enriquecimiento que nos viene del testimonio también de Marcos y de Lucas, para tener toda aquella ocasión de aquel Apocalipsis anticipado del Señor, claro.

 

Entonces vamos a abrir y a hacer un seguimiento, ojalá cuidadoso, muy necesario en estos tiempos en que vivimos; recordar muy bien todas estas palabras con sus conexiones enriquecedoras, porque así lo dispuso Dios por su Espíritu. Esas distintas porciones de la Palabra y complementos fueron dispuestos por el Espíritu. Entonces vamos a abrir allí en Mateo capítulo 24. Lastimosamente creo que no tenemos aquí en el salón con ninguno de los hermanos el texto griego, pero aquí en mi Biblia yo le pongo algunas señalitas de algo que ya he investigado en el texto griego, especialmente algunas palabras claves. Y, en la medida que vamos examinando el discurso, voy a explicar, cuando lleguemos a esas palabras, cuál es la palabra griega que usan y cuál es la razón por la cual nos detenemos un poquito en eso para ir entendiendo mejor. Entonces vamos a ir, cada uno si tiene su Biblia, no importa la versión que sea, vamos a ir leyendo despacio, poniendo atención, masticándolo en medida que el Espíritu nos vaya encaminando a eso.

 

Al final del capítulo 23 vemos que el Señor está en el templo y que está hablando cosas serias en el templo. Desde v.37 del c.23 dice: Mateo 23 V.37 “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas…” a los apóstoles, o sea, “…a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta a sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! V.38 He aquí vuestra casa os es dejada desierta.” Y aquí ya Él está adelantando algo que va a decir más adelante, que tiene que ver con la parte de Israel en la economía divina, y que cuando se junta el testimonio de Mateo, Marcos y Lucas de manera especial, se comprende mejor y por eso lo empezamos a leer desde ahí. V.38 “He aquí vuestra casa os es dejada desierta. 39 Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que…” ; gracias a Dios que es un período, pero no es eterno, él tiene su hasta, V.39 “… hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor.” Ellos no lo bendecían, sino que lo maldecían.

 

Mateo 24. – V.1 “Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo.” Esos edificios ya no eran los de Salomón, que habían sido destruidos en el tiempo de Nabucodonosor y habían sido restaurados en el tiempo de Zorobabel, sino que eran los que había reconstruido Herodes. Sólo que los que construyó Salomón, los construyó conforme al plano que le dio David, y en el libro de Crónicas se nos dice que esos planos que David le pasó a Salomón, eran los planos que David había recibido de Dios. O sea que todas aquellas medidas son significativas porque son una figura del cuerpo de Cristo, porque cuando David le quiso edificar una casa material a Dios y Dios había dicho: ¿Qué casa me edificaréis vosotros?, así se lo dijo después a Salomón, si yo lleno los cielos y la tierra y los cielos y la tierra no lo pueden contener[2], ¿cómo vamos nosotros a pretender contener a Dios en un templo material? Y además, David había sido un guerrero que había peleado las batallas de Jehová o de Yahvéh, pero claro, había derramado mucha sangre y el Señor le dijo: David tú has derramado mucha sangre, tú no me edificarás casa, pero tu hijo, que nacerá de ti, él me edificará casa y yo le seré a él  Padre y él me será a mí, hijo[3]; porque todavía él no había nacido como hombre y por eso lo pone en futuro. En lo divino el Hijo está con el Padre desde la eternidad, pero como está hablando: Tu hijo, el de David, ese es relativo a la encarnación, por eso dice: me será hijo, en el futuro. Claro que el verdadero hijo es el Hijo de David, Jesucristo, pero Salomón, que vino antes, como la sombra viene antes del cuerpo, de la realidad, entonces, Salomón, como hijo de David fue una figura; un anticipo tipológico del verdadero Hijo, y él edificó aquel templo también, que es una figura del verdadero templo, pero el verdadero templo es la Iglesia, que el Señor edificaría; yo edificaré mi Iglesia[4], y por eso, por el Espíritu dicen los apóstoles, como Pablo: Vosotros sois el templo de Dios[5]; o sea que el verdadero templo era la Iglesia. Pero después por la infidelidad, incluso del propio Salomón, y después del resto del pueblo, aquel templo fue destruido y ellos fueron llevados cautivos por setenta años, como profetizó Dios por Jeremías[6]. Y ya cuando esos setenta años se cumplían, Daniel, que estaba también cautivo como ellos en Babilonia, empezó a leer las profecías de Jeremías y vio que ese era el tiempo de restaurar otra vez, que ese cautiverio no era para siempre, y empezó a pedirle a Dios, y Dios, que es el que pone reyes y quita reyes, el que muda los tiempos y las estaciones, entonces sacó a los babilonios y puso a los persas, y Ciro el persa vino e hizo que volvieran otra vez. Dios maneja la política del mundo en función de Sus planes y en función del refinamiento y del perfeccionamiento y acabamiento de Su pueblo, no para acabarlo, sino para darle el acabado, que es otra cosa diferente.

 

Entonces ahí vino la restauración del templo, con Zorobabel, con Josué hijo de Josadac y lógicamente que los que conocían, los ancianos, que conocían lo antiguo, lloraban, porque ese segundo templo todavía no tenía tanta gloria como la de Salomón, pero era una restauración y en la restauración de la casa de Dios, Dios nos enseña principios de restauración de la Iglesia, que es la verdadera casa. O sea que esas cosas se escribieron como ejemplo y están escritas para nosotros, para quienes han alcanzado los fines de los siglos. O sea que tenemos una doble lectura; una lectura histórica y una lectura tipológica, viendo detrás de las letras de la historia la tipología o la alegoría de la reconstrucción de la casa de Dios. Pero luego Herodes, pues, quiso ser como más que Salomón, más que Zorobabel, y no tuvo en cuenta los planos que Dios mismo le había dado a David, y él hizo sus propios planos para su propio nombre y para su propia grandeza e hizo un templo grandotote y lo adornó e hizo una cosa grande, conforme a la vanidad del corazón del hombre. Dios, en cambio, lo había revelado conforme a sus principios. Entonces, claro, la gente no entendía y se enorgullecía del gran templo de Herodes y se lo mostraban al Señor Jesús: mira qué piedras, mira qué templo[7]. Y ahí es cuando el Señor les dice: V.2 “… ¿Veis todo esto?…”, (verso 2 del capítulo 24 de Mateo) “…De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada.

 

 V.3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos,…” Ya, o sea, terminaron de caminar; a la salida de lo mostrado, mientras Él salía le iban mostrando las cosas, y Él les dijo eso, y luego se vinieron caminando. Luego llegaron de ese templo, bajaron al torrente de Cedrón y subieron hacia el monte de los Olivos, y ahí se sentó el Señor; ellos acostumbraban salir de la ciudad. Es un bosque de olivos muy precioso que hay allí, y entonces ellos acostumbraban apartarse para estar en comunión, incluso a veces hasta el Señor se quedaba a dormir y a orar ahí en el monte. Entonces, cuando llegaron ahí, dice: V.3 “… los discípulos se le acercaron aparte, diciendo:…”. Ya desde el principio, para evitar malas interpretaciones posteriores en el discurso, quiero que pongamos atención a quiénes son los que hacen las preguntas y a quiénes Él les habla; porque si no sabemos quiénes preguntan y a quién se le responde, después vas a decir: bueno, esto no es para la Iglesia, esto es solo para los judíos. Pero aquí quien está preguntando es nada menos que la crema y nata de la Iglesia, aunque claro que ellos también eran judíos, sin embargo, el Señor les dijo a ellos que todo lo que él les había enseñado a ellos, ellos se lo enseñaran a todas las naciones: Id por todo el mundo, predicad el evangelio a toda criatura, haced discípulos a todas las naciones, el que creyere y fuere bautizado será salvo, y enseñadles todas las cosas que yo os he mandado[8].

 

Ahí juntamos testimonios de varios, porque la conversación es muy rica, pero una cosa se acuerda uno, una cosa se acuerda el otro, otra cosa se acuerda el otro. Es como si alguien le pregunta, cuando lleguemos a nuestras casas, a nuestros pueblos, ciudades: Oye, ¿Cómo fue el encuentro, el campamentico allá en Barbosa?, entonces cada uno cuenta la misma situación, sólo que alguno cuenta la que a él le interesa, y el otro cuenta las que a él, y en algunas cosas coinciden y en otras hay variantes, porque Dios tiene varios testigos, y, a propósito, Dios no quiso que el testimonio de su Hijo lo contara uno solo, porque Dios mismo dijo: En boca de dos o tres testigos[9], y el Señor puso cuatro; así como el Arca del Pacto era llevada por cuatro levitas y cada uno está en su ángulo distinto, y cada uno cuenta las cosas desde su ángulo y eso es un arreglo del Espíritu Santo, porque el ángulo de cada uno es preparado por Dios, porque ninguno de nosotros da abasto para captar toda la riqueza de Cristo. Entonces tenemos que ver a Cristo desde todos los cuatro ángulos de la tierra. Por eso eran cuatro los evangelistas, como cuatro eran los levitas que cargaban el Arca del Testimonio ¿Para qué? Para poder ver los distintos ángulos, porque cada persona tiene su propio temperamento, sus propios intereses, hasta sus propios traumas diferentes. Entonces, si hay algo que a mí me tocó de manera especial, soy especialmente sensible para algunas cositas, para otras quizá no me importen tanto. Entonces el Señor, como sabe que es así, para que las cosas no queden solamente en manos de un solo testigo, entonces el Señor pone varios para que los otros puedan ver el testimonio.

 

Imagínense, respecto a lo del matrimonio y el divorcio, esas cosas, pues, Marcos habla, pero no menciona la excepción, Lucas habla y no menciona la excepción, en cambio Mateo, por alguna razón, recordó la excepción. Seguramente conoció algunos casos, que le hicieron sensible en ese punto para que recordara esas frases y los otros no la consideraron tan trascendente, y los otros no le pusieron el salvo, en caso de, pero Mateo sí, ¿por qué? porque Mateo tenía sensibilidad para eso, ¿ve? Otro tenía sensibilidad para otra cosa. Lucas, por ejemplo, cuenta unas cosas; tiene una sensibilidad que parece que solo la tenía Lucas,  según lo que la Biblia cuenta, Lucas era un hermano muy precioso, muy apreciado de las iglesias. Sí, tenía sensibilidades especiales.

 

No todos tenemos las mismas sensibilidades; algo sucede y alguno se fija en una cosa, otro se fija en la otra, el otro en la otra, y a eso se deben las variantes, que fueron producidas por el propio Espíritu Santo, no para confundirnos, sino para enriquecernos;  y por eso debemos integrar los testimonios. Que ¿cómo cuenta José que fue el campamento?, ¿cómo cuenta Leonardo que fue?, ¿cómo cuenta Julio?, ¿cómo cuenta cada uno de nosotros? No todos tenemos las mismas sensibilidades, ni nos interesan las mismas cosas; entonces, si uno quiere tener una vista más completa, los escucha a todos. A veces hay aparentes divergencias, pero no son divergencias. Los críticos no entienden esto, y es como si hoy hubiéramos almorzado fríjoles con ensalada de aguacate, nos hubiéramos comido un postre de durazno, y entonces alguien va y le dice a su esposa: ¡Huy!, me comí un postre de durazno después de la reunión, ¡pero delicioso! Pero el otro está diciendo que comieron fríjoles, entonces parece que se están contradiciendo, dicen los críticos, que eso no sucedió, porque éste dice que comieron fríjoles, y el otro dice que ensalada y éste que durazno, ¿ve?, están contradiciéndose al inventar. No. Si todos dicen igualito, eso sí parece más inventado, se pusieron de acuerdo. Pero aquí cada uno, espontáneamente, cuenta desde su ángulo lo que para él fue significativo. Por ejemplo, yo no hubiera mencionado el durazno, pero los fríjoles seguro que sí se los hubiera mencionado, porque a mí me encantan los fríjoles, ¿ve? Entonces, ¿es que hay contradicción, porque uno dice que comió fríjoles y el otro que ensalada y el otro que durazno?, no; se comió fríjol y también ensalada y también durazno. Los tres son testimonios verdaderos. Los tres testimonios, de Mateo, Marcos y Lucas están inspirados por el Espíritu Santo, pero uno cuenta un lado, otro, otro; porque esos son los distintos ángulos de los testigos. Personas de diferentes temperamentos, ¿se da cuenta?, con diferentes sensibilidades, y ellas todas lo que hacen es complementar la cosa; o sea que, cuando usted vea discrepancias, en vez de asustarse, alégrese, porque el Espíritu Santo está poniendo ese testimonio acá y acá, para enriquecer, no es para contradecir; eso no es contradictorio, es complementario; y si el Espíritu Santo juzgó que era necesario también el testimonio del otro y del otro, es porque Él quiere mostrarnos una visión más rica y completa de Cristo. ¿Amén hermanos?

 

Entonces aquí, en el verso donde estamos, que es el 3 de Mateo 24, dice: v.3“…los discípulos se le acercaron aparte…” A Mateo no le interesó decir cuáles discípulos, pero Marcos dice que eran cuatro de ellos: la crema y nata, o sea los primeros cuatro de los apóstoles que fueron llamados: Pedro, Jacobo, Juan y Andrés. O sea, dos pares de hermanos, porque Pedro y Andrés eran hermanos, y Jacobo y Juan eran hermanos, y esos fueron los primeros que el Señor llamó, y es como decir la crema y nata de la Iglesia, los primeros apóstoles; siempre están ellos cuatro en las cuatro listas de los apóstoles en primer lugar. Y esos fueron los que se acercaron a preguntarle al Señor. Y me detuve en esto por lo que dije: para evitar interpretaciones erradas; tenemos que ver quiénes preguntaron, y a quienes les habla, para que no digamos: No, esto el Señor lo dice es para los judíos; no, no, no, lo dice a los apóstoles, a quienes les mandó enseñar esto en todo el mundo y predicar este evangelio del reino, esto que les está predicando ahí mismo, para todas las naciones; no es para los judíos solamente; es para la Iglesia y para todas las naciones; claro que también para los judíos, pero no solo para los judíos; para los judíos y para todas las naciones y para la Iglesia. Porque, hermanos, ciertamente existen esos tres pueblos, que el mismo apóstol Pablo hace mención de ellos; él dice que no seamos tropiezo ni a la Iglesia, ni a los judíos, ni a los gentiles. O sea que sí existen esos tres pueblos, pero no existen tres evangelios, no; hay un solo evangelio y es el mismo evangelio con el que se salvan los judíos, se salvan los gentiles y se salva la Iglesia. La Iglesia se salva por un solo evangelio, el mismo que es predicado en Jerusalén, en Judea, ese mismo se tiene que predicar hasta lo último de la tierra. El evangelio es uno solo, así que no vamos a despedazar la Palabra de Dios y decir: Bueno, esto es para los judíos, esto es para los gentiles, esto es para la Iglesia, esto no me toca a mí porque esto es para ellos. Por eso, ¿quién pregunto? y ¿a quién le está hablando? Preguntaron los discípulos de la Iglesia, y a ellos el Señor los puso como fundamentos, juntamente con Él; Él es el fundamento, pero también Él puso como fundamentos del muro de la Nueva Jerusalén, los apóstoles. Y también dice Pablo, ¿no?: el fundamento de los apóstoles y profetas[10]. O sea que el Señor está respondiendo, hablando directamente a los que le preguntaron, que fue a los apóstoles, y luego el Señor dijo: Padre no ruego solamente por estos, sino por los que han de creer en mí… o sea todos, esto es, todos los demás, por la palabra de ellos[11]. O sea, ellos fueron los testigos y el Señor oró por ellos y también por todos los que creyéramos; nosotros, por la palabra de ellos. Nosotros estamos leyendo las palabras del Señor, que ellos testificaron y el Señor nos incluye, o sea, que esto va dirigido a la Iglesia en general y no solo a los judíos. Porque a veces nosotros agarramos el discurso y lo despedazamos; agarramos una frase y la sacamos del contexto y la aplicamos donde quiera, pero no mi hermano; nosotros no tenemos derecho de despedazar el discurso. Nosotros no tenemos el derecho de sacar las frases del contexto, porque cuando usted saca la frase del contexto, usted no sabe después dónde colocarla, no; el Señor las colocó en un contexto y nosotros debemos conservar el contexto del Señor; y hay muchas palabras que el Señor utilizó, que son palabras de contexto, por ejemplo: Por lo tanto, entonces, después de esto, enseguida. Entonces, ahí usted se va dando cuenta de que hay una hilación del contexto. Entonces tenemos que leer la enseñanza del Señor de corrido, enriquecida por los testimonios de los otros, y dejar las cosas en su contexto, porque si vamos a decir: Bueno, esta parte se la dejo a los judíos, esto es para los judíos, porque yo no voy a estar aquí. Pero, ¿dónde dice que no va a estar aquí?, eso no dice. Entonces hermanos, ¿me están entendiendo?, y por eso me detuve aquí, para que leamos en su debido contexto; porque un texto, sin contexto, es un pretexto.

 

Las preguntas.-

 

Entonces, ¿quién pregunta?, los discípulos. ¿A quién responde?, a los discípulos; si tú eres discípulo, es para ti, y para mí. Mateo 24 V.3 “… los discípulos…”, que dice Marcos que eran estos cuatro que le conté; lo puede ver en Marcos 13, puede echarle ahí una revisada para ver que es así. V.3 “… se le acercaron aparte, diciendo: Dinos… ” Y aquí hay una serie de varias preguntas, que son las que Él va a responder a ellos. ¿Cuáles son las preguntas?, primera V.3 “… ¿cuándo serán estas cosas,…?” Entonces la primera, era la de estas cosas. ¿Cuáles son esas cosas?, primero Él había dicho de que no quedaría piedra sobre piedra de ese templo de Herodes y todo; eso fue lo que aconteció en el año setenta. O sea que Él va a contestar algunas cosas que se cumplieron en el año setenta, pero no solo le preguntaron del año setenta; también le habían preguntado ¿cómo es eso de que te vas a ir y que vas a dejar, y que no van a verte hasta que digan bendito el que viene…? Entonces ahí se ve aquel período de los gentiles, donde el Señor permite el endurecimiento de Israel. Eso también está incluido en estas cosas. ¿Qué más le preguntan? V.3 “¿… y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”. Entonces, ¿se da cuenta que son tres preguntas que abarcan muchos aspectos? Primera pregunta: V.3 “… ¿cuándo serán estas cosas,…?” O sea, cómo será el trato del Señor con Israel, y destruirá el primer templo, y serán llevados cautivos por allá, para cuando se cumpla el tiempo de los gentiles; todo eso está incluido en esta pregunta, ¿ven? Y luego, V.3 “¿… y qué señal habrá de tu venida,…?” y la palabra venida, en el original griego, (pongan atención, les voy a poner una p, una p chiquitita ahí en la palabra venida) es la palabra parusía. A veces, y generalmente, aparece para la venida del Señor la palabra parusía, y tú lo puedes decir parusía, si quieres ya castellanizar, que algunos la usan también. En otras ocasiones aparece la palabra epifanía, o sea la manifestación gloriosa, y a veces aparece la combinación de las dos palabras: la epifanía de la parusía, o sea la manifestación gloriosa de Su venida; y dice: Su venida, en singular; no dice de dos venidas.

 

Algunas personas, ¿por qué me detengo en esas palabras?, por lo siguiente: A veces, algunas personas, han hecho un uso equivocado de las palabras, para dividir la venida segunda del Señor en dos. No hablo de la primera venida; para sufrir, cuando ya vino, nació en Belén, ya murió, resucitó, ascendió; no. Algunos dicen que la segunda venida está dividida en dos; una venida secreta, para arrebatar antes de la tribulación unas personas, y después viene una venida gloriosa con los santos a la tierra, como si fueran dos venidas la segunda venida. Y como hay la palabra parusía y la palabra epifanía, entonces alguno dice: Bueno la venida secreta es la parusía y la venida pública, después de la tribulación, en gloria, esa es la epifanía. Entonces usan parusía para una venida secreta; para arrebatar antes de la tribulación, algunos dicen, a todos, otros dicen que sólo a algunos. Y otros dicen que la epifanía es la venida gloriosa después de la tribulación. Entonces por eso me detengo a llamarles la atención a las palabras originales, para hacer el seguimiento cuidadoso a la enseñanza del Señor; la palabra parusía, que quiere decir Su venida, es usada aquí y es usada en muchos otros lugares. La palabra epifanía también aparece en algún lugar, pero lo curioso, (pongan atención a esto, desde ya lo digo, para después cuando lleguemos al verso respectivo, comprobarlo) lo curioso es que el Señor intercambia las dos palabras y las junta. Por ejemplo, hay lugares donde habla de la epifanía de la parusía, o sea, la manifestación de su venida. Entonces, ¿ahí se da cuenta que la epifanía y la parusía son la misma cosa con dos palabras distintas? Como por ejemplo en el asunto que la Biblia habla de los obispos y de los presbíteros, en una parte usa la palabra episcopo; en otra palabra, o en otro lugar, usa la palabra presbíteros. Entonces algunos piensan que los presbíteros son unos y el obispo es otro, pero cuando tú vas a la Biblia ves que Pablo llamó a los presbíteros o ancianos de la iglesia de Éfeso a Mileto y les dijo (Hechos 20:28): el Espíritu Santo os ha puesto por obispos; o sea, que está llamando obispos a los presbíteros. Y cuando le escribe a Tito: Te dejé en Creta para que corrigieses lo deficiente y establecieses presbíteros, ancianos en cada ciudad, así como te mandé, pero es necesario que el obispo sea tal[12]; o sea, ahí ya está intercambiando la palabra presbítero con obispo; son dos palabras pero se refieren a las mismas personas, sólo que presbíteros se refiere en cuanto a que son los hermanos más antiguos y más maduros, y obispos se refiere a su función de episcopo, o sea, supervisor, superintendente, o superintendencia, o supervisores o episcopos u obispos, son los mismos ancianos. Lo mismo pasa aquí con la palabra parusía y epifanía; son palabras diferentes, pero se usan de un mismo evento, no de dos eventos. Cuando se mezclan te das cuenta que eso se refiere a un mismo evento. Y me estoy deteniendo a propósito en esta palabra parusía, puesto que algunos dicen que parusía se refiere a una venida secreta antes de la tribulación; y les voy a llamar la atención para que vean que a veces esa palabra parusía se refiere a después de la tribulación. Entonces, por medio del uso equivocado de estas palabras, no podemos dividir el texto porque el Señor lo mezcla y coloca la palabra parusía en el contexto de la venida después de la tribulación y no sólo antes. Por eso me detuve acá, por la pregunta.

 

La pregunta es por la parusía y también la pregunta es por en fin del siglo. O sea, ¿qué es lo que va a pasar junto con la venida del Señor?, lo del tribunal de Cristo, lo del juicio de las naciones, el establecimiento del Milenio, todo eso está incluido en el fin del siglo. La palabra siglo, aquí, es eón, en el original griego; no es la palabra siglo de centuria, de cien años, que nosotros usamos; aquí nosotros le aplicamos la palabra siglo a cien años, o sea, como si fuera una centuria, no; aquí la palabra original es eón, o sea, una era. Esta es la era del hombre, después va a venir la era del Señor. Entonces el fin del siglo es el fin de esta era, de este estilo de vida mundano, hasta que el Señor venga y ponga lo suyo. Entonces esas eran las preguntas y cada una tiene varias implicaciones. v.3“… ¿cuándo serán estas…?” ahí está que ya es plural, v.3“… cosas…”, lo que pasará con el templo y, lo que dijo un poquito antes, que pasará con Israel, ¿ve?, por eso comenzamos al final del C. 23 ¿amén?; no me verán más hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor.

 

Paréntesis de la plenitud de los gentiles.-

 

Y entonces en ese paréntesis entra la plenitud de los gentiles. Entonces Él está hablando una parte antes, una parte después y una parte intermedia, que también lo habló después Romanos y en las profecías ya lo ha hablado, y el cántico de Moisés lo anticipaba. Entonces ahí necesitamos hacer el seguimiento con cuidado ¿amén?, con cuidado. “… estas cosas y la señal de tu parusía, de tu venida”. Note que la pregunta es por la señal de la parusía, la palabra que algunos atribuyen solamente a la venida antes de la tribulación, pero ellos le preguntan por la parusía y Él les habla de la abominación desoladora, que es en la gran tribulación. Entonces, aplicarle parusía a antes de la tribulación, y Él Señor les responde que la señal será la abominación desoladora, que pertenece a la tribulación, ahí nos damos cuenta de que no podemos usar la palabra parusía o venida para referirse a una venida secreta, porque el Señor no habla de venida secreta; Él habla de hora secreta y de día secreto, no de venida secreta. Entonces vamos a ver eso, pero me detuve aquí para ir poniendo las bases de la lectura de la exégesis ¿amén?

 

Las respuestas a las preguntas en alertas sucesivas.-

 

Entonces, volvamos ahí a poner nuestros ojos, verso 4 Mateo 24 v.4 “Respondiendo…”  y ya eso quiere decir que, lo que Jesús va a hablar aquí, es una respuesta a estas preguntas, ¿se da cuenta?, v.4 “… les dijo:…”, o sea, les habla a los discípulos, a la crema y nata de la Iglesia. Estas palabras son para la Iglesia, porque fue la Iglesia la que preguntó; la crema y nata de la iglesia, nada menos que Pedro, Jacobo, Juan y Andrés, la crema y nata. v.4 “… les dijo: Mirad que nadie os engañe.” Y van a darse cuenta de que ahora Él empieza a responder, porque le preguntan por señales, o sea, las señales son, como decir, cosas para avisar alguna cosa. Es como si usted ve un semáforo; si usted ve luz verde, dice, ah, se puede pasar; y si hay luz amarilla, con cuidadito, si no viene otro pase, pero con mucho más cuidado; si es rojo, no pase. Y así nosotros también aquí, por ejemplo, en Colombia tenemos volcanes y todo; por ejemplo, en Pasto, el Galeras. Entonces, bueno, está tranquilo; no hay alerta, ni siquiera amarilla. Pero ya cuando hay un temblorcito y algún humito, entonces ya es alerta amarilla. Pero si la cosa se pone más seria y son dos, tres, cinco temblorcitos y el humo empieza a destruir, ya es alerta naranja y si ya empezó, es alerta roja. Eso son señales, las alertas; alerta naranja, alerta roja y, aún, la amarilla también es una alerta un poco más suave. Entonces, al Señor le están preguntando por qué señal habrá de Su venida y del fin del siglo. Entonces, el Señor empieza a hablarles, primero de la alerta amarilla: Van a ver estas cosas así y así, pero todavía no es; es necesario que esto pase, pero eso no es todavía; estás en alerta amarilla. Pero de pronto van a comenzar a ver esto y esto y esto… ¡Huy! Eso sí ya es señal, principio de dolores; no es todo lo que viene, no es el fin del siglo mismo, pero ya es el principio de los dolores, ya es alerta naranja. Pero ya cuando llega el fin mismo, entonces esa es alerta roja, ¿ve? Entonces al Señor le preguntan por la señales, pero el Señor empieza a enseñar a sus discípulos cómo utilizar el semáforo; entender qué significan los colores del semáforo, los niveles de alerta. Entonces, vamos a ver cómo Él va cambiando de alerta amarilla a alerta naranja y a alerta roja, para responder estas preguntas específicas y veámoslo.

 

Alerta amarilla.-

 

v.4 “… Mirad que nadie os engañe.V.5 Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo;…” y ya han venido más de dos mil sólo en las estadísticas de América del Norte, o sea, de los Estados Unidos de América; leí en un libro que ya tiene muchos años de publicado una estadística como de dos mil falsos cristos; ya había sólo en Estados Unidos, hace años cuando se publicó ese libro, los falsos cristos, cuenta uno por uno los nombres. Y eso era sólo en Estados Unidos, y hace años… si le fuéramos a añadir las otras décadas posteriores al libro y los demás países del mundo… O sea que esa Palabra ha cumplido; yo pienso que nosotros mismos hemos visto esas cosas con nuestros ojos. Entonces, qué Palabra tan exacta del Señor. V.5 “… vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. V.6 Y oiréis de guerras y rumores de guerras;…” No pasa un año sin una guerra aquí; ahora es en Libia, pero, después va a ser en Arabia Saudita, bueno. V.6 “… mirad que no os turbéis,…” No es alerta roja; no os turbéis, no es alerta roja, no. Va a haber falsos cristos, sí, a lo largo de la historia, guerras, rumores de guerras, sí, pero  V.6 “… no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.” Sólo una alerta amarilla. Para que uno no se confunda con cualquier guerrita, que esa ya es la última y tal; no. No es el fin; cualquier falso Cristo por ahí, ¿ya es el fin?, no es el fin; ese es un engañador nada más, un falso cristo. Y eso es una de las guerritas, pero muchas van a haber. No os turbéis. No se turben; no es el fin todavía, ¿ve?; alerta amarilla. V.6 “… aún no es el fin.

 

Alerta naranja.-

 

V.7 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. V.8 Y todo esto será principio de dolores.” Entonces aquí ya vemos dos niveles. Todo esto, o sea lo que acaba de mencionar antes era la alerta amarilla; pero este es el principio de los dolores. Pero si hay un principio de dolores, hay una continuación de los dolores.

 

Entonces antes del principio es la alerta amarilla, pero la continuación ya es la alerta naranja, ¿se da cuenta? V.8 “… será principio de dolores V.9 Entonces…” ¡Ah!, ahora sí llegó la alerta naranja. O sea que primero tenía que haber lo otro y entonces esto. ¿Qué es la siguiente cosa? V.9 “… os entregarán a tribulación…” ¡Oh!, ¡todavía no ha venido la parusía y todavía no es ni siquiera la alerta roja! Y ya habrá tribulación de la Iglesia. Algunos dicen: No hermano, si el Señor murió por mí, ¿por qué yo voy a sufrir? Pues precisamente, porque Él murió por nosotros se nos concede, no solo creer en Él, sino también padecer por Él, como dice Pablo a los Filipenses[13]. Entonces dice acá V.9 “… os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.” O sea, cada vez habrá una mayor hostilidad a los cristianos. Fíjese que cuando se analizan las cifras de las persecuciones en el mundo, los más aborrecidos y perseguidos son los cristianos; los persiguen los hindúes, los persiguen los musulmanes, los comunistas, los nazis, mejor dicho, hasta los gnósticos, bueno; siempre los más perseguidos son los cristianos. Y tenemos que saber que eso es lo normal, eso no es nada raro; tenemos que vivir en medio de la hostilidad del mundo, que a veces viene por la derecha, a veces por la izquierda; porque la derecha y la izquierda son en el fondo la misma cosa; es violencia, es imposición, es todo lo contrario al respeto, al respeto a las personas; tanto la derecha como la izquierda son fascistas, por tanto son perseguidoras.

 

V.10 “Muchos tropezarán entonces,…” Ayayay, eso es lo tremendo. Uno pensaría: Señor, va a venir persecución pero todos vamos a salir indemnes al otro lado. No ha sido así; durante veintiún siglos la Iglesia ha sido perseguida, no al mismo tiempo, pero, a veces aquí, a veces allá, a veces aquí; tan tranquilo y ya están perseguidos. Y no todos aguantan la persecución; muchos tropiezan. Es lo que Jesús dijo en la parábola del sembrador; la semilla que no tenía profundidad, cuando viene la aflicción, se aparta, porque no tiene raíz[14]. O sea, son nominales; hay un cristianismo cultural, pero sin nuevo nacimiento, y algunos con nuevo nacimiento, pero muy niños. Entonces dice V.10 “Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.” ¡Oiga!, qué cosa, en medio del pueblo de Dios estas cosas; pero Jesús ya las anunció. Y eso que aquí calló Mateo lo que no se le olvidó a los otros; los otros dicen que seríamos entregados a los concilios[15]. ¡Concilios!, no solamente tribunales de allá de los jueces seculares, no; habría concilios de hermanos para criticar y juzgar a los otros hermanos. Alerta naranja. Y sigue diciendo, V.11 “Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; V.12 y por haberse multiplicado la maldad,…”  y esto es lo que no debemos permitir que nos pase a nosotros, que nuestro corazón se dañe por medio de esos concilios perseguidores y esas maldades, dice que V.12 “… el amor de muchos se enfriará.” O sea, que Dios no quiere que nosotros dejemos que nuestro corazón se enfríe; ni de la fe ni del amor. Tenemos que seguir creyendo, amando, perdonando y siguiendo adelante.

 

Alerta roja.-

 

Y dice hermanos, V.13 “Mas el que persevere hasta el fin…”, y aquí es donde el Señor Jesús introduce lo de la palabra de la perseverancia. Ésta es la palabra de la perseverancia; y la palabra de la perseverancia es hasta el fin. Y ¿por qué llamo la atención a esto?, porque por allá en Apocalipsis 3 nos vamos a encontrar otra vez la palabra de la perseverancia, cuando el Señor le dice a Filadelfia: Por cuanto guardaste la palabra de la perseverancia, yo también te guardaré de la hora de la prueba[16]. Y entonces, ¿cómo es que vamos  a ser guardados? y ¿por qué vamos a ser guardados?, por guardar la palabra de la perseverancia; y ¿Cuál es la palabra de la perseverancia? perseverar hasta el fin; y ¿cuál es el fin, antes de la tribulación o después?, vamos a ver qué dice la Palabra que es el fin. Porque o si no, nosotros vamos a poner  esa palabra fuera de contexto. Cuando tú te encuentras que por cuanto guardaste la palabra de mi perseverancia, tienes que ver los demás versículos de la Biblia que hablan de la palabra de la perseverancia, para ver a qué se refiere. Por ejemplo en Apocalipsis, cuando está la bestia, el anticristo, persiguiendo a la gente dice: Aquí está la perseverancia y la fe de los santos[17], no antes del anticristo, sino ahí en medio de la persecución del anticristo; ahí es que está la fe y la perseverancia de los santos. Léalo en el capítulo 13, vuélvalo a leer en el 14, donde se habla de la palabra de la perseverancia, que Jesús introduce allí. Entonces no podemos interpretar Apocalipsis 3, el asunto de Filadelfia, separado de Mateo, de Marcos, de Lucas y de Apocalipsis 13 y 14; se tiene que interpretar todo junto. La palabra de la perseverancia es hasta el fin, porque si no es hasta el fin, ¿qué perseverancia va a ser? Bienaventurado el que espere hasta el fin[18], y, si mientras está esperando lo matan, bienaventurados los que mueren en el Señor, porque dice que descansarán de sus trabajos[19]; ahí, cuando los mataron, descansaron y fueron librados de las cosas que se vienen en el mundo. Descansan de sus trabajos y sus obras con ellos siguen. Mire aquí, así dice el Espíritu, sí, sí, ¿no?, cómo que no, no; no, no; sí dice el Espíritu. Bienaventurados de aquí en adelante, y luego termina y dice: Y aquí está la paciencia, o sea, la perseverancia, porque la palabra paciencia y perseverancia son dos traducciones de una misma palabra en el griego: hipomené. Hipomené a veces se traduce paciencia o perseverancia; es la misma palabra hipomené, revisemos eso.

 

Estamos en Mateo 24:13, V.13 “Mas el que persevere hasta el fin…” Hasta el fin; porque le habían preguntado por el fin del siglo; y ayer de tarde comenzamos considerando dos parábolas, que nos hablan del fin del siglo; de la siega: la parábola del trigo y la cizaña y la parábola de la red; y por eso comenzamos por allá, para poder encajar acá, ¿amén? V.14 “Y será predicado este evangelio del reino…” ¡Oh!, éste, dice, será predicado éste, o sea, lo que Él está predicando, Él le llama evangelio del reino. Y dice V.14 “…será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones;…” Ah, entonces esto no es solo para los judíos ¿ve?; no, esto es parte del evangelio del reino, aquel predicado a todas las naciones; no está hablando este discurso sólo a los judíos, se lo está hablando a los discípulos, para que los discípulos se lo prediquen a todas las naciones; no es solo para los judíos; es para los judíos y para los gentiles también; y para la Iglesia. Primero la Iglesia, ¿amén? V.14 “…este evangelio del reino…” O sea, que el Señor, a este discurso que Él está haciendo, le llama: este evangelio del reino; esto, eso que Él está enseñando en este discurso, y que apenas llevamos una parte, pero Él continúa enseñando; y eso que continúa es este evangelio del reino, destinado a ser predicado a todas las naciones.

 

Por tanto.-

 

V.14 “… y entonces…” Ahora sí, la alerta roja, V.14 “… vendrá el fin. V.15 Por tanto,…” ¡Ay!, subrayo la palabra por tanto. ¿Por qué subrayo la palabra por tanto? Porque la palabra por tanto es una palabra de conexión; es una palabra de continuidad, pero, a veces, nosotros nos olvidamos de la palabra por tanto y decimos: Bueno, punto aparte, esto era para la iglesia, listo, ya, chao, Iglesia váyase para el cielo, y ahora entonces vamos a cambiar de tema, vamos a cambiar de auditorio, vamos a hablar de otra cosa y le vamos a hablar solo a los judíos. No, hermano,  la palabra por tanto no nos permite usar la tijera de esa manera. Si no dijera por tanto y diera unas señales de que cambió de auditorio y de tema, pero no, mi hermano, el Señor continúa hablando del mismo tema que le preguntaron; y ya llegó a la alerta naranja y pasó a la alerta roja y ahora va a dar la señal de la alerta roja. O sea que, el auditorio no cambió; lo que dice a continuación está relacionado con lo que venía diciendo. V.15Por tanto,…” O sea, en base a lo que dije hasta aquí, los alertó para lo que continúa de aquí en adelante. V.15 “Por tanto…”, No cambia el auditorio, ni cambia en evangelio del reino. Será predicado este evangelio del reino, es lo que Él viene predicando y que va a continuar predicando, porque eso es lo que implica la palabra por tanto. V.15 “Por tanto,…”

 

Cuando veáis.-

 

verso 15, V.15 “… cuando veáis…” y ¿a quién le está diciendo que va a ver?, (porque acaba de decir por tanto) a la Iglesia; le está hablando a la Iglesia; y le está hablando como parte del evangelio del reino para todas las naciones; no les está hablando solo a los judíos que se quedaron para la gran tribulación, después del rapto; hasta aquí no aparece ningún rapto; el rapto aparece por allá, casi al final del capítulo 24. “Entonces uno será tomado…”[20], eso aparece después, todavía no aparece. Algunos queremos poner esos versículos antes del verso 15, pero aparece apenas como en el 42 en otro contexto. No podemos usar la tijera ni aislar los versículos del arrebatamiento y ponerlos en cualquier parte, porque antes de decir que seremos arrebatados dice: Entonces estarán dos en el campo; y ¿cuándo es ese entonces? Entonces hay que ver el contexto, para ver cuándo es ese entonces del arrebatamiento. Entonces vamos a volver aquí al 15, V.15 “Por tanto, cuando veáis…” O sea que la iglesia vería esto, ¿qué vería?, V.15 “… cuando veáis en el lugar santo…” ¡O sea que va a ser restaurado el templo! Todo lo que tenga que ver con la restauración del templo, que tiene el lugar santo donde se va a poner la abominación desoladora, que es la imagen de la bestia, esa es alerta roja. V.14 “… vendrá el fin. V.15 Por tanto…” Entonces, ¿qué es lo que viene al fin?, ¿no le habían preguntado por el fin? Esto es lo que sucede al fin; ¿no es eso lo último que describe Daniel y después viene el Señor? El que pone la abominación desoladora, ese ya es el último, ese es el anticristo. Y después de él ¿quién viene? el Señor; el fin; establece el tribunal de Cristo, a los siervos suyos. Luego el juicio para las naciones, para separar ovejas de cabritos, quienes van a estar en las ciudades, donde van a gobernar Sus vencedores, y también establece quienes van a estar allá en el fuego. Y luego aparece el Milenio y también antes el juicio del anticristo y todo eso, y las cabras, todos para el fuego, con el anticristo y todo, y el falso profeta. Ese es el fin y entonces el Milenio incluido. V.15 “Por tanto, cuando veáis en el lugar santo…”, ya está implicada la restauración del templo. San Pablo dice también que el anticristo se sentaría en el templo de Dios haciéndose pasar por dios.

 

Preparativos para el tercer templo.-

 

O sea que tiene que haber una restauración del templo; y ustedes saben hermanos que hace rato están con eso, los judíos están hace rato con  eso. Buses por Jerusalén con letreros: el tercer templo ahora. Diputados en el parlamento y su programa para ganar votos es: será levantado el tercer templo. En septiembre del año pasado, mire ya casi va a ser un año, todavía no, pero casi, estamos apenas en junio, pero, en septiembre del año pasado, vi una noticia del propio Israel, donde Ehud Barak, el canciller actual, que fue primer ministro antes de Netanyahu, hacía esta propuesta a los palestinos: Ustedes quieren que les demos a Jerusalén Oriental por capital de Palestina ¿no?, pues les dijo: Si ustedes nos dejan levantar el tercer templo en la explanada, entonces nosotros les permitimos que Jerusalén Oriental sea capital de Palestina. Eso les prometió en septiembre Ehud Barak a los palestinos; si quieren a Jerusalén Oriental, entonces déjenos levantar el tercer templo. Ya desde el 2007, fíjese que es el año 2007, el año 2007 es el año cuarenta desde que Jerusalén fue recuperada. Jerusalén fue recuperada desde 1967. Zacarías decía que primero libertaría las tiendas de Judá, para que el habitante de Jerusalén no se engrandeciera sobre los otros[21]; entonces Dios no comenzó libertando Jerusalén, sino las tiendas de Judá, los colonos, los primeros colonos; por ahí empezó la restauración de Israel en 1948. Pero, conforme a la profecía de Zacarías, recién, en el ‘67, se recuperó Jerusalén con Moshe Dayan, y llegaron y se tomaron la explanada del templo y todo; pero, en vez de quedarse con la explanada del templo, para construir el templo, Moshe Dayan se quedó con Jerusalén, pero el templo se lo dio a los jordanos, al rey de Jordania, se lo devolvió en el ‘67, 1967, y el rey de Jordania se lo pasó a Arafat a la OLP. ¡Ay! Qué oportunidad se perdieron; les tocó pasar los cuarenta  años de juicio, hasta el 2007; 1967 al 2007. Y en el 2007, algunos judíos, un remanente, dijeron: Mire, para el sacrificio continuo, todo el ciclo litúrgico, se necesita el templo, y para el templo se necesita el altar. Y ustedes recuerdan que en el libro de Esdras dice que antes de restaurar el templo, restauraron el altar; el altar ya está hecho, ya está listo, solo falta ponerlo en su sitio, pero no lo dejaron subir todavía, pero vamos a ver dónde ya va la cosa. Ya el altar fue fabricado, y el templo ya está pre-fabricado, las vestiduras están listas y hasta la vaca roja ya la tienen, faltan unos detallitos. Ya está sucediendo todo esto. Ya están recogiendo el siclo del santuario para el sacrificio en el templo; ya tú encuentras en internet los formularios para que los judíos de todo el mundo quieran sentirse incluidos en el sacrificio que Israel va a levantar allá; ya se inscriben y dan sus siete shekels o sus siete siclos; shekel = siclo, es la moneda de Israel, para que los sacrificios allá sean contados a nombre de todos los que se inscriben; y ya están inscribiéndose y pagando el sacrificio. En Oseas dice que por muchos años Israel estaría sin sacerdote, sin terafines, sin sacrificios, sin sacerdotes, por muchos años[22]; ya llevamos desde el año ‘70, que fueron esparcidos, destruyeron el templo. Todo ese tiempo, de lo que decía Oseas, ya ha sucedido, pero no sería para siempre; dice que después volverían, y ya empezaron a volver. Volvieron, ya está Israel ahí, ya está Jerusalén. Cometieron ese acto, pero bueno, Dios seguro vio que no estaba todos los días su pueblo, ni su iglesia preparada; entonces permitió que les dieran a Jordania, y Jordania a la OLP, la explanada, donde debiera estar el templo; en la explanada está la mezquita de Omán, no en el lugar del templo, sino a un ladito, porque el lugar del templo es donde la puerta dorada da; y esa puerta dorada da a la explanada libre, donde se puede construir el templo conforme a las medidas que Dios le dio a Salomón; ahí cabe perfectamente; ni siquiera necesitan tumbar la mezquita. Ya hay una serie de teólogos millonarios musulmanes, no judíos, musulmanes, que están de acuerdo en que se levante el templo de los judíos en Jerusalén, allá en la explanada, y ellos también van a colaborar económicamente. No es el sentir de todos los musulmanes, del general del pueblo, pero sí de las élites; y ya hay conversaciones privadas del presidente de Europa con musulmanes y con judíos, en privado; ¿que estarán conversando? Entonces, cuando se cumplieron en el 2007 los cuarenta años de haber devuelto el lugar, entonces en el 2008 un grupo de judíos, un remanente, dijo lo siguiente: Los del sacrificio litúrgico necesitan el templo, pero hay un sacrificio que Dios le mandó al pueblo antes de que hubiera sacerdotes, antes de que hubiera altar, antes de que hubiera templo, que es la pascua; porque la pascua Dios se la mandó al pueblo y que el pueblo loa celebrara por familias. Entonces dijo: el primer sacrificio que tiene que ser restaurado es la pascua. Y hermano, ellos vivieron miles de años, dos mil y tantos años,  desde el ‘70, casi dos mil,  hasta el 2008. Y en el 2008 llegó este remanente de judíos, y después de todo ese tiempo que Oseas había dicho que estarían sin sacrificio, sin terafines, sin templo, sin sacerdotes, llegaron y celebraron la primera pascua; ya fue celebrada. La pasaron por internet, yo la vi; agarran el corderito, lo acarician, le dan agua, el corderito tranquilo, le pasan la cuchilla por acá; como si lo estuvieran raspando, como si lo estuvieran acariciando. El corderito tranquilo, lo sacrifican al Señor. Ya fue celebrada la primera pascua allá mismo, en Jerusalén; porque no era necesario que fuera en el templo, ni se había hablado de templo, ni se había revelado ni el tabernáculo, ni altar ninguno, ni era necesario que fuera el sacerdote, ni levita, sino el pueblo. Pero eso ya empezó en el 2008. Se realizó de nuevo en el 2009, y ya va un año. Se realizó de nuevo en el 2010, y ya van dos años. Y se realizó de nuevo en el 2011; ya van tres años. El templo está prefabricado, ya todo listo para ser levantado. La vaca bermeja ya está lista. Las vestiduras están listas. Los políticos de un partido ya están listos. Y ahora, los propios musulmanes y los propios guardias palestinos dejaron subir a los judíos a la explanada, pero no podían orar; si oraban, los bajaban, pero podían subir; nunca habían podido subir, y hace unos pocos añitos, de dos para acá, ya pueden subir los judíos donde nunca podían subir. Pero la última noticia reciente, de hace unas pocas semanas, es que ahora le permitieron a los cohanim, o sea, a los sacerdotes que tienen que dar la bendición según Números, dar la bendición desde la explanada, hermanos; y ¡ahora ya los sacerdotes están bendiciendo al pueblo desde la explanada! O sea, ¿ustedes se dan cuenta de que las cosas van avanzando, avanzando?

 

A otros hermanos les he contado esta historia que voy a contar ahora, pero quizá hay algunos que no la sepan y, como también se está grabando, eso puede llegar quién sabe a donde el Señor quiera. Hubo un gaón, (gaón se les llama entre los judíos a aquellos grandes académicos del judaísmo. Primero eran los rabinos pre-tanaítas, o sea, del tiempo del Antiguo Testamento después de Esdras y la gran sinagoga; esos rabinos se llamaron los pre-tanaitas o anteriores a los tanaítas. Ya cuando llegaron los rabinos del tiempo de Jesús, hasta el siglo tercero, que escribieron la Mishná, se les llama los tanaítas. La Mishná son los comentarios de los rabinos acerca de la Torá, o sea, de la Ley y del Antiguo Testamento en general. Entonces, los comentarios de esos rabinos de los tres primeros siglos de la era cristiana que son los tanaítas, formaron la Mishná, que es la primera parte del Talmud, que es el libro sagrado de los judíos ortodoxos, y que son los comentarios a la Biblia: la Mishná, al Antiguo Testamento, con más especialidad, el Pentateuco. Luego, a partir del siglo tercero, por ahí hasta el siglo sexto, vinieron los que comentaron a la Mishná; los de la Mishná comentaban el Antiguo Testamento, pero los amoraítas o amoraím, (amoraím es en hebreo, amoraítas es en español), ellos comentaron a los tanaítas, comentaron la Mishná; y la colección de los comentarios de los amoraítas se llamó la Guemará. O sea, la Mishná es los comentarios al Antiguo Testamento, y la Guemará es los comentarios de los comentarios. Entonces, cuando tú sumas la Mishná más la Guemará, se forma el Talmud. El Talmud tiene la parte de la Mishná y la parte de la Guemará. Y el Talmud, uno se escribió en Babilonia y otro se escribió en Jerusalén; el más grande es el de Babilonia y ese es el que tienen los judíos ortodoxos que van a orar con sus cachumbitos y su sombrero y su barba larga y todo allá al muro de las lamentaciones. El libro sagrado para ellos es el Talmud. Pero después entonces vinieron los estudiosos del Talmud y aquellos grandes académicos del judaísmo y a esos se les llama gaones). Entonces hubo un gaón muy famoso que vivía en la ciudad de Vilna, que es la capital de Lituania, que es uno de los países bálticos; ahí cerca de Rusia y de Finlandia luego está Estonia, Letonia o Latvia, y Lituania; y la capital de Lituania es Vilna. Y allá hubo guetos de judíos, y allá hubo un famoso académico que se le llama en la historia el Gaón de Vilna. Y este era un hombre muy estudioso, un hombre que buscaba a Dios, y hasta tenía el don de la profecía este hombre. Y profetizó el Gaón de Vilna una profecía en seis partes; y hasta la parte número cinco ya se cumplió. Eso le da a uno la esperanza de que la parte seis se puede cumplir, porque él no profetizó eso ayer, ni después que las cosas sucedieran, sino en 1700 y tanto; antes de que sucedieran las profetizó. Y la profecía del Gaón de Vilna decía lo siguiente: Que en Jerusalén iban a construir, como ya no estaba el templo, ni se podía adorar en el templo, entonces iban a construir una sinagoga muy famosa, que ya se volvió famosa, que se llama la sinagoga Urba. Entonces esa fue la primera parte de la profecía y, efectivamente, incluso en la vida de él, él estaba todavía vivo y se empezó a construir la sinagoga Urba; y la sinagoga Urba llegó a construirse y fue una hermosa sinagoga, muy famosa en Jerusalén. Pero la segunda parte de la profecía decía que los musulmanes iban a destruir la primera sinagoga Urba. Y, efectivamente, vinieron los musulmanes, porque no se había podido pagar toda la deuda para levantar la sinagoga, y les destruyeron la sinagoga, y se cumplió la segunda parte de la profecía. Pero él dijo: mas los judíos van a levantar otra vez, por segunda vez, la sinagoga Urba. Y, efectivamente, después que la destruyeron, levantaron de nuevo la segunda sinagoga Urba, y se cumplió la tercera parte de la profecía. Pero él dijo: pero después Israel va a tener guerra con sus vecinos árabes, que son las que han acontecido en este siglo, desde el retorno de Israel, y van a destruir por segunda vez la sinagoga Urba; ya fue la cuarta parte de la profecía. En esas guerras vinieron y destruyeron la sinagoga Urba, en estas guerras con los árabes. Pero él dijo: mas la sinagoga Urba va a ser construida por tercera vez, y esa era la quinta parte de la profecía. Y la sexta dijo: Y cuando hayan terminado de construir la sinagoga Urba por tercera vez, entonces comenzarán la edificación del tercer templo. Hermanos, el día 16 de marzo de este año se cumplió la quinta parte; la sinagoga Urba fue entregada nuevecita por tercera vez. Nosotros estuvimos ahora en Jerusalén y usted la puede ver incluso por internet; la sinagoga Urba construida por tercera vez, nuevecita, en marzo de este año. El 15 de marzo la entregaron ya, nueva. Mire, ahí está la foto, mire. Tráemela acá, por favor, para mostrarla a todos. Vean, qué curioso que el hermano traía la foto. Miren, esta es la foto de la sinagoga Urba recién entregadita. La quinta parte de la profecía, ya lista. Y la sexta parte es: Después de que se construya por tercera vez la sinagoga Urba, comenzarán a levantar el tercer templo. Ya están las cosas preparadas. ¿En qué tiempo estamos hermanos?

 

¿Ven? Mateo 24 V.15 “Cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda)”; o sea que hay que leer y entender a Daniel acerca de todo esto. Porque, por ejemplo, dice en esa profecía de los Setenta Septenarios, en el capítulo 9 de Daniel, en el verso 27, que  a la mitad de la última semana sería quitado el continuo sacrificio y se pondría la abominación desoladora. Y esa es la señal ya del comienzo de la gran tribulación, o sea, la segunda mitad de la última semana. Pero para que eso pueda suceder, los sacrificios tenían que comenzar de nuevo, el altar ser colocado en su sitio y levantarse después. Y los sacrificios ya comenzaron, los de la pascua. El altar ya está listo pero falta ponerlo en su lugar. Antes no podían ni subir, pero ya están subiendo. ¡Y ahora ya los sacerdotes están pudiendo bendecir desde la explanada! O sea, se dan cuenta cómo las cosas están llegando a un fin; en cualquier momento hacen un pacto y les permiten a ellos poner el altar y comenzar a reconstruir el templo, y eso no dura nada, porque ya está prefabricado. Y cuando eso esté listo, entonces se sienta el anticristo y pone la abominación desoladora, que esa la última señal; esa es la alerta roja: V.15 “Cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda)”; o sea que hay que leer y entender Daniel, porque dice que muchos leerán y no entenderán, porque la profecía de Daniel estaría sellada hasta el tiempo del fin, y sólo se podría entender en el tiempo del fin. Entonces, hermanos, vamos a detenernos aquí para una brecha, y después volver a continuar a partir de aquí, ¿amén? Dejamos ahí en el punto del ensamble. Quienes conocen las torres de CDs o DVDs, ven como la columnita interior sirve para ensamblar los CDs o DVDs uno encima de otro; así el establecimiento de la imagen de la bestia, que es la abominación desoladora, es el punto donde se pueden ensamblar las profecías de Daniel para el tiempo del fin. Allí encajan las profecías una encima de la otra. Descansemos, pues, para luego continuar.


[1] Mateo 18:16

[2] Isaías 66:1

[3] 1 Crónicas 22:7-10

[4] Mateo 16:16-18

[5] 1 Corintios 3:16

[6] Jeremías 25:11

[7] Mateo 24:1

[8] Mateo 28:19-20, Marcos 15:-16

[9] Mateo 18:16, Deuteronomio 17:6

[10]  Efesios 2:20

[11]  Juan 17:20

[12] Tito 1:5-9

[13] Filipenses 1:29

[14] Lucas 8:13

[15] Marcos 13:9,

[16] Apocalipsis 3:10

[17] Apocalipsis 13:10

[18] Daniel 12:12

[19] Apocalipsis 14:13

[20] Mateo 24:40

[21] Zacarías 12:7

[22] Oseas 3:4

2 juillet, 2010

CUMPLIMIENTO CÍCLICO

Classé dans : Non classé — giv1 @ 4:23

CUMPLIMIENTO CÍCLICO

 

Daniel 8

 

En la propia palabra se nos enseña a interpretar; entonces, para tener eso claro, vamos al “tercer libro de Salomón” que es Eclesiastés, porque Cantares era de la juventud, Proverbios de la adultez, y Eclesiastés de la ancianidad; y en éste libro de éste hijo de David,  rey sobre Israel en Jerusalem, él nos enseña algo por el Espíritu Santo, por el Espíritu de Sabiduría que Dios le dio, y como dice la Palabra, el Espíritu de Cristo que obraba en los Profetas. En el capítulo 1 vamos a ver un pasaje, y luego en el 3 vamos a ver otro pasaje; es decir, vamos a ver dos textos testigos inspirados por el Espíritu Santo, que nos dan ciertas llaves hermenéuticas para poder comprender algunas cosas; y las necesitamos, especialmente éstas que vamos a leer inicialmente en Eclesiastés, y que se relacionan también con Apocalipsis. 


Entonces dice en el capítulo 1: 9-10: “¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; Y nada hay nuevo debajo del sol. ¿Hay algo de lo que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido”. Entonces aquí Salomón nos enseña, nos muestra la Palabra del Señor algo que es importante: “¿Qué es lo que fue?”; o sea, nos pregunta acerca de cosas del pasado; pero dice: “Lo mismo que será.” Es decir, que las cosas que van a suceder en el futuro, ya sucedieron de alguna manera similar o semejante o tipológica en el pasado; entonces ese es un principio que Dios nos enseña. Dios no solamente nos habla a través de una profecía del futuro; sí hay profecía, pero también hay tipología, que también es otro método que Dios usa. Por ejemplo, ustedes ven la historia de Adán y Eva; pero cuando Pablo leía lo de Adán y Eva, Pablo veía claramente a Cristo y a la Iglesia; en Romanos dice Pablo que Adán es figura del que había de venir, o sea de Cristo; y también en 2ª Corintios y Efesios presenta a Eva como figura de la Iglesia. En Romanos, 2a Corintios, Efesios, Gálatas, Pablo consigue ver a Cristo en la historia de Adán, consigue ver a la Iglesia en la historia de Eva, consigue ver el nuevo y el antiguo pacto en la historia de Abraham y de Sara, consigue ver al que es nacido de la carne en Ismael y al que es nacido del Espíritu en Isaac. O sea que existe una tipología en la historia, existe una alegoría; dice: esto es una alegoría; no que no haya sido histórico, sino que aquella historia sucedió de esta manera, dirigida providencialmente por la mano de Dios, para proyectar una historia futura. En el futuro, por ejemplo, el Señor Jesucristo clamaría: “¿Dios mío, por qué me has desamparado? Mirad, pues, todos mis huesos, clavaron mis manos y mis pies…”; eso que iba a ser en el futuro, ya fue en el pasado; en el caso de David, aunque no fue de la misma manera, sin embargo, lo que vivió David, lo que vivió Isaac, lo que vivió Adán, que fue lo que vivieron otros como el hijo de David, Salomón, es figura. Muestra que la historia se repite; y esto es algo que ya lo dijo por el Espíritu Santo Salomón, y que también, incluso escritores no cristianos de entre los llamados escritores clásicos, también tuvieron ojos para ver esto en la historia. 


Ustedes han oído del famoso Plutarco; Plutarco escribió una obra llamada “Vidas Paralelas”; esa obra está en casa; esa obra de Vidas Paralelas tiene lo siguiente: muestra la historia de un personaje histórico, y muestra la historia de otro, que fueron paralelos; tu veías que lo que aconteció con éste, aconteció también con éste otro; y menciona a fulano, a Alejandro Magno, a cualquier otro de esos personajes históricos, y hace una serie de comparaciones entre varios; toma a éste comparado con éste otro, y cuenta la historia de éste y cuenta la historia de este otro, y muestra cómo eran paralelas; y por eso él le llamó Vidas Paralelas; y esa es justamente la tesis de Plutarco, como la historia se repite, porque lo que sucedió con fulano, sucedió con zutano. 

 

Y por eso hay en la Biblia tipologías. Por ejemplo, leemos la historia de Ahitofel, y ahí vemos a Judas Iscariote; leemos la historia de José, y ahí vemos a Jesús; José, vendido por casi 30 piezas de plata, fue rechazado por sus hermanos, y fue a parar a la cisterna; pero de ahí fue a la diestra de Faraón, para casarse con una esposa gentil, y por fin ser reconocido por sus hermanos; o sea que lo que pasó con José era una tipología de lo que iba a pasar con Jesús. Vemos a Isaac cargando la leña para ser sacrificado, y resultó que el que iba a ser sacrificado era él mismo, pero luego regresó como si hubiera resucitado de entre los muertos; una figura de Cristo ¿por qué? porque Cristo es la verdadera simiente de Abraham; y como Isaac era simiente de Abraham, entonces había una alegoría, y había una relación entre Isaac y entre Cristo; o entre Adán, por ejemplo, durmiendo herido en el costado para que le saquen una costilla y le hagan a Eva, como Cristo muerto en la cruz herido en el costado para que le salga sangre y agua para tener la Iglesia. 

 

Entonces, ese es el principio de vidas paralelas, ¿se dan cuenta? Entonces tenemos la vida de uno con la de otro, y la de éste se parece con la de aquel, y la del otro con la del otro; si entendemos ese principio, y que ese principio lo captó incluso la razón natural, como en el caso de Plutarco, cuando escribió las Vidas Paralelas  cuando él vio eso; pero claro que Plutarco es apenas del tiempo de la generación de Cristo, por ahí por esas épocas de los clásicos; pero antes de Plutarco, ya Salomón habló de esto, ¿se dan cuenta? Salomón habló de esto; entonces, dice así: “¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será”; o sea que lo que va a acontecer ya aconteció de cierta manera en el pasado. Si lo entendiéramos, como decía, entenderemos el caso de Daniel 8, de Antioco Epifanes y el anticristo.

O sea que una cosa es Dios enseñándonos por medio de profecía, más también por medio de parábolas, y por medio de tipología y alegoría; es decir, por vidas paralelas, ¿se dan cuenta? Y lo dice así: “¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará. Y nada hay nuevo debajo del sol. ¿Hay algo de lo que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido”; ya fue en los siglos que nos han precedido. 

 

La Biblia dice que “en boca de dos o tres testigos conste toda palabra”; este principio que vemos en este pasaje del 1:9-10 de Qohelet, que es Eclesiastés, aparece también en el capítulo 3:14-15; vamos a ver a un segundo testigo sobre este principio. Eclesiastés 3:14-15: “He entendido…”,  note que eso fue algo que por el Espíritu captó Salomón, a quien Dios le dio sabiduría, “… que todo lo que Dios hace será perpetuo”; o sea que lo que Dios hace, lo hace siempre de una misma manera, porque él actúa según estos principios; si tú siembras una semilla, y ya está programado todo su desarrollo, se va a desarrollar; y tú sabes que después de las hojitas vienen las flores, y después los frutos ¿verdad? Entonces Él utiliza las parábolas, utiliza las cosas de la naturaleza, que siempre se repiten de la misma manera, que nos muestran una ley biológica, y esa ley biológica nos permite conocer como son las plantas; por ejemplo, como es el ciclo de vida de los animales, o de las parábolas que usó el Señor; el Señor usó parábolas del reno animal, como la de las ovejas, como son siempre las ovejas, como son las cabras, y también en lo vegetal, como es el trigo, como es la cizaña; y también hay parábolas del reino mineral, así como, por ejemplo, las piedras preciosas en el que el Señor puso los nombres de los apóstoles. Y entonces, hermanos, la biología, la tipología, nos muestran que las cosas siguen un ciclo; por eso aquí dice: “todo lo que Dios hace será perpetuo, sobre aquello no se añadirá ni de ellos se disminuirá; y lo hace Dios…”, note, ¿por qué Dios lo hace de ésta manera? Dice: “…para que delante de él teman los hombres”. Uno se queda admirado cuando ve que, por ejemplo, José vivió de ésta manera, y era un tipo de Cristo; que a Isaac le pasó esto, y le pasó a Cristo; que con David sucedió esto, y sucedió con Cristo; que Ahitofel actuó de ésta manera, y que Judas Iscariote actuó de esa manera. Entonces, cuando tú ves que Dios controla la historia, a pesar de que él deja en libertad a las personas, sin embargo Dios, en su providencia, sabe utilizar hasta el propio albedrio responsable de las personas, porque él prevé todo de antemano; entonces dice: “para que delante de él teman los hombres”. ¿Por qué temen los hombres?  porque ven que las cosas se mueven según ese principio; no que seamos unas máquinas; no estamos hablando de un principio de determinismo, en el sentido de que no exista libertad, no; sí existe libertad en los seres humanos; sin embargo, Dios conoce todas esas cosas de antemano y sabe usarlas sin violentar el albedrío humano; y usted ve que la historia se repite, y se repite, y se repite; y eso nos muestra lo que dice: “He entendido esto…”;  Salomón se dio cuenta de que las cosas sucedían de esa manera. 

 

Hubo un Nimrod, que fue un primer tipo de anticristo, antes de los imperios mundiales; porque antes de que hubiera imperios mundiales, la primera llamada “civilización” fue la de los sumerios, que fue la de Nim-marad, que es otra manera de decir Nimrod en sumerio; y Nimrod fue el primer tipo de anticristo, que construyó ciudades- estado; pero él no construyó imperios, sino ciudades; y luego esas ciudades- estado llegaron a ser enemigas una de la otra, se peleaban, y a veces prevalecía Ur, después prevalecía Lagash, luego prevalecía Acad o cualquiera, o Erek, que es Uruk, que es el mismo Warka, y el mismo Unuk o Enok de Caín, que Caín le puso a su ciudad Enok, y de ahí viene Unuk, y de ahí viene Uruk, y de ahí viene Erek, y de ahí viene Warka, que luego fue más edificada; esta Erek primero fue fundada por Caín, pero después fue restablecida por Nimrod, un primer tipo de anticristo. Pero luego, y eso es lo que vamos a ver, y por eso estamos leyendo este principio, como aquello sería algo que iba como a tener una coronación de la iniquidad; porque ahí el trigo tipifica algo, y la cizaña también tipifica algo; el trigo se humilla, la cizaña se levanta; el trigo se humilla porque tiene alimento para el pueblo; la cizaña no tiene y se levanta ella misma; todas esas cosas son las que figuran algo; hasta los animales figuran algo; vemos, por ejemplo, que el Señor le mostró unos animales en una sábana a Pedro; y esos animales tipificaban a los gentiles; personas que son astutas como el zorro, o perezosas como el perezoso, o cuellos levantados como la jirafa, o andan en el lodo como el chancho; ¿se dan cuenta de que esas clases de animales muestran diferentes tipos de pecados? Entonces esa es otra manera de Dios enseñar. 

 

 Existen, por ejemplo, esos que llaman presagios; que sucede alguna cosa, y ésto como que se asocia con ésta otra cosa. Por ejemplo, un presagio: se le prendió Saúl al manto de Samuel, y se le rasgó; entonces, así será rasgado tu reino, ¿se dan cuenta? Son cosas que con una se habla otra; porque Dios hizo al ser humano no sólo con la mentalidad cuadriculada del siglo XIX del racionalismo, o del siglo XVIII, sino que el ser humano ha tenido muchos tipos de maneras de entender, de comunicar, de pensamiento; y la Biblia es un libro más oriental que occidental; la Biblia no se escribió en la Alemania de Wellhaussen; la Biblia se escribió desde el tiempo de Moisés y aún antes, y del tiempo de los profetas, y por último, de los apóstoles; entonces abarca un pensamiento mucho más amplio que el meramente racionalista occidental, y utiliza ese tipo de entendimiento; y nosotros necesitamos captar eso, y ver esos principios escritos en la Biblia, y enseñados por Dios, y vistos como suceden, para que así nosotros sepamos que Dios usa ese estilo de enseñanza; si nosotros captamos eso, muchos problemas de la Biblia se van a resolver, cuando nosotros los leemos también con la mentalidad oriental, y no solo con la occidental. 


Por ejemplo, viene Mateo y dice: “como está escrito: de Egipto llamé a mi hijo”; entonces Jesús se fue a Egipto, cuando sus padres se lo llevaron de niñito, para que no lo matara Herodes; y luego volvió de Egipto; pero ¿dónde está eso escrito? ¡Oh! está en el profeta tal; y cuando tú lees al profeta tal, ves que se está refiriendo a Israel, que estaba en Egipto, y Dios lo trajo a Israel para Canaán; entonces decimos: ¿por qué está aplicando Mateo esto a Jesús, si el profeta lo está aplicando a Israel? Entonces la mentalidad occidental no entiende que la mentalidad oriental piensa por analogía; o sea, así como Dios trajo a Israel de Egipto, así también trajo a Jesús de Egipto; así como Ahitofel traicionó a David, así también Judas Iscariote traicionó a Jesús; así como Antíoco Epifanes se hizo Dios manifiesto, y profanó el templo y el altar, y persiguió al pueblo de Israel, a los judíos, así mismo hará el anticristo; o sea que lo que ha de ser, lo del anticristo, ya fue, por ejemplo, en el tiempo de Antíoco Epifanes, porque Antíoco Epifanes fue un tipo del anticristo. Entonces ese es otro método que Dios usa para enseñarnos; como quien dice, aprende de la historia, para que no tengas que repetirla. Pero cuando tú miras como fue la historia, cómo se comportaron, y como fue la cosa, dices: ¡Ah! Así es que está sucediendo ahora, y así es que va a suceder en breve.

Esa es una manera que Dios utiliza, una analogía, que es también una tipología, una alegoría, una parábola, o un presagio, o una profecía claramente, o una enseñanza doctrinal clara. Todo eso lo utiliza Dios; si sabemos eso, podemos leer con más provecho a Daniel; no lo vamos a leer solo cuadriculadamente con la mentalidad racionalista del siglo XIX y siglo XVIII, sino que lo vamos a leer como el Espíritu Santo lo utiliza, con todos los aspectos del entendimiento humano a lo largo de la historia, porque la Biblia no se escribió solamente para la Alemania del siglo XVIII, sino que se escribió para todas las edades, para todos los países, para todas las culturas. 


Entonces aquí en Qohelet vuelve y repite en el 3:15: “Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya”; ¿se dan cuenta? Lo que ha de ser, por ejemplo, lo del anticristo, fue ya; “Y Dios restaura lo que pasó”. Es como cuando estudiábamos aquí el Templo de Dios, y veíamos la escalera en caracol, que no se sube de una manera directa, sino volviendo a pasar una y otra vez por el mismo lugar hasta que llega al piso de arriba; y es la escalera, la subida en forma de caracol, no lineal, sino circular y avanzando. Entonces estos son los principios que estamos viendo en la misma Biblia: “lo que ha de ser, fue ya”. Entonces vamos a ver cosas que el Señor comienza a anunciar aquí por Daniel; porque por eso digo todas estas cosas, para poder ver el capítulo 8 de Daniel; estas son bases para entender Daniel 8 y Daniel 11. Sucede una cosa, y esa cosa cumple la profecía, por lo menos en parte; tú ves que la cumplió; pero después se cumple otra vez; porque la primera vez que se cumplió, el primer cumplimiento fue el tipológico, el que Dios utilizaría para enseñar a los que vendrían después.

Por ejemplo, sucedió en el tiempo de Acab lo que vivió Jezabel; y después Dios toma a Jezabel y la utiliza como una figura profética en el mensaje a Tiatira, ¿se da cuenta? Es una tipología la Jezabel antigua de la Jezabel de Apocalipsis; eso es lo que Plutarco llamaría vidas paralelas; pero antes de Plutarco, ya Salomón había hecho esto, y ya Dios lo hacía de esta manera en toda la Biblia. A veces inclusive Dios utilizaba hasta el parecido de una palabra. Por ejemplo, le mostraba una visión a Jeremías, y en esa visión él veía una determinada planta de almendro que se decía shaked; y como la pronunciación shaked se parecía a shoked, entonces asociaba el nombre shaked con shoked; y le decía: del norte se soltará el mal que ya se apresura, que es lo que se dice shoked; pero como esa planta se decía shaked, entonces usaba el shaked para aludir al shoked. Entonces, los que somos occidentales, a veces no entendemos ese tipo de mentalidad; pero en la Biblia existe esa manera de Dios enseñar, por asociación, por analogía, por tipología, y también por repetición de los acontecimientos.
Por eso, veamos en Apocalipsis un principio, que es exactamente éste que leemos acá, y que justamente tiene que ver con el capítulo 8 y después con el 11 de Daniel. Vamos ahora a Apocalipsis 17:7-8 para que ustedes vean que desde el principio de la biblia hasta el fin Dios utiliza ese método. Entonces Apocalipsis 17:7-8 dice: “Y el ángel me dijo: ¿por qué te asombras? Yo te diré el misterio…”; si él hubiera dicho solamente Babilonia, nosotros pensaríamos solamente en Babilonia; y hasta ahora algunos hermanos, especialmente el Hermano Lang, que también le sigue al hermano Benjamín Newton, y el hermano Cristian Chen, por ejemplo, ellos todavía utilizan Babilonia como si fuera la misma Babilonia antigua desde allá, desde Irak; pero cuando dice la Palabra: misterio Babilonia, ahí ya entran a jugar todos estos principios hermenéuticos; o sea que la Babilonia antigua era una figura de una Babilonia final que realmente era Roma; no era solo la Babilonia aquella antigua, sino que es Roma; pero como Babilonia fue la cabeza y la hechicera del pasado, así lo era Roma en tiempos de Juan en el Apocalipsis; entonces por eso Roma era como un misterio Babilónico; y entonces hay una analogía entre las dos.

Entonces aquí dice así: “Yo te diré el misterio de la mujer…”; no solamente la mujer, sino el misterio; o sea, hay una interpretación mística que usa también la mentalidad oriental; “…y de la bestia que la trae, la cual tiene las siete cabezas y los diez cuernos”. Entonces la bestia es la que tiene siete cabezas y los diez cuernos, y la mujer es la que la cabalga, y la bestia es la que la trae. “La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo”. ¿Se dan cuenta del círculo en caracol? Era, ya aconteció; lo que ha de ser: la que va a subir del abismo; ya era antes, pero ahora todavía no es, pero ya fue; pero también va a volver a ser. La bestia que viste es la final, era; o sea, ya en el pasado hubo un cumplimiento tipológico; pero ese cumplimiento era sólo el tipológico; o sea, sólo el primario, no el definitivo y final; porque el definitivo y final será en el futuro; es lo que ha de ser; pero lo que ha de ser, fue ya.

Entonces la bestia que va a subir, ya era antes; pero ahora no es todavía, sino que va a ser después. Entonces sigue diciendo así: “…e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida, sea sombrarán viendo la bestia…”; pero el Espíritu Santo le dice: no digas solo: la bestia; Juan, di: “La bestia que era, y no es, y será”. ¿Si se dan cuenta de cómo habla? ¿Por qué no dijo sólo la bestia?, si se está refiriendo a la bestia; porque se está refiriendo a la bestia que era antes de Juan, pero que no era en el tiempo de Juan, pero que sería después del tiempo de Juan. Porque el Señor está usando ese principio: lo que ha de ser, fue ya; la bestia que va a ser, ya fue en el pasado, ya hubo un cumplimiento tipológico, y por tanto, se ha de estudiar la historia; vemos el paralelismo de lo que aconteció, porque Dios nos quiere enseñar acerca del futuro, con el pasado; por eso la Biblia dice: “…y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos”. ¿Ven el discernimiento que tenía Pablo? Pablo no veía el pasado como si no tuviera nada que ver con el presente, ni el futuro; estas cosas les acontecieron, o sea que hubo sucesos en el pasado que fueron gobernados por la providencia divina, utilizando la libertad de las personas, sin forzarlas, porque Él deja a los hombres libres, pero Él también gobierna circunstancias; hace que suceda ésto con esto, y teniendo en cuenta la libertad, juega con otros acontecimientos y circunstancias, y entonces después las cosas se repiten; son una proyección; son como un adelanto, una sombra, una imagen de las cosas que vendrían. Así fue el caso de Moisés; dice la Escritura: “Moisés fue fiel en la casa de Dios para testimonio de lo que se iba a decir”; lo que se iba a decir era algo para el futuro, pero se utilizaría lo que fue en el pasado. Y luego, manda Dios, por Romanos, y dice que lo propio del misterio del Nuevo Testamento se debe manifestar a los santos usando el Antiguo Testamento, las Escrituras de los Profetas (Rom.16:25,26). Entonces ya estaba escondido el misterio la tipología, sí, ya lo estaba; y Dios hizo que la historia del futuro aconteciera tipológicamente; realmente en cierta época, muy parecida con la final, para que a los del fin, a nosotros, los del tiempo del fin, aquella historia pasada nos sirva de ejemplo; “…éstas cosas les acontecieron como ejemplo; ellos vivían, y no se estaban dando cuenta de que ellos estaban viviendo de ejemplo para el futuro; pero Dios estaba con Su mano Poderosa y Soberana dirigiendo la historia, para enseñarle al futuro. O sea que no sólo las cosas acontecen, sino que acontecen como ejemplo; “… y están escritas para amonestarnos a nosotros, a los que han alcanzado los fines de los siglos”. O sea que todos los cumplimientos y los ejemplos anteriores, eran para ayudarnos a nosotros hoy a entender hoy; esas son herramientas para discernir las señales de los tiempos.

Entonces por eso dice: la bestia era; ¿por qué dice que era? Porque antes del tiempo de Roma, cuando era el tiempo de Grecia, en la vida de Antíoco Epifanes se cumplió parcialmente la profecía de Daniel 8 y de Daniel 11, de manera tipológica; no fue un cumplimiento final y definitivo, pero sí se cumplió. Si ustedes toman, por ejemplo, a nivel de historia, y no estoy aquí enseñando una doctrina de inspiración del libro de los Macabeos, pero el libro de los Macabeos leído como historia, y ustedes pueden leer en el libro de los Macabeos, tanto en el primero, como algunas partes del segundo, la historia desde Grecia hasta Antíoco Epifanes,  ustedes, al leer la historia de Antíoco Epifanes desde Alejandro Magno, que ahí cuenta esa parte de la historia que no está en la Biblia, pero ahí la cuenta el libro de los Macabeos, ahí usted descubre que Antíoco Epifanes cumplió parcialmente las profecías de Daniel capítulo 8. Pero luego el Señor Jesús dice: “Cuando vieres la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel…”, y se lo dice a la Iglesia, cuando ya había pasado el tiempo de Grecia, y el de Persia, y que ahora estaba en el de Roma, “…cuando vieres en el lugar Santo la abominación desoladora del que habló el profeta Daniel, (el que lee, entienda)…”, entonces ahí se da uno cuenta de que el Señor, aunque ya las cosas se habían cumplido en el tiempo de Antíoco Epifanes, sin embargo el Señor tomó la profecía y la aplicó para después; o sea que lo de Antíoco Epifanes no era un cumplimiento final, sino que era un cumplimiento tipológico, la bestia era, pero no era en el tiempo de Juan, pero iba a ser después con el anticristo; ¿se da cuenta? O sea que la vida del anticristo tiene su paralelo en Antíoco Epifanes; cuando nosotros vemos el estilo de Antíoco Epifanes, y los hechos de Antíoco Epifanes, Dios nos está mostrando al anticristo, así como cuando veíamos a José nos está mostrando a Cristo, cuando veíamos a Isaac, a David, nos está mostrando a Cristo; como cuando veíamos a Ahitofel nos está mostrando a Judas Iscariote; así como cuando leemos a Antíoco Epifanes Dios nos está hablando del anticristo también; ¿Se dan cuenta? No solamente nos está hablando de Antíoco Epifanes; Génesis no solamente nos habla de Adán, nos habla de Cristo; Génesis no solamente nos habla de Sara y de Agar, nos habla del nuevo pacto y del antiguo, nos habla no sólo de Ismael y de Isaac, sino de la Iglesia, de los que andar en la carne o en el Espíritu. Esa es una manera de Dios enseñar, que no es común en el Occidente, pero es lo más normal en el Oriente; y éste es un libro que nació en el Oriente. Entonces, si nosotros no tenemos presente esto, entonces nos confundimos; y por eso esos críticos alemanes, cuando veían que Antíoco Epifanes había cumplido por lo menos en parte las profecías de Daniel, dijeron: -Ah, entonces ese libro no es profético; eso fue algo que se escribió después de la historia de Antíoco Epifanes, y se escribió como si fuera una profecía, diciendo lo que iba a suceder, contando lo que ya sabían que había sucedido-. Así lo han dicho Porfirio y los críticos escépticos posteriores.

Eso es lo que hacen los críticos alemanes; y hasta nuestro hermano F. F. Bruce, que no es liberal ni modernista, sino que es un gran hombre de Dios, conservador, aún en eso se desvió él en el punto de Daniel; y en su libro acerca del Canon, que tiene sobre el Canon de las Sagradas Escrituras, que es preciosísimo, el único error que le encontré es no reconocer lo que Jesús sí reconoció; Jesús reconoció la profecía de Daniel como de Daniel; en cambio a él no le alcanzó la fe, por su ambiente occidental, para ver que se cumplió de una manera tan literal aunque parcial la profecía en tiempo de Antíoco Epifanes, que parecía que la hubieran escrito después que habían sucedido las cosas; sin embargo, la arqueología ha demostrado antes la existencia de Daniel y de las cosas de Daniel. En mi libro: “Roma en la profecía de Daniel”, hay una primera introducción, que se llama: “Nota Preliminar: Credenciales del Libro de Daniel ante la crítica”, para responder justamente a los ataques de los modernistas, que ahora el anticristo, lean bien, que ahora el anticristo, que va a empezar a crecer, seguramente, si ya lo han hecho en el pasado, con mucha más razón van a querer hacer uso ahora de la alta crítica modernista, para que nos confundamos y no creamos más en Daniel; ¿Se da cuenta? Van a usar eso los que abandonen el Santo Pacto. Entonces necesitamos estar claros en Daniel, y también conocer a nuestros hermanos conservadores, que han tratado a fondo, y han respondido a todas las críticas de los alemanes, y otras críticas de los ingleses, y otros, sobre Daniel. Entonces por ahora les recomiendo un libro, que son dos volúmenes, que están sólo en inglés hasta donde yo sé, pero que quizás algunos de ustedes lo necesiten; se llama: “Estudios en Daniel”, del hermano Robert Dick Wilson; es de lo más avanzado en Daniel que yo conozco; es un hermano que dedicó varios años de su vida a responder todas esas críticas malignas de los modernistas; los que no han tenido que luchar en esa área, ni se preocupan de esas cosas, hasta que no les caiga un cohete en medio de su tejado; y ahí se van a acordar; entonces por eso se lo estoy recomendando, previendo lo que el enemigo ya viene haciendo, y querrá hacer peor. Mientras tanto lean “Daniel en el foso de la crítica”, de Josh McDowell; muy bueno.

Entonces todo esto es para que veamos que Daniel sí es profético; el Señor Jesús lo consideró un profeta verdadero, tanto que el Señor Jesús lo usó para el futuro. Y luego viene el año setenta (70 d.C.), pongan atención a ésta parte, teniendo en cuenta el principio del cumplimiento cíclico; en el año setenta varias de las profecías de Daniel, que Jerusalem sería tomada, y que sería saqueada, se cumplió parcialmente en el año setenta; sí, ya se cumplió en el año setenta; pero luego viene el apóstol Juan en el Apocalipsis, en el año ochenta y seis, que es lo más tarde en que se puede poner Apocalipsis; ¿por qué? porque Juan escribió en la Isla de Patmos, y en el último año de Domiciano, que era el emperador que encarceló a Juan en Patmos, y  eso lo dice Ireneo, lo dice Justino Mártir, que eran hermanos muy cercanos a ese tiempo, y otros, que el Apocalipsis se escribió en el tiempo de Domiciano, en el año ochenta y seis murió Domiciano; entonces el siguiente emperador, que se llamó Nerva, libertó a los presos políticos que había puesto Domiciano; entonces Juan, que era un preso político, porque no había cometido ningún pecado, fue libertado; entonces el Apocalipsis, lo más tarde que se puede poner es en el año ochenta y seis. Y si lo ponemos en lo más tarde, quiere decir que diez y seis años después de cumplida la profecía de la destrucción de Jerusalem, como fue en el año setenta con Tito, vuelve otra vez en Apocalipsis 11 a profetrizar que la ciudad sería entregada a los gentiles; o sea que lo que había profetizado Daniel, que se cumplió parcialmente en el año setenta, se cumpliría otra vez en el futuro; ¿se da cuenta? Y si ustedes ven la historia de Jerusalem, no sólo una vez Jerusalem fue tomada y saqueada; fueron muchas veces en la historia; o sea que la profecía viene cada vez acercándose más hacia el final, cada vez se perfila más el cumplimiento final por medio de los cumplimientos típicos; pero tenía que haber un cumplimiento final; mientras que Israel no volviera otra vez a su tierra, todavía no eran cumplimientos finales; pero ahora Israel ya volvió otra vez a su tierra; en 1948 Israel fue otra vez una nación, en 1967 fue recuperada Jerusalem, en 1980 fue establecida capital eterna de Israel; entonces ya las cosas son para la generación final.

Entonces nosotros, que somos esa generación final, y ya yo soy abuelo, pero ya estamos viendo muchas cosas, las cosas anteriores nos enseñan las cosas actuales; o sea, las cosas que sucedieron, sucedieron como ejemplo, y están escritas para amonestar a los que hemos alcanzado los fines de los siglos. Entonces no hay que leer a Daniel capítulo 8 solamente desde el punto de vista historicista, como si todo tuviera que ver solamente con Antíoco Epifanes, porque el ángel Gabriel le advierte al propio Daniel que esa profecía es para el tiempo del fin, no para el tiempo de Antíoco Epifanes, sino el del fin, tiempo del fin; entonces ahí nos damos cuenta de que se cumplió en Antíoco Epifanes algo, y luego se cumplió una parte de lo de la ciudad en el año setenta; pero lo del anticristo, que tenía que cumplirse en el futuro, lo que pasó en Jerusalem se tiene que cumplir completa y definitivamente en la gran tribulación; lo que pasó con Jerusalem en el año setenta es una figura de la gran tribulación; una figura, como Antíoco Epifanes es una figura del anticristo, como Nimrod fue una figura del anticristo, como Ahitofel fue una figura de Judas Iscariote, como Adán fue una figura de Cristo, como Eva es una figura de la Iglesia. ¿Me entienden, hermanos? Entonces, si esto queda claro, podemos leer con mucho provecho Daniel 8, pero es lo mismo que leer sobre el tabernáculo.

Decía Pablo, enseñaba Pablo, que había varias maneras de leer a Moisés; que se podía leer Moisés del velo para afuera, o detrás del velo; algunos veían que sí, sacrificaron un cordero, y que por la sangre del cordero fueron salvos; pero ellos no veían a Cristo; y sí, fue sacrificado el 14 de Nisán, justamente un viernes a las tres de la tarde, y no veían a Cristo; pero decía Pablo: “pero cuando nos convertimos a Cristo, el velo es quitado” y comenzamos a ver a Cristo por todos lados; antes no lo veíamos, no era que no estaba, las cosas estaban escritas, pero nosotros veíamos del velo para afuera; cuando nos convertimos a Cristo, comenzamos a ver del velo para adentro, y empezamos a ver como ésto se corresponde con esto; lee esta palabra, y ésto se corresponde con aquello; así como se dice de estas mujeres son los dos pactos: Agar se corresponde con el Monte Sinaí en Arabia; esto corresponde con aquello; corresponde con, este es el principio hermenéutico, la correspondencia, ese paralelaje, esa tipología, esa alegoría, esa sombra, esa imagen de las cosas. Entonces, si esto lo entendemos, podemos leer Daniel 8. 

 

Entonces, la bestia que era, ahora no es, dice Juan, pero que ha de subir; la bestia que era, y no es y será; lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó; si quedó claro ese principio, entonces podemos leer así como decía Moisés, una lectura historicista para el pasado, y una lectura espiritual para el presente. Cuando estábamos leyendo ahora la profecía que se cumplió con Antíoco Epifanes, que es una tipología del anticristo, ¿qué está haciendo Dios? nos está mostrando el ejemplo de lo que va a ser el gobierno del anticristo. Entonces por eso les recomiendo leer Macabeos, para que al leer Macabeos ustedes puedan ver cómo fue uno que es el tipo del anticristo. Bueno, entonces ahora sí regresemos a Daniel. Daniel 8; Dios no hace eso al principio, ¿ven? Dios al principio hace profecía simple; pero luego hace profecía con alegoría, con tipología, ¿se dan cuenta? Con proyección; porque el Señor es precioso al enseñar, y Él nos dio una mentalidad que puede captar esas cosas, ¿amén?

Entonces, en el capítulo 8, ya no era en el año primero, sino en el tercero; dos años después de la del 7; Dios le añade más detalles a la cosa, a la profecía; y vuelve a hablar otra vez de lo mismo, pero añadiéndole detalles; no es que vaya a hablar de otra cosa, no; va a hablar de lo que ya habló, pero primero puso una figura, cabeza de oro, Babilonia; después puso otra figura: un león con dos alas, pero es la misma cabeza de oro, también es Babilonia; ¿por qué no usó la misma figura? para enriquecer más, para dar más detalles, para dar más revelación; cambia la figura pero se refieren a lo mismo; por lo tanto, son dos figuras que se interrelacionan, complementan y se enriquecen mutuamente. Luego de Babilonia viene Medo- Persia; en el capítulo 2 Medo- Persia eran los pechos y brazos de plata de la estatua del sueño de Nabucodonosor; pero en el capítulo 7 era un oso que se alzaba más de un costado que del otro, y que tenía tres costillas en la boca; pero era el mismo imperio Medo persa; sólo que allá lo mostró con una imagen, y aquí lo mostró con otra imagen, para añadir revelación; ¿se dan cuenta? Pero ahora va a volver a hablar de Medo- Persia, y ahora ya va a usar,  no los pechos y brazos de plata, ni el oso, sino un carnero con dos cuernos; pero va a hablar de la misma cosa, pero usando otra figura, y añadiendo mas detalles, pero habla de lo mismo con varias figuras, con varias visiones. Entonces Dios da varias visiones para revelar más, no para confundir; son los de afuera los que se confunden; y los de adentro ven más; porque es como cuando Jesús dijo: ¿Con qué compararé el reino? Y dice el reino de los cielos es semejante a esto; y lo compara, por ejemplo, con el trigo y la cizaña, con una red, con una perla de gran precio; y todo está hablando de lo mismo, pero con ángulos distintos; y cada ángulo muestra un aspecto del reino; está hablando del mismo reino de los cielos: ¿A qué lo compararé? Con esto, y lo compararé también con esto, y con esto y esto. Y aquí hace lo mismo con Daniel; compara el imperio babilónico con la cabeza de oro, y con aquel león con dos alas; compara a los Persas con los brazos y pechos de plata, y lo compara también con el oso aquel con sus detalles, y lo comprara también con el carnero que va y viene para acá, y va y viene, pero ese carnero es el oso; entonces podríamos decir que es un “oso carnero de plata”, si habláramos así en lenguaje crítico; los de afuera no entenderían, pero todos nosotros sí entendemos. Lo mismo pasa con Grecia; era de bronce, y después pasa a ser un leopardo, y después un macho cabrío; pero el macho cabrío es el mismo leopardo, y el leopardo es el mismo ombligo, vientre y muslos de bronce; es lo mismo, pero mostrado con figuras distintas, pero hablando lo mismo. Entonces así hace Dios, hablando de lo mismo, pero de varias maneras; y con cada manera le añade un detalle.

Entonces vamos a ver esto desde acá; Daniel 8:1 dice entonces: “En el año tercero del rey Belsasar, me apareció una visión a mí, Daniel…”, ya no era un sueño, “…después de aquella que me había aparecido antes. Vi en visión; y cuando la vi, yo estaba en Susa…”, note, allá él estaba en el reino de Belsasar, que era en Babilonia, todavía no era Persia, pero en la visión él se encontró en Susa, que era capital en Persia; y empieza ahora en esta profecía a contar desde Persia en adelante; ya se encontró que estaba en Susa, como decir que estaba en Bogotá, o como dice tal hermano, que está en la Rodoviaria, en el terminal de transporte. “… estaba en Susa, que es la capital del reino en la provincia de Elam”, todo esto es en el Asia central. “Vi en visión, estando frente al rio Ulai…”, que es uno de los ríos de aquella región; “Alcé los ojos y mire, y he aquí un carnero que estaba delante del rio, y tenía dos cuernos; y aunque los cuernos eran altos, uno era más alto que el otro…”, como el oso que se alzaba más de un costado que del otro; ¿si ven la analogía? ¿Quién iba a pensar que un oso alzado de un costado más que del otro era lo mismo que un carnero con un cuerno más alto que el otro, pero que el otro creció después? Eso es analogía. “…y el más alto creció después”. Por eso ustedes ven que al principio es Darío el Medo el que  se toma a Babilonia, pero después aparece Ciro el Persa; porque Darío el Medo era un aliado de Persia, pero realmente el fuerte fue Ciro; pero el que hizo el primer trabajo fue Darío el Medo, que es distinto a Darío el Persa, que es otro Darío. “vi que el carnero hería con los cuernos al poniente”, o sea al occidente, “al norte”, o sea Asiria, Rusia; fue lo que hicieron justamente los Persas; “y al sur”; inclusive llegaban hasta el sur, Grecia, desde donde luego se pasó hacia Egipto.

Y dice: “y ninguna bestia podía parar delante de él, ni había quien escapase de su poder; y hacía conforme a su voluntad, y se engrandecía”. Note que éste príncipe de Persia natural, según Daniel 10, estaba dirigido por un príncipe de Persia espiritual. En Daniel 10 aparece un príncipe de Persia que peleaba con el ángel, y vino Miguel y ayudó al ángel, y echó al príncipe Persa, al príncipe aliado de Satanás, porque el dragón tiene siete cabezas, siete príncipes de su consejo, y por eso la bestia también tiene siete cabezas, porque lo espiritual, los gobernadores de las tinieblas de este siglo, se expresan a través de las “civilizaciones” humanas; hay espíritus malignos. Hermanos, la política del mundo está muy vinculada con el ocultismo; y el mejor ejemplo lo vamos a ver con el anticristo, que se alzará hasta el ejército del cielo, y el mismo dragón, ya no un príncipe de Persia ni de Grecia, sino el mismo dragón le dará su poder y autoridad a la bestia; a la final la bestia; antes fue el príncipe de Grecia, que vino después del de Persia; la que era, pero no es todavía, pero la que ha de venir, la final, la definitiva; ya no será ayudado por uno de los amigos, de los principados, de los compinches del diablo mismo, sino por el mismo diablo, el dragón. Entonces vemos que las cosas no son solamente políticas; y por eso le digo a los hermanos que estamos considerando éstas cosas del fin, y todo lo que está pasando, no lo enfrente solo de una manera natural, porque no es con ejército, ni con espada, sino con el Espíritu; nuestra lucha no es contra los ejércitos naturales, sino contra lo espiritual; nuestra lucha es espiritual; y por eso no tenemos que ser confiados en nosotros mismos, porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, como cuando oraba y ayunaba Daniel; y mientras él oraba y ayunaba, en los cielos peleaban los ángeles, peleaban los ángeles. Cuando tú estás orando, ayunando, compartiendo la Palabra del Señor, los ángeles están luchando.

No tenemos que ver las cosas sólo en lo natural, sino en lo sobrenatural; hay un imperio Persa, y hay un príncipe de Persia demoniaco, hay una cabeza del dragón en el mundo espiritual, y una cabeza de la bestia en el mundo natural. ¿Se dan cuenta? existe esa correspondencia. Entonces vean acá; dice en el verso 4: “vi que el carnero hería con los cuernos al poniente, al norte y al sur, y que ninguna bestia podía parar delante de él, ni había quién escapase de su poder; y hacía conforme a su voluntad, y se engrandecía”. Así como lo hace Satanás, lo hacen sus amigos, sus príncipes, y también los reyes de la tierra; y lo hará también el anticristo; es una frase típica de la naturaleza maligna, el ensoberbecerse, el engrandecerse, hacer según su voluntad. En cambio Jesús no hacía nada según su voluntad, ni se engrandecía, sino que se humillaba; son principios diferentes.

Mientras yo consideraba esto”, note, hay que considerar las cosas, considerar la historia, “…he aquí un macho cabrío…”; pero antes de leer lo del macho cabrío, vamos al verso 20: “En cuanto al carnero que viste, que tenía dos cuernos, éstos son los reyes de Media y de Persia”. Entonces, son los brazos y pechos de plata, son el oso que se alzaba más de un costado que del otro; ahí vemos que es la misma cosa. Ahora viene después de Persia, Grecia; cuando fue destruido el príncipe de Persia, ven cómo Dios cada vez que empieza a hablar va añadiendo cosas; al principio es tan sólo una estatua, después en el 7 ya son varias bestias; después vemos éstas otras bestias con éstos otros animales, y ves más tipología y más cosas; y al final ves con pelos, con uñas y señales. Pienso que la mayoría que lee esos capítulos no los entiende de primeras; de primeras no los entiende, porque se necesita mucho para entenderlos; pero los vas a entender si empiezas así, poco a poco, y vas comprendiendo la manera cómo Dios lo hace. Entonces, “Mientras yo consideraba esto, he aquí un macho cabrío venía del lado del poniente…”, o sea occidental; es la llamada cultura occidental, que es la cultura griega, que después fue llamada cultura greco-romana, que es la base del llamado Derecho Romano de Occidente, que seguramente acá los hermanos abogados han estudiado. Y por eso es que el cuerpo final de la bestia apocalíptica es de leopardo; toda su jurisprudencia y su jurisdicción es heredera de la llamada civilización greco-romana.

Ya cuando entiendes, con una sola figura el Señor habla muchas cosas; al decir que la bestia final tiene cuerpo de leopardo, ¡oh!, pero tiene pies de oso, ¡oh!, pero tiene boca de león, con esas imágenes Dios está diciendo muchísimas cosas, si llegas a entender lo que quiere decir ese leopardo, lo que quiere decir ese león, lo que quiere decir ese oso, cualquiera de las demás figuras. Entonces dice: “venía del lado del poniente sobre la faz de toda la tierra”, como volando casi, “sin tocar tierra; y aquél macho cabrío tenía un cuerno notable entre sus ojos”. Veamos el verso 21: “El macho cabrío es el rey de Grecia, y el cuerno grande que tenía entre sus ojos es el rey primero”. O sea, el primer rey imperial de Grecia: Alejandro Magno; ¿Ya lo identificó? Entonces ahora seguimos, ahora ya estamos en el bronce, es un leopardo- macho cabrío de bronce. “Y vino hasta el carnero…”, esto fue lo que se llamaron las guerras médicas, las guerras de los Medos- Persas, con los Griegos. Fueron varias guerras; primero fue con Babilonia, y luego fue con Grecia al final.

Y vino hasta el carnero de dos cuernos, que yo había visto en la ribera del río, y corrió contra él con la furia de su fuerza”. Hace unos días, o meses, o años, ya no me acuerdo exactamente, con Betica y Mechitas vimos una película acerca de Alejandro Magno, al menos para entender la historia. “Y lo vi que llegó junto al carnero, y se levantó contra él y lo hirió, y le quebró sus dos cuernos, y el carnero no tenía fuerzas para pararse delante de él; lo derribó, por tanto, en tierra, y lo pisoteó, y no hubo quien librase al carnero de su poder. Y el macho cabrío…”, otra vez, “…se engrandeció…”; ¿Por qué? Porque es de otro príncipe de la misma calaña, del mismo grupo, del mismo bando del dragón; “…se engrandeció sobremanera”.

¿Qué hace el Señor cuando la gente se engrandece? Lo humilla. “Pero estando en su mayor fuerza, aquel gran cuerno fue quebrado, y en su lugar salieron otros cuatro cuernos notables hacia los cuatro vientos del cielo”. Se da cuenta que también el leopardo tenía cuatro alas de ave; exactamente, la misma cosa. Entonces ahora empezamos a llegar aquí a ver una cosa muy importante; aquí empieza a añadir más detalles; porque primero había dicho solamente bronce, bueno, vientre y muslos de bronce; después ya le añadió, con el leopardo, las cuatro alas de ave; pero ahora empieza a desarrollar esas alas; o sea, esas dinastías que vinieron de lo que fueron los griegos, que llegaron a conformar los reyes del norte y del sur, que aparecen después, mostrados aquí en una visión; pero eso se continua después con más detalles. Entonces aquí hay que poner mucha atención, porque aquí ya vamos a llegar al tipo del anticristo, que es Antíoco Epifanes ;  y ¿por qué llegamos a él antes de Roma? Porque Juan mismo iba a decir eso que desde la eternidad ya Dios lo sabía, pues la Biblia venía desde antes de Roma, pero después eso no sería en la propia Roma del tiempo del propio Juan, pero subiría otra vez después. Entonces, antes de llegar Roma, tenía que haber ya un cumplimiento tipológico del anticristo, de entre los griegos, la bestia que era, pero no es; ¿se dan cuenta? Ese es el asunto.

Entonces ahí seguimos leyendo; y dice al final de Daniel 8:8: “aquel gran cuerno fue quebrado”, entonces fue Alejandro Magno, “y en su lugar salieron otros cuatro cuernos notables hacia los cuatro vientos del cielo”. Esos generales de Alejandro magno: Casandro, Lisímaco, Seleuco y Ptolomeo; uno tomó la parte de Macedonia, otro la parte de Siria con la parte de Canaán, Palestina, y más al norte. Luego la parte de PTolomeo fue más al sur, lo que es Egipto; por eso hay esa ciudad que se llama Tolemaida, que viene de PTolomeo; y fueron muchos PTolomeos: Tolomeo I Soter, PTolomeo II Filadelfo, PTolomeo  Filometer, el  Filopater, el V, y muchos de esos PTolomeos. Entonces esos fueron los reyes del sur; entre los del norte hubo uno que se llamó Seleuco I Nicanor, y luego uno que se llamó Antioco I, pues eran entreverados con los Seléucidas; el reino de los Seléucidas  era una de las parte de los griegos; entonces hubo Seleuco I, Seleuco II, Antioco I, Seleuco III, Antioco II, Antioco III, que era llamado el grande; y Seleuco IV, y el V, y Antioco IV Teoepifanes; o sea, la dinastía de los Seléucidas, que son griegos, hablaban en griego, de toda la “civilización” llamada griega. Y por eso fue que cuando se fueron al sur, a aquella ciudad de Egipto la llamaron Alejandría, en honor a Alejandro, como Tolomaida en honor a PTolomeo, como Antioquía en honor a Antíoco; ¡Ay, ay, ay! Cómo nos duele a los que nacimos en Antioquia ¡Dios nos guarde! Que no sea una tipología, o bueno, que salgamos de ahí; pero vi al presidente Uribe, antioqueño como yo, por allá en Europa queriendo cooperar con el gobierno mundial, que él es también “antioqueño”. 

 

Bueno, seguimos acá. Capítulo 8; empecemos a ver aquí el verso 9: “Y de uno de ellos”, note, uno de aquellos cuatro,  la dinastía de los Antiocos, que son los mismos Seléucidas, pues los Seléucidas y los Antiocos son los mismos, sólo que un líder que se llamaba Seleuco, al que entonces le decían I, si su nieto era Seleuco, entonces era II, y si el tataranieto era Antíoco, entonces era el I, y el requetetataranieto entonces era el IV; entonces esos eran los Seléucidas. Bueno, entonces dice así: “y de uno de ellos salió un cuerno pequeño”, fíjense otra vez en que habla de cuerno pequeño; éste cuerno pequeño se dice ser de una de las dinastías de los cuatro reinos que surgieron de Alejandro Magno, o sea del reino Seléucida, o de los Antiocos; de ahí, de entre ellos, surgió Antíoco Epifanes, que se hizo pasar por Dios, persiguió al pueblo de Dios; o sea que es tipo del anticristo.

Pero ahora no vamos a leer sólo del tipo, sino que esto sucedió como ejemplo, era, pero también ha de ser; lo que será, ya fue. Entonces vamos a leer como detrás del velo, y delante del velo. Entonces, primero, mirando del velo para afuera, vemos la historia de Antíoco Epifanes; pero sabemos que la historia de Antíoco Epifanes era una figura del anticristo; y miren cómo la vida de Antíoco Epifanes era paralela a la del anticristo ¿Se da cuenta? Entonces por eso es que había que tener esta base para poder leer de Daniel con cuidado y provecho éste capítulo.

Entonces dice Daniel 8:9: “Y de uno de ellos…”, o sea a lo último, al final (v.23: al fin del reinado de éstos). Ahora miren una cosa, pongan atención a esto; ¿Saben quienes derrotaron a los Seléucidas? Los Romanos; entonces la continuación de los Seléucidas son los Romanos. ¿Se da cuenta? Entonces cosas que se cumplen tipológicamente en Grecia, después se cumplen tipológicamente en el imperio romano, y entonces luego se cumplen por fin definitívamente en el gobierno mundial del anticristo. ¿Si captaron eso? La cosa se cumple primero tipológicamente, una o más veces, y después se cumple finalmente. Entonces dice aquí: “de uno de ellos…”, o sea de los Seléucidas, de los Antiocos, “…salió un cuerno pequeño…”, y ese cuerno pequeño, por lo que dice aquí que va a hacer, y fue lo que hizo, y usted, si lee claramente los Macabeos, va a entender que realmente Antíoco Epifanes era éste cuerno pequeño tipológico. Pero mire cómo empezó, igual que el anticristo que vimos en el capítulo siete de Daniel; empieza pequeño, ¿se dan cuenta? Entonces note las vidas paralelas, la tipología, la correspondencia, el ejemplo: “un cuerno pequeño, que creció mucho al sur…”, porque eso fue inclusive hacia Israel y hacia Egipto; engañó a los del sur, engañó a los PTolomeos, al V y al VI los engañó. Y dice acá: “…y al oriente, y hacia la tierra gloriosa…”, o sea, Israel. “Y se engrandeció…”, ahí están las vidas paralelas. Este Antíoco Epifanes, que era el cuerno pequeño tipológico, creció y se engrandeció. Y luego dice acá: “…hasta el ejercito del cielo”; primero no, pues primero era pequeño, y fue creciendo hasta alcanzar el ejercito del cielo;  bueno, eso lo vamos a ver también con el anticristo. Y vamos a ver lo que dice aquí en el capítulo 11;  desde el principio era pequeño, pero luego se va creciendo, y luego, con la ayuda de un dios extraño, se hace de las fortalezas más inexpugnables; la persona empieza humilde, sencilla, engañando, haciendo pactos, haciendo consejos, llega calladamente y silenciosamente, como vamos a ver que lo dice literalmente la profecía, y luego se empieza a engrandecer, empieza a hacer pactos con otras personas; a los que lo reconozca empieza a darles poder y autoridad, e inclusive riquezas y bienes; y luego se mete con el ocultismo: “se engrandece hasta el ejercito del cielo”, “y echa por tierra las estrellas del cielo”; o sea que va teniendo autoridad hasta en el mundo espiritual, tanto que hasta el propio dragón le va a dar su poder y autoridad; o sea que ésta persona, que comienza tan pequeñita, hará pacto con Satanás, para ser el mayor de toda la historia de la humanidad. Eso es delicado, hermanos, y eso está escrito. Hay que leer con cuidado la profecía, y el ejemplo, la alegoría, la tipología, las vidas paralelas. “Se engrandeció hasta el ejercito del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra y las pisoteó”. Fíjate que peleaban, y caía el de Persia, y luego caía el de Grecia. ¿Se dan cuenta de cómo existe ese mundo espiritual ligado con el mundo político y el histórico aquí de la tierra? Y luego dice así: “Aún se engrandeció contra el príncipe de los ejércitos…”; note, en el tiempo de Antíoco Epifanes, el sumo sacerdote era la tipología de Cristo; y había un hombre de Dios que era Onías III, el sumo sacerdote de Israel, que fue matado por Antíoco Epifanes; se engrandeció contra él. Pero luego, lo que era la línea de los Seléucidas, fue continuada por los Romanos; y un hombre parecidísimo en carácter a Antíoco fue Tiberio, quien también era astuto, desconfiado, y vino y se engrandeció, y fue también en su tiempo que murió el Señor Jesucristo, que había sido tipificado por Onías; pero el Señor Jesucristo dijo: “el que a vosotros recibe, a mí me recibe; lo que hiciste a uno de ellos, a mí me hiciste”.

El anticristo final se levantará; dice la Escritura: “la bestia peleará contra el Cordero, pero el Cordero lo vencerá”; pero se levanta contra Él, y como no puede vencerlo él mismo, va a perseguir al cuerpo Suyo; pero lo que le hace a Su cuerpo, se lo hace al Señor. Entonces ustedes ven cómo se complementa la tipología. Entonces sigue diciendo ahí el verso 11 de Daniel 8: “Y por él fue quitado el continuo sacrificio…”, note que ya empieza a aparecer éste asunto; esa fue la orden de Antíoco Epifanes, prohibió el ejercicio de la religión judía, del sábado y del sacerdocio, mató al sumo sacerdote. Lean en Macabeos y van a ver cómo Antíoco Epifanes hizo esto; y luego fíjense también lo que hicieron después los romanos en el año setenta; ya lo había hecho en parte Pompeyo, lo hizo después Tito, lo hizo después Adriano en tiempos de Bar-Kobcha, quiien se hizo pasar por el mesías; y entonces vino el emperador Adriano y destruyó Jerusalem otra vez, la sembró de sal, sacó a todos los judíos, y hasta le borró el nombre a la ciudad, y le puso otro nombre: Elia Capitolina, toda de gentiles, no quedó ni un judío, así profanó la ciudad, y desde Roma otra vez. Después los musulmanes con el califa Omar, después en el tiempo de las cruzadas; siempre se repetía ese ir y venir del norte al sur y del sur al norte, ir y volver, tipología cumplida hacia el final; lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó; ¿acaso hay algo nuevo? No, ya sucedió en el pasado; las veces que sucedió en el pasado nos enseñan de lo que va a ser en la última vez. ¿Está claro eso?

Entonces seguimos leyendo allí y dice así: “Por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra…”. Note que eso ya se cumplió parcialmente con Antíoco Epifanes, se cumplió parcialmente con Pompeyo en el año 68 a.C., se cumplió parcialmente en el año 70 d.C. con Tito, se cumplió en el año 135 con Adriano, se cumplió con el Califa Omar y con Abel el Melek cuando pusieron la mezquita de Omar en Jerusalem; se volvió a cumplir otra vez en el tiempo de Godofredo de Bouillon y de Ricardo Corazón de León en el tiempo de las cruzadas; se volvió a cumplir con Saladino y los Turcos, hasta que Gran Bretaña tomó la tierra en protectorado, y por fin llegó a la nación de Israel en su renacer, que vivirá el último septenario de Daniel 9, que es para Israel y Jerusalem el final. Mientras Israel no fuera recuperado, lo demás sería casi parecido, y por eso antes sucedían cosas tan parecidas, que ya parece que todas las generaciones pensaban que ya era el fin; pero todavía no había sucedió lo que tenía que suceder ahora, y ahora sí sucedió de manera final mucha cosa. Entonces dice aquí, pongan atención, porque aquí no estamos leyendo sólo historia, sino historia como ejemplo, y ejemplo que ya está sucediendo; ese cuerno pequeño se va levantando, pero va a llegar a ser éste; esto que dice en el verso 11, es la mitad de la semana setenta, de que se va a hablar en el capítulo 9 de Daniel, donde se pone la abominación desoladora, de que Jesús dijo: “Cuando veáis en el lugar Santo la abominación desoladora…”; lo dijo después de lo que ya había sucedido con Antíoco, porque lo de Antíoco sólo era tipología, pero la generación final vería otra vez esto. “Cuando viereis la abominación desoladora, puesta donde no debe estar, de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda)…”. La última generación vería esto que está escrito aquí en Daniel 8:11b: “Fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra”.

Y noten esto: “a causa de la prevaricación le fue entregado el ejército junto con el continuo sacrificio; y echó por tierra la verdad, he hizo cuanto quiso, y prosperó”. Éste será el anticristo, pero ya fue tipológicamente antes; aquello que ha de ser, fue ya; pero ahora no estamos leyendo esto sólo para recordar la historia, sino para estar preparados para estos días, para estar atentos. Ahora esto no ha sucedido finalmente, pero lo que sí ha sucedido es que ya fue nombrado el gobernante europeo, ya surgió el cuerno pequeño entre ellos, y ya comienza. ¿Saben que haría? dice la Biblia que saldrían de la boca del dragón, de la bestia y del falso profeta, tres espíritus inmundos, como batracios, que van a los reyes de la tierra en todo el mundo para reunirlos. Y ¿Saben qué está haciendo Herman Van Rompuy? Visitando a los reyes de la tierra casi todos los días; a veces hasta tres presidentes por día. El día 1 de diciembre de 2009 desayunó en Eslovenia con su presidente, almorzó en Milán con el presidente de Italia, y luego fue a la torre de Belén en Lisboa para tomar posesión oficial del gobierno de Europa según el Tratado de Lisboa; y después se fue a Rumania; ¿si ven que se está visitando a los reyes de la tierra? Dice la Biblia que se visitaría a los reyes de la tierra para reunirlos, porque ese es el trabajo de él, eso es lo que estipula el Tratado de Lisboa, él tiene que convocarlos, y reunirlos, y presidir a los dirigentes de las naciones, y eso ya se está haciendo, inclusive ahora mismo en este día de hoy, y en este mes. Y dice acá, pongamos atención acá, vamos a entender el verso 12, porque aquí Jesús habló de esto también con otras profecías complementarias; entonces vamos a complementarla.

Dice verso 12: “Y a causa de la prevaricación…”, o sea, porque Israel prevaricó, “le fue entregado el ejército”. Por eso yo me quedé terriblemente asustado, cuando vi en las noticias, y eso fue hace quince días o menos, que los propios parlamentarios de Israel, no todos, pero un partido de entre el parlamento, estaba queriendo que Israel se asociase a la Unión Europea; o sea a Israel, como lo fue en el tiempo de Roma, era una provincia de Roma, el propio Israel queriendo. Ahora pongan atención a esto: “a causa de la prevaricación le fue entregado…”, aquí dice “…el ejército”; Daniel 11 acrecienta “el santuario y el ejército”; aquí hay algo, que el santuario fue echado por tierra; pero pongan atención a esta palabra: “a causa de la prevaricación le fue entregado el ejército y el santuario”. Miren, el Señor Jesús sabía ésta profecía, y también la de Zacarías; y él les habló a los Israelitas así, y les dijo: “si no creyeres que Soy Yo, en vuestros pecados moriréis”. Y les dijo esto: “Yo he venido en el Nombre de mi Padre, y no me recibísteis; otro va a venir en su propio nombre, y a él le recibiréis”. Esa es la prevaricación; y después, por eso, el santuario y el ejército fueron entregados. Ahora, eso que Jesús dijo así: “Yo he venido en el Nombre de mi Padre y no me recibisteis”, no recibieron al verdadero Mesías, “otro vendrá en su propio nombre y a ese recibiréis”. O sea que van a recibir al anticristo como si fuera el mesías; y eso es lo que está profetizado de los dos pastores en Zacarías 11.

Entonces vamos a Zacarías 11, y volveremos otra vez a Daniel 8. Zacarías 11; usted va a ver ahí los dos pastores: el primero está desde el verso 4; y el segundo desde el 15; desde el verso 4 habla del verdadero pastor que es el Mesías, del Señor Jesucristo. En Zacarías 11:4-14 habla del verdadero pastor; fíjense en lo que dice el verso 12, cómo el verdadero Pastor sería vendido por 30 piezas de plata, como vendió Judas Iscariote al Señor Jesús. Éste es el Buen Pastor, que dijo: “Yo he venido en el Nombre de mi Padre, y no me recibisteis”. En Zacarías  dice: “Si os parece bien, dadme mi salario, y si no dejadlo. Y pesaron por mi salario treinta piezas de plata. Y me dijo Yahvéh: échalo al tesoro; ¡Hermoso precio con que me han apreciado! Y tomé las treinta piezas de plata y las eché en la casa de Yahvéh al tesoro. Quebré luego el otro cayado, Ataduras, para romper la hermandad entre Judá e Israel”. Rechazaron al Mesías, esa es la prevaricación. “Yo he venido en el Nombre de mi Padre, y no me recibisteis”. Lo vendieron, lo traicionaron. Eso es rechazar al Primero.

¿Qué dijo Pablo? “Por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos, por esto Dios les enrvió un poder engañoso para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no recibieron el amor de la verdad para ser salvos, sino que se complacieron en la injusticia”. La palabra engaño va a aparecer de aquí en adelante muchísimas veces en la profecía de Daniel; la palabra engaño viene varias veces de aquí en adelante. Por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos, Dios les envió un poder engañoso, para que crean la mentira, todos los que no creyeron la verdad y se complacieron en la injusticia. Entonces Pablo dice eso basado en las palabras de Jesús, y Jesús basado en las profecías de Zacarías y Daniel. 

Y ahora viene el otro pastor; miren al otro; como Jesús dijo: “Yo vine en el Nombre de mi Padre y no me recibisteis; otro vendrá en su propio nombre, y a ese recibiréis”; ¿cuál es ese? El siguiente pastor, que empieza en el verso 15 de Zacarías 11. “Y me dijo Yahvéh: toma aún los aperos de un pastor insensato…”; ya no es el Buen Pastor. “… Porque he aquí, Yo levanto en la tierra a un pastor que no visitará las perdidas, ni buscará la pequeña, ni curará la perniquebrada, ni llevará la cansada a cuestas, sino que comerá la carne de la gorda…”, los Bilderberg, los Iluminati, la Comisión Trilateral, el CFR, los masones, los ricos, magnates, banqueros, presidentes, príncipes, reyes, “…y romperá sus pezuñas”.

Y miren una señal de lo que va a acontecer con el físico de esta persona; no ahora, sino después de que haga lo que dice aquí que irá a hacer: “¡Ay del pastor inútil que abandona el ganado! Hiera la espada su brazo, y su ojo derecho; del todo se secará su brazo, y su ojo derecho será enteramente oscurecido”; o sea que se le va a secar un brazo, y su ojo derecho será enteramente oscurecido. Un ojo se le va a oscurecer. Esa será una señal para identificarlo: tras ser herido, un brazo se le va a secar, y el ojo derecho se le va a oscurecer. “Yo vine en el Nombre de mi Padre”, dice el Señor, “y no me recibísteis; otro vendrá en su propio nombre, y a ese recibiréis”. Y ese que van a tener como si fuera, viene a comer la carne de la gorda. ¿Jesús a donde vino? A buscar a los pobres. Pero gracias al testimonio de un parlamentario europeo de origen italiano, Mario Borguessi, él denunció públicamente en el Parlamento Europeo, que antes del nombramiento de Herman Van Rompuy como presidente estable de Europa, tuvieron unas reuniones secretas con los Bilderberg, de la Comisión Trilateral, del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), los magnates del mundo, ahí en cuyos grupos están los banqueros internacionales, las casas reales, los dueños de las multinacionales, los principales representantes de las agencias mundiales, de la ONU y de muchas cosas; ellos fueron los que tuvieron reuniones secretas, porque de esa gente hay quienes tienen una religión luciferiana, según los testimonios de muchos, y ellos están esperando, según una profecía de Virgilio, el famoso poeta que escribió las Geórgicas, las Bucólicas y otras obras; él hizo una profecía sobre el hijo de Lucina, que vendría a restablecer la edad de oro; y esa es la profecía que ellos utilizan; y por eso Xuxa estaba cantándole a ese de la profecía, que es la cabeza de Europa, el representante de Europa, porque de ahí saldría; no queda otro puesto; de entre los diez cuernos subió un cuernito pequeño, y ese mismo se engrandeció, ese mismo persiguió a los santos, ese mismo blasfemó contra Dios, y es el último que queda; ya después no queda sino el reino de Dios. Es el mismo, ustedes deben ver qué hace y qué dice; el mismo, el mismo, el mismo; no es otro.

Entonces, ¿en qué estamos, hermanos? Las ovejas gordas son las que están apoyando de arriba para abajo, haciendo pactos por lo alto; y lo que le preguntaban en esas reuniones, era cómo iba financiar el gobierno; y entonces él propuso los tres impuestos que les decía: el IVA, el de los viajes, y el de los combustibles; todo para Bruselas, para mantener el gobierno. Y desde los mismos discursos de toma de posesión, el primero de diciembre 2009, ya hablaban del comienzo del gobierno mundial, de globalización, de recuperar Europa sus ambiciones, de llevar al mundo la globalización y la armonía, como lo habían hecho ya los portugueses desde Lisboa; pero lo que llevaron fue: la religión católica, la inquisición, la esclavitud, la expoliación; eso fue lo que trajeron, ¿ve?; pero ellos están hablando como si hubiera sido una gran cosa; a ellos no les da vergüenza con el tercer mundo. Entonces, hermanos, aquí vemos esos dos pastores: el Buen Pastor, Jesucristo, que vino y fue traicionado, vendido por treinta piezas de plata, “no me recibisteis”, “otro vendrá”; Jesús sabía que después del Fiel, vendría un insensato al que no le importan los de abajo, sino los de arriba, que es como un aristócrata formado por los Jesuitas, muy amigo de los reyes, y que trabaja para los de arriba, para representar los intereses de las élites terrenales, porque esos son los intereses de los Bilderberg, de los Iluminati, da la Comisión Trilateral, del Council Foreing Relations, de los masones; su interés es un gobierno mundial; y ellos, con la mejor tajada que puedan sacar desde ahora. Viene comiendo las carnes de las ovejas gordas; después, hasta las carnes del Vaticano se van a comer las élites europeas, de la mujer ebria de la sangre de los santos; de la prostituta también comerán sus carnes; les gusta la carne, carnívoros en este sentido; con razón le llaman bestia, ¿no? Bestias carnívoras son todas éstas.

Bueno, volvemos entonces a Daniel. Tuvimos que hacer esta digresión para entender bien ese versículo que estamos leyendo, que es el 12 de Daniel 8: “y a causa de la prevaricación”, ¿ven?, no creyeron en el Señor, lo rechazaron, “le fue entregado el ejército”; ¿qué pasa si Israel se una a la Unión Europea? Su ejército pasaría a formar parte de la OTAN, que es el ejército en pro del gobierno mundial; ¿y quién dirige todo eso? El Presidente es el que dirige los ejércitos; ¿se dan cuenta? Claro que seguramente van hacer como dice en la Biblia, que van a hacer pactos, los cuales van a quebrantar; pero van a hacer pactos para fortalecer la plataforma; y al principio el templo de Jerusalem tiene que ser restaurado; y hermanos, escuchen esto: para que el santuario sea profanado, tiene que ser restaurado; ¿y saben qué les voy a contar, hermanos?, pongan atención a esto.

En el siglo XVIII, el Gaón de Vilna…, ¿Ustedes no han oído hablar del Gaón de Vilna? ¿No saben quiénes son los gaones? Voy a hacer una explicación rápida. Entre los judíos, los rabinos antiguos, que transmitían la tradición antes de Cristo, se les llama pre-tanaítas, o sea, anteriores a los Tanaim, porque eran antes de los tanaítas, entonces eran pre-tanaítas; fueron aquellos rabinos después de Esdras y la Gran Sinagoga; vinieron las sinagogas y los rabinos, y esos rabinos anteriores eran llamados los pre-tanaítas:;luego, en la época del Señor Jesús y hasta el siglo tercero, los rabinos que comentaban la Ley empezaron a enseñar la tradición de sus interpretaciones, lo cual, al escribirse, formó la Mishná. Entonces los rabinos cuyas tradiciones se escribieron en la Mishná, acerca de la Tanak, y que son citados en la Mishná después de los pre-tanaítas, son los rabinos tanaítas; entonces los tanaítas comentaban la Torá y la Tanak; Tanak es: la Torá, los Nebiim y los Ketubim, o sea, la Ley, los Profetas y los Escritos como los Salmos; ésa es la Tanak, y la Tor es la Ley. Entonces los comentarios a la Tanak, de los rabinos que eran contemporáneos al Señor Jesús y la Iglesia primitiva, eran los tanaítas, que escribieron la Mishná. Entonces la Mishná es la primera parte del Talmud, el libro sagrado de los judíos ortodoxos, aquellos que oran frente al muro de los lamentos, y tienen sus cachumbos y su barba, sus sombreros, vestidos de negro, etc. Luego, desde el siglo tercero hasta el siglo sexto, ya no era comentada la Torá, sino la Mishná; entonces los rabinos que comentaban la Mishná eran los Amoraim o amoraítas; la colección de los comentarios de la Mishná hecha por los amoraim o amoraitas, forman la Guemará. Entonces la Mishná más la Guemará, o sea, los comentarios de la Torá más los de la Mishná, formaron el Talmud, uno de Babilonia y otro de Jerusalén; el más largo es el de Babilonia, y el más corto el de Jerusalén. Entonces el Talmud es el libro sagrado que utilizan los judíos de ahora, que Jesús dijo: “vosotros anuláis el mandamiento de Dios por guardar vuestras tradiciones”; todas esas tradiciones son las que están en el Talmud, escritas en dos partes: Mishná y Guemará. Después descubrieron que había un material que se les había quedado por fuera de la colección, y entonces lo coleccionaron en un apéndice, y ese apéndice se llama la Toseftá. Y después vinieron los Midrashim, o sea, los comentarios acerca de los libros, como el comentario sobre Esdras, el comentario sobre Génesis, o del Pentateuco, los Midrashim; hasta que por fin llegaron los Gaones; y los Gaones eran los grandes escolásticos del judaísmo, así como también en el cristianismo hubo los grandes escolásticos que hicieron esos sistemas teológicos inmensos, como, por ejemplo, Tomas de Aquino, con la Suma contra los gentiles, la Suma Teológica, o Alberto Magno, o Buenaventura, etc. Entonces los grandes escolásticos del judaísmo fueron los Gaones; y uno de los más famosos de esos Gaones, como decir, entre los escolásticos el más famoso es Tomas de Aquino, así uno de los más famosos Gaones fue precisamente el Gaón de Vilna. Vilna es la capital de Lituania; porque como ellos fueron esparcidos, los asquenazis se fueron para Polonia, el Báltico, Rusia, y también para Lituania, del Báltico, cuya capital es Vilna; y allá hubo un gueto fuerte de los judíos; entonces uno de esos grandes sabios se llamo el Gaón de Vilna; y este Gaón de Vilna tenía el don de la profecía, y a veces profetizaba cosas que se cumplían; no se la pasaba profetizando, pero de vez en cuando profetizaba; y él profetizó una vez en varias partes, y algunas partes ya se cumplieron; y la parte final parece, por las circunstancias actuales,  que está por terminarse de cumplirse. 

 

Y la profecía era ésta, pongan atención y vean por qué digo esto en este momento; la profecía del Gaón de Vilna en el siglo XVIII, y ya estamos en el XXI, hace tres siglos, era: (1) que en sus propios días se iba edificar la sinagoga Hurva de Jerusalén; (2) pero que cuando fuere edificada la sinagoga Hurva de Jerusalén, seria destruida por el Islam, una primera vez; (3) pero que entonces levantarían por segunda vez la sinagoga Hurva;  (4) pero que pasado un tiempo, en las guerras de Israel con los árabes, volverían a destruir, por segunda vez, la sinagoga Hurva; (5) pero que la levantarían por tercera vez; y (6) cuando terminaran por tercera vez de edificar la sinagoga Hurva, comenzarían a edificar el Tercer Templo de Jerusalén. ¿Y saben qué, hermanos? Realmente la sinagoga Hurva se edificó en los días del Gaón de Vilna; y realmente vinieron los musulmanes, cuando ya la habían terminado, y la destruyeron, y se cumplió esa parte, tanto la primera levantada como la primera caída; y después de muerto el Gaón de Vilna, la volvieron a levantar en Jerusalén; y duró un tiempo, y fue muy usada, hasta que la volvieron a destruir en la guerra árabe-israelí; y después empezaron a construirla por tercera vez a la sinagoga Hurva; y el día 15 de marzo de 2010, se completa el contrato en que debe ser entregada la sinagoga Hurva por tercera vez. Y por eso muchos en Israel están diciendo, y me llegó la noticia desde el mismo Israel, de fuentes judías, que el 16 de marzo del próximo año, o sea el 2010, comenzaría a levantarse el Tercer Templo de Jerusalén otra vez; porque ellos tienen todo eso, y muchos creen en el Gaón de Vilna, y tienen ya listo todo; ya tienen todas las cosas en su mano, pero la fecha establecida era cuando se terminara de construir la tercera vez la sinagoga Hurva en Jerusalén, y entonces se comenzaría a construir el Tercer Templo. Entonces muchos israelitas ya lo están anunciando, y yo recibí la noticia en mi propio correo desde la propia Jerusalén, de Israel Today, diciendo que el 16 de marzo comenzarían, pues el 15 se completa el contrato en que tiene que ser entregada la sinagoga Hurva por tercera vez;   entonces el 16 comenzarían; eso es lo que dice el Israel Today, y cuenta toda la profecía del Gaón de Vilna, que se ha venido cumpliendo al pie de la letra. Entonces, hermanos, tiene que estar levantado el Templo para que el anticristo se siente en el Templo de Dios, haciéndose pasar por Dios; y por eso dice aquí en Daniel, en un lenguaje parecido al de otras profecías, que a la mitad de la semana 70 en Daniel 9, y también en el 11:31 dice esto que acabamos de leer aquí: “a causa de la prevaricación les será entregado el ejercito junto con el continuo sacrificio”; el continuo sacrificio que se esté presentando en Israel tiene que ser restaurado para que sea levantado el Templo, y tanto el continuo sacrificio sea quitado por el anticristo, como el Templo profanado por él. 

 

Entonces tiene que haber un pacto, ¿se da cuenta? Y ya hay un partido al interior de Israel, que quiere introducir a Israel a la Unión Europea; y ese sería el mejor momento para que el ejército y el santuario sean estregados. Para que se levante el Templo, escuchen esta noticia de los rabinos del Instituto del templo: los que están diciendo que se tiene que levantar el Templo, y ya tienen las partes, ya tienen la novilla roja, tienen todo, están estudiando todo eso; dijeron en estos días en una entrevista que le hicieron al líder jefe del Instituto del Templo, que están dirigiendo ya toda la preparación de esto; y le preguntaron: “¿Usted no tiene temor de que cuando levanten el Templo, se van a venir en contra los musulmanes?” Y se respondió que “no, porque lo vamos a hacer juntos”. Entonces el Templo, se dijo, sería de los judíos, de los cristianos y de los musulmanes; lo oí del jefe del Instituto del Templo en estos días. 

 

De ésto era también de lo que estaba proponiendo Tony Blair, que salió de primer ministro británico, y pasó a ser el encargado del Cuarteto de Madrid, que es la ONU, la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia, para resolver estos asuntos del Medio Oriente. Hay que estar viendo como continua Blair con la Unión Europea, porque ser su presidente permanente era lo que quería hacer él; pero no pudo ser el principal porque se nombró a Herman Van Rompuy. Para mí, Tony Blair tiene más olor cercano de falso profeta que de anticristo; porque él fundó una sociedad ecuménica para unir las religiones, La Fundación de Fe Tony Blair, a la que se unen hasta prestigiosas universidades; Blair se convirtió al catolicismo, y al mismo tiempo leí que hizo con su esposa un rito de iniciación en la Nueva Era, por medio de una sacerdotisa de la Nueva Era, que sería la que inició a la esposa de Reagan, Nancy; y ahora lo hicieron Blair y su esposa en México, untándose frutas y cosas al estilo Nueva Era; pero se dice que la esposa de Reagan, que andaba metida con cosas del horóscopo, es la misma que los indujo a Tony Blair y a su esposa a iniciarse en la Nueva Era. Y esto sería reciente, junto con su conversión al catolicismo, y junto con su escuela de ecumenismo; y es el que fue nombrado por la ONU, la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia para firmar el pacto de paz con Israel y los palestinos; y la propuesta de él es ésta: que en cada capital árabe musulmana ondee la bandera de Israel en su embajada, como señal de su reconocimiento;  pero también entonces la de Palestina ondee en la Jerusalén oriental, y la de la ONU en la Jerusalén antigua, donde está le explanada del Templo. 

 

La explanada del Templo es un rectángulo que, si se divide en tres partes, a un tercio queda la mezquita de Omar, y el resto es una explanada libre; la puerta del Oriente, por donde dice la profecía que entraría el Mesías al Templo, según Ezequiel, da a la parte libre; o sea que puede ser que algunos quieran levantar el Templo sin destruir la mezquita; dejarían la mezquita como si fuera el atrio, y luego hacia el otro lado queda el santo y el santísimo. Y ahora van a hablar de unión, de paz y seguridad. He leído noticias donde millonarios musulmanes, no judíos, están dispuestos a aportar millones de dólares para levantar el Templo de las tres religiones. Imagínense eso; esas son noticias recientes que están circulando. 

 

Entonces la Biblia dice que tendría que estar el Templo con el sacrificio restaurado, para que pudiera el anticristo sentarse en el Templo, haciéndose pasar por Dios: pero el anticristo primero tiene que hacer arreglos, alianzas, supuestamente para Dios, pero luego, como es de las religiones en general, se pone entonces él como Dios. Entonces las cosas van ya poco a poco; todas estas ya son cosas que están en andamiento, no son especulaciones, sino que son historia reciente.

Entonces seguimos leyendo acá en Daniel, y dice así: “y echó por tierra le verdad e hizo cuanto quiso y prosperó. Y entonces oí a un santo que hablaba…”, porque el Señor puso a Daniel a ver el futuro, y él escuchó a algunos de los santos de los últimos días, y alguno de los hermanos hablando; entonces dice: “oí a un santo que hablaba, y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados? Y él dijo: hasta 2300 tardes y mañanas; luego el santuario será purificado”. Ese tiempo se cumplió exactamente con Antíoco Epifanes; entonces lo más probable es que se volverá a cumplir literal y exactamente otra vez, así como en la venida primera del Señor lo de las setenta semanas se cumplió exacta y literalmente; esto se cumplió exactamente; entonces lo dice así: “hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; y luego el santuario será purificado”. ¿Cuándo fue purificado el santuario? Con los Macabeos en una fecha como hace poquito, entre el 7 y el 8 del llamado diciembre, que es el mes que kisleu, y por eso es que hasta hoy se ponen velitas el siete de diciembre a la noche, que es lo que llaman el hanucá, que es la fiesta de la purificación, cuando los Macabeos purificaron el templo que profanó Antíoco Epifanes, porque él puso su estatua en el santo, y luego sacrificó una puerca; eso pueden leerlo ahí en los Macabeos; pero entonces eso es de una vida paralela a la del anticristo. Y sigue diciendo Daniel: “y aconteció que mientras yo Daniel consideraba la visión y procuraba comprenderla, he aquí se puso delante de mi uno con apariencia de hombre, y oí una voz de hombre entre la rivera del Ulai que grito y dijo: ¡¡ Gabriel !! Enseña a este la visión”. Note que hay la visión misma, y la enseñanza de la visión; porque hasta aquí había mostrado la visión; por eso dice la Biblia: primero apóstoles, lo segundo profetas, lo tercero maestros, ¿se dan cuenta?

Aquí, después del profeta que vio la visión, viene la enseñanza acerca de la visión. “Vino luego cerca de donde yo estaba; y con su venida me asombré, y me postré sobre mi rostro. Pero él me dijo: Entiende…”; note que Jesús leía Daniel, el que lee, entienda. “Entiende, hijo del hombre, porque la visión es para el tiempo del fin”. Porque la visión es para el tiempo ¡¡del fin!! Aunque se cumple con Antíoco Epifanes tipológicamente, y hay cumplimientos típicos intermedios, no es para ninguno de esos intermedio, sino que es para el fin; por eso lo estamos leyendo para hoy, porque el ángel Gabriel dijo que era para el fin. Entonces dice así: “mientras él hablaba conmigo, caí dormido en tierra sobre mi rostro; y él me tocó y me hizo estar en pie. Y dijo: He aquí yo te enseñaré lo que ha de venir al fin de la ira; porque eso es para el tiempo del fin. En cuanto al carnero que viste, que tenía dos cuernos, éstos son los reyes de Media y de Persia. El macho cabrío es el rey de Grecia, y el cuerno grande que tenía entre sus ojos es el rey primero”.( Alejandro Magno). “Y en cuanto al cuerno que fue quebrado, y sucedieron cuatro en su lugar, significa que cuatro reinos se levantarán de esa nación”, o sea en Grecia y en sus cuatro alas de leopardo, ¿amén? “Aunque no con la fuerza de él”. Y noten esta frase tan importante: “y al fin del reinado de éstos…”, o sea, cuando ya se acabaron esas dinastías, y vino la dinastía de los Seléucidas, que cumplió con lo de Antíoco Epifanes, pero fue continuado con Roma, porque la línea de Antíoco Epifanes la continúa Roma, porque los Macabeos, que vencieron, se aliaron con Roma, y ese fue el gran error: le pasaron la autoridad a Roma, y ahora continuó de ahí en adelante Roma.

Entonces ahora la profecía salta desde Grecia, que no era saltarse a Roma, y luego va hacia la última, esa de Roma que era la de los diez cuernos y el cuernito final que es la del anticristo. Pero ya había tenido el cumplimiento con Antíoco Epifanes, era, pero no era en el tiempo de Juan, pero se levantaría otra vez después. ¿Se dan cuenta? Entonces seguimos leyendo lo que dice ahí: “Y al fin del reinado de éstos, cuando los transgresores lleguen al colmo…”, dice ésta traducción; en otra dice: “cuando acabaren los transgresores”, o sea, van haciendo de lo suyo hasta el fin; el fin es el juicio del Señor; entonces, ya cuando los transgresores hayan hecho el colmo, es decir, ya cuando Dios dijo: ¡basta!, llegó el colmo, ¡se acabó esto! Y pone el fin y se acabó.

Entonces miren lo que pasa en el fin; dice: “Se levantará un rey altivo de rostro y entendido en enigmas”. Eso es en el fin, porque es para el tiempo del fin. “Y su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia”; él mismo no tiene fuerza, pero lo van llevando, lo van llevando, y se va fortaleciendo haciendo sus pactos, sus arreglos, sus consensos, y poco a poco se va engrandeciendo. Hermano, ésta Escritura se está comenzando a cumplir en éstos días, entre noviembre y diciembre 2009; no toda, sino ésta primera parte; comienza así: “no con fuerza propia”; pero ahora mire lo que viene: “y causará grandes ruinas, y prosperará, y hará arbitrariamente, y destruirá a los fuertes y al pueblo de los santos”. O sea, a Israel y a la Iglesia, el pueblo de los santos; los fuertes: las élites que le confiaron el poder. Se engrandecerá, se le dará autoridad; cuando haga pacto con el diablo se le dará toda tribu, lengua, pueblo y nación; no sólo Europa; comienza en Europa, pero la intención es global. Si tú lees toda la documentación sobre los Bilderberg, donde están las cartas entre ellos, las conversaciones, etc., y ahí usted ve que ellos van planeando unificar Europa con Estados Unidos, y luego el gobierno mundial. Exactamente eso es lo que ellos planean, y fueron ellos los que conversaron con Rompuy, y él que trabaja como para ellos, en nombre de ellos, pero luego él mismo se va a poner encima de ellos. ¿Se dan cuenta hermanos?

Entonces mire lo que dice acá: “Su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia…”, ¿no estamos en ese tiempo?  No con fuerza propia, cuerno pequeño, pero enigmático, que se va fortaleciendo, y causará grandes ruinas, prosperará, hará consensos, engrandecimiento paulatino, hará arbitrariamente, porque, ¿Saben una cosa? No hay muchas cosas definidas por ley para lo que él tiene que hacer; no fue votado por el pueblo sino por las élites, y lo que él tiene que hacer no está muy bien delimitado; así que tiene facilidades de hacer como quiera. Y destruirá a los fuertes, y al pueblo de los santos. Con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; esa es la característica de ésta persona. Ahora en estos días leí la semblanza que hizo de Herman Van Rompuy un periodista belga que lo conoce desde niño; y dice que es un hombre muy calmado, tranquilo, que escucha a todos, y al final hace sus propuestas y consigue los consensos; que desde niño, cuando le preguntaron qué quería ser cuando grande, él dijo que presidente; ya desde niño quiere ser presidente. Pero agregó éste periodista belga que hizo la semblanza, que era cínico, muy cínico; aparece como católico formado por los jesuitas, pero firmó a favor del aborto y otras cosas antibíblicas. La constitución más liberal de Europa es la de Bélgica, aborto libre, eutanasia libre, matrimonios gay libre; fue el primer país que obligó a sus ciudadanos, por encima de la constitución y de los derechos civiles, a la vacuna obligatoria, incluso antes de ser nombrado presidente permanente para Europa, la vacuna en el septiembre actual de este año 2009. Después de ocho ocasiones en el congreso de Estados Unidos, también con ese plan de salud global, que incluye la vacunación obligatoria, y la ley marcial a ser aplicada por el ejército, la pasó Obama en el congreso de Estados Unidos; y al día siguiente la ONU dijo que era lo mejor que había podido suceder en Estados Unidos, y que eso que estaba sucediendo en Estados Unidos sería el modelo para el mundo; pero sucedió primero en Bélgica en la presidencia de Herman Van Rompuy; fíjense en el mismo espíritu.

Luego dice acá Daniel: “Y con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano”; y Dios, que es quien conoce los corazones, añade: “y en su corazón se engrandecerá”, porque el poder absoluto corrompe absolutamente; “y sin aviso destruirá muchos”, pongan atención a esto, entonces, los que estábamos viendo ayer acerca de ese plan que hay, por el que ellos identifican a las personas que son contrarias al gobierno mundial; así como hubo una noche de San Bartolomé, inesperada, y una noche de los cristales entre los nazis, una contra los Hugonotes en Francia, y otra contra los judíos, así también entre las élites ocultistas se habla de lo que llaman Helter Skelter, que es como un momento de revuelta manipulada, en la que ellos saben a quién van a matar directamente, y a quién van a agarrar de noche, y si es necesario a su familia, y a otros van a llevarlos a los campos de concentración; tienen tres colores: color rojo para marcar a los que ellos consideran más peligrosos, y que van directamente a la muerte en primera instancia; aunque los realmente peligrosos son ellos;  el color azul, en segunda instancia, para los apoyadores o seguidores de los de rojo, también la muerte, quizás un poco retrasada; y el color amarillo, que son los que no saben nada, que los pueden reeducar, y luego van a la marca de la bestia; pero si no alcanza el espacio, entonces también podrían ir a la muerte. Ese es el plan denunciado en público por un militar de los Estados Unidos, frente a la misma casa blanca o el congreso, no pude identificar bien el edificio en la filmación, hablando el denunciante uniformado con micrófono en público y ante un montón de gente; él dijo que no podía soportar su conciencia por causa de aquello para lo cual estaba siendo preparado; y que él tenía que denunciarlo; y lo hizo en público; esos son los planes que hay.

Y aquí Daniel dice así: “sin aviso destruirá a muchos”; hermanos, no hay que estar descuidados; “y se levantará contra el Príncipe de los príncipes”; en otro verso dice que “peleará contra el Cordero”. Herman Van Rompuy ahora dice que es católico, que fue formado por los jesuitas; pero los católicos han hecho la inquisición, han matado cantidad de gente, muchos no han nacido de nuevo. Herman Van Rompuy escribió un libro llamado “El cristianismo en la era moderna”; y sin embargo firma el aborto, firma la eutanasia, firma los matrimonios gays, y está al servicio de las élites, que son la carne de las ovejas gordas. Daniel continúa: “ Se levantará contra el Príncipe de los príncipes, pero será quebrantado”; por eso también se dice: “el Cordero lo vencerá…/…aunque no por mano humana”, no son los hombres. “La visión de las tardes y mañanas que se ha referido es verdadera; y tú guarda la visión, porque es para muchos días. Y yo Daniel quedé quebrantado, y estuve enfermo algunos días, y cuando convalecí, atendí los negocios del rey; pero estaba espantado a causa de la visión, y no la entendía”. El entendimiento era para los últimos tiempos.
===================================== 

Gino Iafrancesco V., 13-XII-2009, Bogotá D.C., Colombia.
Transcripción de Patricita Iafrancesco A., revisada por el autor.

7 février, 2010

DEL TERCER TEMPLO

Classé dans : Non classé — giv1 @ 5:35

SEÑALES DE LOS TIEMPOS (14): 

 

DEL TERCER TEMPLO 

 

Gino Iafrancesco V. 

Quisiera compartir con los hermanos, algo que ya en estos días sobre todo, hemos tenido presente, y en realidad tenemos que estar muy presentes. Es algo que los hermanos conocen, pero el Señor seguramente quiere enfatizar y traernos por lo menos algunos de los versos a nuestra conciencia, para tenerlos presentes, y de las cosas que están sucediendo al respecto, tenerlas claras; y también están siendo grabadas por si acaso algunos hermanos, a quienes Dios quiera llevar esta grabación, quizá algunos no sepan estas cosas ya están pasando. Entonces vamos a ponerle atención. 

Vamos a hablar sobre el tercer templo; se le llama el tercer templo, porque el primero fue el que el Señor puso en el corazón de David levantar, para lo cual se dedicó a conseguir los materiales, y acerca del cual recibió de parte de Dios los planos; y eso nos lo informa el libro de Crónicas. Solo que Dios le había dicho a David que él había derramado mucha sangre y que él no le levantaría casa a Dios, pero que su hijo sí le levantaría casa, santuario al Señor. Entonces Salomón, en figura de Cristo, levantó aquel templo material, de lo cual tenemos testimonio tanto en Reyes como en Crónicas; aunque ciertamente el verdadero Hijo de David es Cristo, y el verdadero Templo de Dios es espiritual, es una casa espiritual que dice Pedro, es la Iglesia del Dios viviente, la suma de todos sus hijos e hijas comprados por Su Sangre y nacidos por su Espíritu, que conformamos un solo cuerpo y que debemos manifestar la unidad del cuerpo en cada localidad, en cada sitio donde estamos. La vez pasada, cuando estuvimos viendo lo relativo a Miqueas, nos acordábamos de la palabra final en Daniel 12 donde para el cumplimiento de las maravillas profetizadas en esa última perícopa de Daniel, que va desde el capítulo 10 hasta el 12, era necesario que se terminara la dispersión del pueblo Santo: cuando se acabare la dispersión del pueblo Santo, todas estas cosas serán cumplidas. Entonces Dios está trabajando con Su Pueblo y en relación a la dispersión, tanto en lo natural, Su Pueblo, que son como decir los descendientes de Abraham como el polvo de la tierra, como también los descendientes espirituales de la fe de Abraham que es la Iglesia como las estrellas del cielo; porque Dios comparó la descendencia de Abraham con las estrellas del cielo y con el polvo de la tierra; o sea que hay una descendencia celestial y una descendencia terrenal, una en figura de la otra, la celestial la Iglesia, la terrenal Israel, pero luego en el Mesías será otra vez una sola tanto la espiritual como la natural. 

Entonces, ese primer templo fue destruido por infidelidad incluso de parte de Salomón, después vino la división del pueblo y por fin vino la destrucción del templo en la época de Nabucodonosor y fueron llevados cautivos setenta años a Babilonia; pero luego de cumplida esa profecía de Jeremías de lo cual estaba siempre muy pendiente Daniel, entonces vino de nuevo la reconstrucción del templo. Y ese templo que dice la profecía de Daniel, capítulo 9, de las setenta semanas, dice que sería reconstruida la plaza en tiempos angustiosos, eso es en tiempos de Nehemías; y antes de reconstruir la plaza y la ciudad fue reconstruido el templo con Zorobabel hijo de Josadac; entonces ese se llamó el segundo templo. Luego ese segundo templo Herodes lo quiso magnificar, y de hecho hizo unas grandes edificaciones, que hasta los discípulos estaban asombrados de ellas y le decían al Señor Jesús: “mira estas edificaciones”; y el Señor les dijo que en verdad no quedaría piedra sobre piedra. Entonces ese segundo templo comenzado a levantar por Zorobabel y Josué hijo de Josadac, y ampliado después por Herodes, sin embargo, destruido conforme a la profecía, no quedó piedra sobre piedra e Israel fue llevado cautivo y disperso a todas las naciones. Pero Dios prometió que traería de nuevo a Israel a su tierra y que levantaría de nuevo el templo. 

Entonces vamos a ver esa profecía, aquí en Jeremías 30:18; todo el capítulo 30 e incluso el 31 de Jeremías nos habla del retorno de Israel. Aquí en otras ocasiones hemos visto algo de esto, pero hoy nos vamos a concentrar un poquito más en la reconstrucción de templo. Jeremías 30; lo que vamos a leer está en este contexto de la reconstrucción del templo y del retorno de Israel. El retorno de Israel está profetizado en muchos lugares; es asombroso ver cuánto espacio le dedicó Dios en la Biblia a este tema del retorno de Israel, mucho espacio; y yo pienso que Dios sabía el rechazo que habría en el mundo y especialmente en los pueblos de alrededor para que Israel fuera restaurado, un rechazo muy grande; entonces Dios confirmó de muchas maneras la profecía y hay muchos capítulos que en la biblia hablan del asunto. Unos de esos capítulos son estos 30 y 31 de Jeremías; pero en el corazón de estos capítulos, aquí en el 30:18 menciona el templo, y dice así: “Así ha dicho Jehová, leo de lo que venía hablando antes, en el 17: …Yo haré venir sanidad para ti, sanaré tus heridas dice Jehová; porque desechada te llamaron, con esa teología de reemplazo, como si Dios hubiera rechazado para siempre Israel. Dios no desechó para siempre a Israel; ciertamente el Señor Jesús dijo: el reino será quitado de este pueblo y será dado a otro pueblo que rinda los frutos de é;  y por eso el Señor se volvió a los gentiles, pero no dice que sería para siempre, porque eso ya lo había anunciado el Cántico de Moisés, de que Dios, como ellos lo habían provocado a celos adorando a otros dioses que no eran Dios, Dios también los provocaría a celos a ellos tomando un pueblo que no era pueblo. Entonces Dios tomó para sí un pueblo de entre los gentiles, y nos dio nada menos que la constitución de Iglesia; o sea que el pueblo que Dios ha salvado de entre los gentiles para llamar Su Pueblo es el pueblo que había prometido a Israel con el cual Dios tomaría otro pueblo y los provocaría a celos. Pero si usted sigue todo el Cántico de Moisés, usted se da cuenta de que Dios no decidió destruirlos, para que los enemigos no dijeran que Dios no había podido cumplir con Sus propósitos con ellos, sino que se volvería a ellos; y ahí mismo en el Cántico donde les anunció corrección, les anunció también restauración y sanidad. Y largo tiempo ha tenido Israel bajo la corrección de Dios y aún le viene el tiempo de angustia, pero ese tiempo de angustia es para dar a luz, es el momento del parto y de la restauración. Lastimosamente los seres humanos, no solo Israel, sino todos nosotros, a veces si no pasamos por la estrechez no nos damos cuenta de cuánto necesitamos depender del Señor. 

Entonces en ese contexto ya del retorno, como dice en Lucas, las palabras del Señor, que serían esparcidos a los cuatro vientos de todas las naciones hasta que los tiempos de los gentiles se cumplieran,  por eso Pablo dice, hablando del misterio de Israel, que fueron endurecidos en parte, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan. Esas palabras de Pablo y que cita Lucas, provienen del Señor Jesús y provienen de la profecía. Entonces ahora es la hora en que Israel empiece a regresar, y ya comenzó en el siglo pasado que es el siglo XX, en 1948 ya la nación fue reconstruida, o sea nació en un día, volvió a ser una nación, volvió a ser un estado, se volvió a levantar la bandera de Israel; y en ese mismo momento, cuando eran solo unos 300 mil  colonos, le vinieron 1`200.000 soldados de las naciones de alrededor, de seis naciones, para borrar a Israel del mapa; y el Señor lo ha defendido, lo ha defendido conforme a las profecías que encontramos, por ejemplo, en Zacarías 12 y en otros lugares. Entonces aquí estas profecías del 30 y 31 de Jeremías nos hablan de ese retorno: “yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová; porque desechada te llamaron,  ahí está incluida esa teoría del reemplazo, desechada te llamaron, diciendo: esta es Sión, de la que nadie se acuerda.” Pero Dios sí se acuerda. “Así ha dicho Jehová, no es cualquier hombre el que habla, ni siquiera es Jeremías, es Jehová, he aquí yo hago volver los cautivos de las tiendas de Jacob, y de sus tiendas tendré misericordia,  y esa profecía ya comenzó a cumplirse, se ha cumplido delante de nuestros ojos y se sigue cumpliendo. Y ahora dice: “… y la ciudad será edificada sobre su colina, eso ya sucedió también, Jerusalem fue restaurada, ha sido levantada de nuevo. Pero fíjese, comienza por las tiendas de Jacob, así como en Zacarías dice que comenzaría también no por la ciudad capital sino por la provincia, para que los de la capital no se engrandecieran, entonces así mismo aquí menciona primero las tiendas y  después la ciudad; coinciden la profecía de Jeremías con la de Zacarías, y ahora dice así: y la ciudad será edificada sobre su colina, pero ahí no termina la profecía, tiene que ser levantado el templo. Cuando en el año 1967, cuando los Israelitas se tomaron Jerusalem, la recuperaron conforme a Zacarías 12, sin embargo, el propio Moshe Dayan que era de los líderes militares que participó en la recuperación de la ciudad, para evitar un mayor problema y para no ofender a los musulmanes, les devolvió el monte del templo a los Árabes, lo puso en manos del rey de Jordania, y el rey de Jordania después se lo pasó a Arafat, a la OLP; o sea que Dios estaba esperando todavía un tiempo, estaba dejando un poco más de tiempo para trabajar tanto con Israel como con la Iglesia, para que se vaya perfilando el panorama final. Pero dice la profecía en la última frase del verso 18, que tiene tres partes: “ yo hago volver los cautivos de las tiendas de Jacob, ahí dice Yo hago, o sea, lo que Dios ha hecho y sigue haciendo Dios, de sus tiendas tendré misericordia; o sea que muchos vienen aún sin conocer al Mesías, pero tendrá misericordia de ellos así como tuvo de nosotros que no éramos pueblo y se compadeció de nosotros y nos incluyó en su pueblo; hablo de los que vienen de la gentilidad; y ahora dice, “y Tendré misericordia, ahí está incluida la restauración de Israel, “y la ciudad será edificada sobre su colina, y el templo será asentado según su forma.” Noten esa profecía. El templo será asentado según su forma, dice esta traducción de Reina y Valera  revisión de 1960. 

Ahora, aquí vemos que está demasiado claro que el templo tiene que ser restaurado. Pero también hay unas profecías que tienen que ver con el anticristo, donde es necesario también que el templo esté restaurado para que se cumplan esas profecías. Entonces yo voy a leer la síntesis de esas profecías primeramente en Pablo, y después veremos en quién se basa Pablo, que los hermanos ya lo conocen. Entonces vamos a considerar otra vez que en estos días pasados, que hemos considerado Tesalonicenses, vamos de nuevo esta vez a la segunda epístola de Pablo a los Tesalonicenses al capítulo 2, para ver por qué también tenía que estar levantado el templo. Entonces en 2 Tesalonicenses 2:1-4; “Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, aquí la palabra es parousía, venida; y nuestra reunión con él, aquí la palabra es episynagogê que es reunión en lo alto, o sea, lo recibiremos en los aires. Con respecto a esta venida, que es una sola,  os rogamos hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, o sea que hay un modo de pensar de los hermanos de la Iglesia primitiva que recibía del Señor Jesús, el Espíritu Santo y de los apóstoles, o sea de Dios. Ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. O incluso dice que ya llegó. Entonces dice Pablo que para cuando el día del Señor llegue debían cumplirse unas ciertas señales, que le preguntaron ya antes los discípulos: “Señor, ¿qué señales habrá de tu venida y el fin del siglo?” y él dio un serie de señales, entre esas señales terremotos, hambres, alborotos, pestes, la predicación del evangelio, la restauración de Israel cuando dijo: cuando viereis la higuera brotar, sabeis que el veranos está cerca,  y también dijo: cuando viereis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló Daniel (el que lee, entienda), todo eso está entre las señales, no sólo falsos cristos sino éste, el principal de ellos. Entonces sigue diciendo: “nadie os engañe en ninguna manera,  o sea en varias maneras podemos ser engañados, pero lo que el Señor dijo, y Pablo sostiene por el Espíritu: porque no vendrá, y viene hablando de la venida del Señor en los aires, de la Parousía: No vendrá, porque no dice aquí epifanía sino parousía, porque algunos han separado una primera venida secreta a que le llaman “paorusía”, y una venida gloriosa a que le llaman “epifanía”, mas la Palabra habla de la “epifanía de la parousía”, o sea de la manifestación de Su venida como la misma cosa. Y aquí nos damos cuenta de que está hablando de la “paorusía”; que antes de la “parusía”, que nadie os engañe de ninguna manera porque no vendrá, verso 3, sin que antes venga la apostasía, que fue lo que dijo el Señor, que el amor de muchos se enfriaría y habría falsos profetas y falsos cristos. Pero dice: y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición,  o sea, se manifieste uno de los anticristos, el principal. El apóstol Juan en su primera epístola dice: vosotros habéis oído que el anticristo viene,  o sea que hay uno final, pero  ahora han surgido muchos anticristos; estaban en medio de nosotros, pero no eran de nosotros, porque si hubiesen sido de nosotros, hubieran permanecido con nosotros. Cuando Juan dice, que el espíritu de anticristo tiene esas características de que se movía en medio del ambiente de la cristiandad, pero que después sería la apostasía, mostraría que no era verdaderamente cristiano; él lo dice claramente,  salieron de nosotros, pero no eran de nosotros, porque si hubiesen sido de nosotros hubieran permanecido con nosotros. O sea que el espíritu de anticristo tiene esa característica de apostasía, o sea que son personas que apostatan de la fe, que salen de en medio de la cristiandad; eso se dice del espíritu del anticristo. Fíjense en que la propia bestia del anticristo y su sistema, es cabalgada por la mujer, que es Roma, no por el ateísmo, sino por la mujer que es Roma ¿se da cuenta?, y el espíritu de anticristo sale de personas que dicen ser cristianas pero que no permanecen, que a la larga se apartan demostrando que de verdad no lo eran; salieron de nosotros, salieron de la cristiandad. De hecho también, la otra falsa bestia de donde va a surgir el falso profeta, dice que sus cuernos son de cordero pero habla como dragón. Entonces ahora dice el Señor: nadie os engañe en ninguna manera porque no vendrá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, ya no es uno de los anticristos sino el anticristo final. El hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; o sea que él al principio no hace esto. Cuando estudiamos Daniel, vimos que eso es un proceso donde empieza pequeñito y se va engrandeciendo sobre sus compañeros, pero luego llega a engrandecerse sobre el ejército del cielo y las estrellas del cielo echa por tierra, hablando de espíritus y de su vinculación con el mundo espiritual. Dice que el dragón le dio su poder y autoridad por 42 meses; pero antes de esos 42 meses, antes todavía el dragón no le daba su poder; o sea que hay un proceso de apostasía. El cabalgamiento de la mujer sobre la bestia termina en satanismo, en manejo de Satanás; primero lo maneja la mujer, después lo maneja el dragón. 

Entonces dice en el verso 4 de 2 Tesalonicenses 2; tanto, o sea tanto se levantará que dice: que se sienta en el templo de Dios como Dios, porque al tratar de hacerse una síntesis con todas las religiones, y tratar de modernizar el cristianismo y ponerlo como uno más de los que están en el mercado, y hacer una síntesis del mercado y tratar de hacer un consenso e incluso con las religiones, como lo está promoviendo también Tony Blair por medio de su fundación “Tony Blair” para la religión, se desemboca en panteísmo y autodivinización.. Pude entrar en el blog de Blair y el blog está abierto para que se unan a él, y muchas personas le escriben de muchas partes hablándole de la necesidad de la unión de las religiones; y ellos tienen  interés en lo práctico para el gobierno mundial de las élites y no en lo práctico para Dios y Su Cristo. A ellos les parece más práctico el eclecticismo y el globalismo para gobernabilidad mundial de parte de las élites; eso les parece más práctico que ser fieles a la verdad y poner la cabeza por la verdad. Pero el Señor vino por la verdad, no porque le sea práctico al diablo. Entonces por eso dice aquí: tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, porque la teoría de la Nueva Era, que es panteísta, que identifica a Dios con la naturaleza entonces hace que el hombre se sienta parte de la naturaleza y hace que se crea Dios, y llega a creerse Dios; a eso lleva la serpiente; eso fue lo que le propuso a Adán y Eva: seréis como dioses;  y la gente que sigue a la serpiente, pues, sigue con esa mentira. Esa era la mentira con que se engañó y se enloqueció Satanás diciendo que sería semejante al Altísimo, y esa es la misma locura que quiere meterle a todos los seres humanos. Que el Señor nos guarde en Su cordura. “El temor de Dios es el principio de la sabiduría”, en Su gracia. 

Entonces dice aquí: ¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Mientras estaba el imperio romano, no era el tiempo del anticristo, tenían que esperar, y aún en el tiempo de Pablo no sucedía, ni aún siquiera en el tiempo de Juan que sobrevivió bastantes años a Pablo, porque Pablo murió en el año 64, y Juan, 22 años después, en el año 86 escribe Apocalipsis, y aún Juan vuelve a hablar de los diez cuernos que le salen a la bestia de los cuales ya habla Daniel y que estaban en el tiempo de Juan en el futuro, porque él dice:  uno e,s pero el otro aún no ha venido,  o sea que el reino que seguiría a Roma sería el de los diez cuernos o diez dedos de la estatua, y entre esos es que surgiría ese anticristo. Entonces dice Pablo, no vendrá el Señor hasta que no venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado. Pero ya en el 2009, en el mes de noviembre fue escogida la persona para representar Europa, que era lo que había sido el imperio romano;  habían surgido  monarquías que representaban esos diez cuernos y la división de los países y de las culturas, e inclusive la planificación mundial de dividir el globo en diez partes; pero el liderazgo viene de allá, viene de la alianza de Europa con América, porque la otra bestia con cuernos de cordero, dos cuernos de cordero, es la alianza británico-americana, que han liderado a través de la Mesa Redonda, de los caballeros de la Mesa Redonda, y el CFR, y la Comisión Trilateral y los Bilderberg que han organizado el mundo; una de sus principales intenciones es unir Europa con América en alianza; ellos trabajan por esa alianza y restaurar la unidad de Europa. Cualquiera que haya leído los documentos de ellos, se va dando cuenta de que eso es lo que ellos han querido hacer. ¿Qué es lo que ha estado haciendo este personaje que fue nombrado ahora como presidente del Consejo de Europa? Ha estado haciendo lo que la Escritura dice, yendo a los reyes de la tierra para reunirlos; en eso se la ha pasado en estos dos meses, yendo a los reyes de la tierra, primero a los de Europa, para reunirlos; pero reunirlos ¿para qué? Para la batalla contra el Cordero; en eso es que van a terminar estas reuniones, estos parlamentos, estos globalismos, mundialismos. Entonces dice la Sagrada Escritura que este personaje se va a engrandecer hasta sentarse en el templo de Dios; o sea que estas profecías que está citando aquí Pablo, y que provienen también de Daniel, nos muestran que el templo también tiene que estar levantado. 

Ahora regresemos a dos pasajes en Daniel, o a tres, como testigos de que eso que dice Pablo así estaba previsto. Vamos al capítulo 8 y subrayemos este aspecto. Entonces en este capítulo, ya viendo, no el cumplimiento típico con Antíoco Epífanes, sino el final del cual Antíoco era típico: Ese cumplimiento final, que es el del anticristo, dice en el capítulo 8 lo siguiente; vamos a leer desde que se engrandece ese personaje, ese cuerno que dice en el verso 10: y se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra, y las pisoteó. Y estas estrellas son los ángeles de Satanás, o sea que llegó a tener poder del propio diablo, incluso sobre otros espíritus inferiores. Aún se engrandeció con el Príncipe de los ejército; por eso se llama anticristo, porque el Príncipe de los ejércitos es el Mesías, el Cristo. Y por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra. Fíjese en lo que dice aquí, que por el fue echado por tierra el continuo sacrificio. Ya la profecía decía antes que Israel duraría muchísimos años sin sacrificio, sin terafines, como si no tuvieran Dios, casi; es una profecía que se lee en los profetas; que muchos años estaría Israel sin sacrificios, pero para el tiempo del anticristo es necesario que los sacrificios se restauren, pero para que haya la restauración del templo primero se tiene que restaurar el altar. Fíjense ustedes, si quieren verlo conmigo, en ell libro de Esdras para verlo; es necesario tener esto muy claro para ir entendiendo las cosas que están sucediendo. 

Esdras 3, fíjenseen  que en el capítulo 3, a la primera parte, que va desde el verso 1 hasta el verso 7, la Sociedad Bíblica le puso este título al pasaje, o sea, ese es el tema: “Restauración del altar y del culto”. Cuando llegó el mes séptimo, y estando los hijos de Israel ya establecidos en las ciudades, se juntó el pueblo como un solo hombre en Jerusalem. Entonces se levantaron Jesúa hijo de Josadac y sus hermanos los sacerdotes, y Zorobabel hijo de Salatiel y sus hermanos, y edificaron el altar del Dios de Israel, para ofrecer sobre él holocaustos, como está escrito en la ley de Moisés varón de Dios. Y colocaron el altar sobre su base, porque tenían miedo de los pueblos de las tierras. Note que fueron valientes, pues todos los pueblos de alrededor eran contra Israel; 70 años ya se habían enseñoreado de las tierras de ellos, los de alrededor, y ahora ellos regresan y restauran el altar. Claro, con miedo, pero con miedo ellos fueron valientes. Y lo mismo está pasando en estos días. 

Y dice allí: …tenían miedo de los pueblos de las tierras, y ofrecieron sobre él holocausto a Jehová, holocaustos por la mañana y por la tarde. Entonces ustedes se dan cuenta de que a partir del verso 8 comienza otro pasaje que tiene otro título que le puso la Sociedad Bíblica: “Colocación de los cimientos del templo”. Y después, cuando comienza el capítulo 4: “Los adversarios detienen la obra”; capítulo 5: “Reedificación del templo”. Note que no fue fácil; primero se empezó con el altar y luego solamente con los fundamentos; y ya cuando apenas estaban con los fundamentos, ya empiezan los adversarios a oponerse: y sin embargo ellos con una mano edificaban y con otra defendían; edificación y guerra, el palustre y la espada. Levantaron el templo, después la ciudad y la plaza; el templo, el santuario y el muro de la ciudad. 

Entonces, antes de levantar el templo, hay que poner los fundamentos en medio de oposición; como decía: en tiempos angustioso; sucedió en la primera venida del Mesías, desde las setenta semanas de Daniel, los septenarios de Daniel, las siete primeras semanas o septenarios fueron los 49 años en los que se levantó el templo en tiempos angustiosos; eso fue el segundo, pero ahora va a ser el tercero; y ahora ¿qué es lo que dice acá? Que ellos también tenían miedo, pero que en medio de la debilidad fueron valientes y levantaron el altar y ofrecieron los sacrificios, y después es que se echarían los fundamentos del templo, en medio de gran oposición, en tiempos angustiosos, como una tipología en el tiempo de Nehemías, en los tiempos de angustia de Israel para dar a luz. Pero ya en el capítulo 5 ya se reedifica el templo y se enfurecen contra Israel, porque se levantó el templo y después la ciudad y los muros. 

Hermanos, esta es una tipología. Entonces volvamos de nuevo al capítulo 8 de Daniel, en el versículo 12. A causa de la prevaricación, ya en el once dice que fue quitado el continuo sacrificio, o sea que éste personaje del anticristo quitaría el continuo sacrificio; por lo tanto el continuo sacrificio debía ser restaurado, debía volverse a celebrar sacrificios. Y han pasado, hermanos, desde que en el año setenta Tito se tomó la ciudad de Jerusalem y destruyeron el templo,  todos estos años han pasado sin sacrificio los Israelitas, y lo más cerca que han podido llegar es al muro de los lamentos; es lo más cerca a que han podido llegar. Ya hubo algunos que quisieron subirse a la mezquita y hacer algo y fueron y los resistieron; y muchas cosas se están ocultando de lo que pasa en Israel. Por ejemplo, la noticia reciente del barco con 500 toneladas de armas pesadas, misiles, que mandó Hugo Chávez por Irán para Hizbolá. Dios dijo: Ahora cuidaré con mis ojos, ningún arma forjada contra ti prosperará; el que contra ti conspiraré delante de ti caerá. Y ese barco cayó allá en Chipre en manos de Israel, y esas armas que mandó Chávez para Hizbolá, un barco con 500 toneladas de armas pesadas y misiles y otras cosas, ahora están en manos de Israel. Chávez las envió para destruir Israel, y ahora están en las manos de Israel. ¿Se dan cuenta de lo que está haciendo Dios? Pero estas noticias tú no las escuchas en los noticieros, no lo escuchas en Caracol, RCN, radio net; inclusive la pararon de internet; pero yo y varios aquí la vimos con películas y fotografías, cómo los Israelitas tomaron el barco y abrían las cajas y mostraban todo lo que tenía. Una noticia que ha sido callada, y por eso le dije a Mechitas que vamos a grabar esto; y por eso no hagamos mucho ruido, porque esto puede subirse a internet; ¿me entienden, hermanos? Entonces estas cosas están frescas. 

Ahora sigue diciendo aquí la palabra del Señor, después de que habla del continuo sacrificio, habla del santuario otra vez, habla de la profanación del santuario; entonces ya en el capítulo 9 se ve lo mismo. Vamos a Daniel 9, en la última semana, en el verso 27 que divide esa última semana, como ya estudiamos aquí ese verso 27 que está súper desglosado en todo el capítulo 11, donde estas dos partes de la semana están descritas con detalles; en el capítulo 11:31 se divide la semana en dos y se muestra lo posterior y lo anterior; aquí en Daniel nueve está resumido, pero la marca central de la mitad de la semana es este hecho. Daniel 9:27, y por otra semana confirmará el pacto con muchos, o sea antes de adelantar la semana  donde viene el anticristo desolador declarado, está haciendo pactos y pactos y pactos con muchos. Esto es lo que está haciendo hoy en día, por ejemplo, Herman Van Rompuy. 

Y dice acá: …confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana, esta mitad de septenario o de siete años, hará cesar el sacrificio y la ofrenda. O sea que el sacrificio y la ofrenda tenían que ser restaurados, pero los haría cesar. Pero luego dice: Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, o sea el anticristo declarado. Hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador. O sea, las siete tazas de la ira. Pero entonces nos damos cuenta de que el sacrificio continuo y la ofrenda deben ser restaurados; y luego, lo mismo dice en el capítulo 11:31, que es donde comienza esa mitad de la semana final, del septenario setenta. Entonces lo dice el verso 31; antes mostrará los pactos del anticristo, antes de declararse abiertamente anticristo; dice en la parte final del verso 30: …hará según su voluntad; volverá, pues, y se entenderá con los que abandonen el santo pacto. ¡Se entenderá con ellos! La gente es tan ecuménica hoy en día que vende la verdad por el ecumenismo. Nosotros no podemos entendernos con el diablo; con las mentiras no nos entendemos, no hay acuerdo ninguno; ¿andarán dos juntos si no estuvieren de acuerdo? Yo sé que para la gobernabilidad del mundo de Satanás es muy práctico, pero no para el reino del Señor Jesús. Nosotros no podemos entendernos con los que abandonan el santo pacto, si ni siquiera podemos comer con un “hermano” que llamándose hermano es fornicario, avaro, etc. Pero el anticristo es tan práctico, tan ecléctico, que se entenderá con los que abandonen el santo pacto. 

Entonces ahí dice: y se levantaran de su parte tropas que profanarán el santuario y la fortaleza, y quitarán el continuo sacrificio, y pondrán la abominación desoladora, que es la imagen de la bestia. Él prefiere una religión ecuménica, una junta de todas las religiones del mundo en vez de la verdad de Cristo. Entonces vemos ahí que el templo tiene que estar levantado porque dice que lo profanarán y quitarían el continuo sacrificio. 

En el tiempo de Antíoco Epífanes estas cosas tuvieron un cumplimiento parcial típico. Pero el Señor Jesús, cuando habló de la abominación desoladora, no contabilizó lo de Antíoco Epífanes como si fuera un cumplimiento definitivo, porque él lo volvió a colocar para el futuro; Él dijo: cuando viereis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel,  y lo puso en futuro. Inclusive vino después el año 70, y también aquello duró tres años y medio, que es una tipología de la gran tribulación. Pero 16 años después llegó el Apocalipsis y Juan vuelve a ponerlo en futuro; o sea que lo del año setenta fue también un cumplimiento típico, pero no fue el final. Entonces vamos a Apocalipsis 11, para ver la parte del templo; en este capítulo aparece este asunto. 

Apocalipsis 11:1; entonces me fue dada una caña semejante a una vara de medir, y se me dijo: Levántate, y mide el templo de Dios, el altar, y a los que adoran en él. Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte, y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles; y ellos hollaran la ciudad santa cuarenta y dos meses. La ciudad santa sería profanada, y también el templo por lo menos en la parte exterior, porque dice ahí: …pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte, y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles y ellos hollaran la ciudad santa cuarenta y dos meses. Entonces aquí Juan está hablando después del año setenta en el año 86, cuando ya había sido destruido hace 16 años antes el templo. Está hablando que estaría otra vez restaurado el templo pero que la parte de afuera sería hollada por los gentiles y la ciudad santa también cuarenta y dos meses. Entonces nos damos cuenta de que era necesario que el templo fuera restaurado; pero así como en el tiempo que aparece en el libro de Esdras, de Zorobabel, y Josué hijo de Josadac, comenzó por el altar, la restauración comienza por el altar para poder hacer el sacrificio continuo y poder hacer las ofrendas, porque sin consagración no hay casa de Dios, sin altar no hay ofrenda. Por eso el Señor Jesús le corregía a los fariseos que decían que lo importante era el oro y la ofrenda, pero Jesús dijo: el templo es el que santifica el oro, y el altar es el que santifica la ofrenda. Oro que no está en el templo no es oro santo, Dios no lo considera como propio; aunque Él es el dueño del oro y de la plata, Él quiere usar lo que se le consagra, Su servicio en Su casa; y lo mismo, ofrenda no puede ser ofrenda sin el altar; si algo no se sacrifica y se pone en el altar, no es ofrenda; entonces ¿qué es mayor? El altar que santifica la ofrenda. Esto es lo que enseña Jesús en Mateo 23. 

Entonces, es necesario como lo hemos leído en Jeremías, en Tesalonicenses y en todo esto que estamos viendo acá, y  también en las propias palabras del Señor Jesús, cuando dijo: cuando viereis la abominación desoladora puesta en el lugar santo. Donde no debe estar; o sea que está hablando de que se tenía que restaurar el templo. 

Ahora, hermanos, yo les mencioné la vez pasada, y esta vez lo voy a volver a mencionar complementando las cosas. Los judíos siempre esperaron eso, y dentro de los judíos hubo el tiempo de los pretanaítas, de los rabinos pretanaítas anteriores a la primera venida de Cristo; luego hubo los rabinos tanaítas de los primeros tres siglos de la Era Cristiana, los que escribieron la Mishná que comentaba el Antiguo Testamento; luego vinieron los rabinos Amoraítas que trabajaron del tres al siglo seis, hasta el período masorético cuando se empezaron a escribir los Textos de la Masorah característicos de la familia de  Ben Asher, y de la familia Ben Neftalí, etc. Fueron los Amoraím los que comentaron la Mishná y se formó la Guemará; y éstas dos formaron el Talmud que ha sido el libro sagrado de los Judíos ortodoxos; y ellos están esperando el templo. Después vinieron aquellos que escribieron comentarios a los libros Bíblicos, y también vino el apéndice al Talmud que fue la Toseftá, y los Midrashím o comentarios, y por fin, vinieron como decir esos grandes escolásticos, sabios, que fueron llamados los Gaones; y entre todos esos Gaones hubo uno muy famoso que fue el Gaón de Vilna, Vilna la capital de Lituania, donde hubo un gueto fuerte de los Judíos; incluso Antanas Mokus tiene esa descendencia, que fue alcalde de aquí de Bogotá Lituano-colombiano. Entonces el Gaón de Vilna tenía el don profético de entre los judíos y sus profecías se cumplían y por eso era muy respetado. Y él hizo una profecía y esa profecía tenía varias partes y todas esas partes anteriores se han cumplido hasta hoy; entonces se espera que el resto también se cumpla, porque sí se han cumplido las partes anteriores, y no se puede negar. Y la profecía era, más o menos así: él decía que se iba a levantar en Jerusalem; y ustedes podían ver, no sé si todavía pueden ver, (dice mi esposa que ya lo quitaron de internet, pero lo vimos varios aquí) la Sinagoga Hurva; él decía que se construiría la Sinagoga Hurva en Jerusalem, y se construyó la Sinagoga Hurva tal como él había dicho; pero él había dicho que los musulmanes destruirían esa sinagoga, y realmente vinieron los musulmanes y destruyeron la Sinagoga Hurva que fue construida una primera vez; pero él dijo que después de la destrucción de la Sinagoga Hurva, la primera destrucción por los musulmanes, sería levantada de nuevo, y de hecho se levantó de nuevo, y duró bastante tiempo hasta que otra vez, en las guerras, en los conflictos con los vecinos de Israel, fue destruida por segunda vez la Sinagoga Hurva como él dijo que sería destruida por segunda vez. Pero él dijo que volvería a ser levantada por tercera vez la Sinagoga Hurva y que cuando se terminara la Sinagoga Hurva por tercera vez de ser levantada, se comenzaría a levantarse por tercera vez el Templo de Jerusalem; esa fue la profecía. Aunque algunos lo niegan otros lo afirman públicamente desde el mismo Israel por los medios de comunicación en masa. Se construyó y fue destruida una vez, se volvió a construir y fue destruida una segunda vez; y ahora el gobierno de Israel la mandó a construir por tercera vez y el día de plazo para entregarla terminada es el 15 de Marzo de 2010; o sea en dos o tres mesecitos. A esa Sinagoga la vimos en fotos y ya casi está terminada, ya está lista, ya tú vez la fotografía hermosa; el mismo Estado de Israel la reconstruyó y se tiene que entregar el 15, de marzo. Por lo tanto, muchos de los judíos están esperando la reconstrucción, y el comienzo del Templo para el 16, comenzando por el altar y los sacrificios; y ellos no están esperando de una manera pasiva, sino que ellos han restaurado el Sanedrín y organizado la restauración del altar y el primer sacrificio; ya lo tienen todo listo. Los animales los tienen listos, ya están recogiendo las listas de las personas de Israel que se inscriben para ese sacrificio; los formularios ya están en internet y de cualquier parte del mundo cualquier judío puede participar y ellos dan siete shekels o siclos, la moneda que ellos dan, como unos dos dólares, que era, como se dice en el Antiguo Testamento, el siclo del santuario que hoy en día ellos lo están tomando con ese equivalente, y eso ya lo están recogiendo, ya la gente se está inscribiendo y ya los animales están todos listos, el altar ya lo hicieron con piedras no tocadas por mano humana no sacerdotal, ni hierro, sino con piedras que tomaron del mar Muerto; los sacerdotes ya prepararon el altar; el altar es móvil; ellos en cualquier momento o en cualquier situación lo van a subir allá para levantar el templo. Ya han tratado de hacer cosas antes. Hermano, en medio de toda esa situación, los otros les están exigiéndoles que se vuelvan a los tiempos de antes de 1967, que Israel devuelva lo recuperado legítimamente. Eso es lo que le exigen a Israel, que ceda Jerusalem oriental, pero Netanjahu se ha mantenido firme. Y hermano, ahora el 16 de marzo, justo cuando se termina el contrato del 15 de la Sinagoga Hurva, el 16 ya se establece el altar y se restablecen los sacrificios, según el deseo de los que están en eso según la profecía del Gaón de Vilna. Incluso hay quienes dicen que hasta los Rockefeller quieren participar aprovechándose de la situación. 

Hermanos, muchos años, de los años setenta hasta aquí, como decía la profecía: pasará Israel sin sacrificio. Pero para el tiempo final tenía que ser restaurado el sacrificio continuo y la ofrenda para poder poner después los fundamentos y restaurar el templo. Y ya el templo está prefabricado; eso se puede hacer rápido y ya la cosa está para éste año, ni siquiera para final de año sino para el primer trimestre del año; nosotros estamos hoy terminando enero, febrero es más cortito, y después marzo, mes y medio, casi. Hermanos, ¿en qué tiempo estamos? Entonces ¿se dan cuenta cómo las profecías nos están mostrando lo que está pasando? y lo que está pasando en Israel y en Europa, cómo esas dos cosas están paralelas. Entonces amados, estamos en una hora súper avanzadísima en la cual debemos ocuparnos en el Señor y en la tarea del Señor, dar el testimonio; el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará. Tenemos que estar ocupándonos del testimonio del Señor y Él se ocupará de nosotros. Amén hermanos, gracias por ésta oportunidad. 

 

Transcripción de Patricita Iafrancesco A., revisada por el autor. 

19 janvier, 2010

ISAGOGIA DE QOHELET

Classé dans : Non classé — giv1 @ 4:30

ISAGOGIA DE QOHELET.

El libro sagrado de “Eclesiastés” es de especial significado para mí, y le guardo un profundo aprecio, y gran gratitud a Dios por él, pues el Espíritu Santo lo utilizó conmigo de manera especial para preparar mi corazón para la evangelización, cuando era un estudiante de psicología, y me atosigaba con los libros de Freud, Nietzsche, Sartre y demás. Tengo la experiencia espiritual de haber sido tocado por Dios mientras estudiaba atentamente este libro. Aró la tierra en cuanto me despojaba de las falsas ilusiones humanistas con que nos engañamos a nosotros mismos debajo del sol; y tornó mi corazón hacia la búsqueda de Dios mismo.

“Y dediqué mi corazón a conocer la sabiduría, y también a entender las locuras y los desvaríos; conocí que aun esto era aflicción de espíritu. Porque en la mucha sabiduría hay mucha molestia; y quien añade ciencia, añade dolor…/…Después volví yo a mirar para ver la sabiduría y los desvaríos y la necedad; porque ¿qué podrá hacer el hombre que venga después del rey? Nada, sino lo que ha sido hecho. Y he visto que la sabiduría sobrepasa a la necedad, como la luz a las tinieblas. El sabio tiene sus ojos en su cabeza, mas el necio anda en tinieblas; pero también entendí yo que un mismo suceso acontecerá al uno como al otro. Entonces dije yo en mi corazón: como sucederá al necio, me sucederá también a mí. ¿Para qué, pues, he trabajado hasta ahora para hacerme más sabio? Y dije en mi corazón, que también esto era vanidad. Porque ni del sabio ni del necio habrá memoria para siempre; pues en los días venideros ya todo será olvidado, y también morirá el sabio como el necio…/…Y ¿quién sabe si será sabio o necio el que se enseñoreará de todo mi trabajo en que yo me afané y en que ocupé debajo del sol mi sabiduría? Esto también es vanidad…/…Porque ¿qué más tiene el sabio que el necio?…/…Respecto de lo que es, ya ha mucho que tiene nombre, y se sabe que es hombre y que no puede contender con Aquel que es más poderoso que él…/…Yo, pues, dediqué mi corazón a conocer sabiduría, y a ver la faena que se hace sobre la tierra (porque hay quien ni de noche ni de día ve sueño en sus ojos); y he visto todas las obras de Dios, que el hombre no puede alcanzar la obra que debajo del sol se hace; por mucho que trabaje el hombre buscándola, no la hallará; aunque diga el sabio que la conoce, no por eso podrá alcanzarla. Ciertamente he dado mi corazón a todas estas cosas, para declarar todo esto: que los justos y los sabios están en la mano de Dios…/…Me volví y vi debajo del sol, que no es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos…/…Ahora, hijo mío, a más de esto, sé amonestado. No hay fin de hacer muchos libros; y el mucho estudio es fatiga de la carne. El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala” (Ecl.1:17, 18; 2:12-16, 19; 6:8ª,10; 8:16, 17; 9:1ª, 11; 12:12-14). Y esto, por ahora, solo respecto de la sabiduría debajo del sol, sin lo relativo a muchas otras cosas.

Gracias a Dios que la moneda tiene dos caras: Si por una cara dice: “Vanidad de vanidades”, por la otra dice: “Cantar de los cantares”. Y el estilo y uso de las palabras es del mismo autor, como veremos; “Cantar de los cantares, el cual es de Salomón” (Cant.1:1); y una misma la inspiración y complementación dentro del contexto general de la revelación divina. A pesar de algunos cuestionamientos subjetivos aislados, el Eclesiastés ha sido reconocido tradicionalmente por el Judaísmo y por el Cristianismo como parte de las Escrituras Sagradas. El Señor Jesucristo, con su declaración general de que la Escritura no puede ser quebrantada (Jn.10:35b), incluye al Eclesiastés bajo Su cobertura. Lo mismo hace el Espíritu Santo con las declaraciones apostólicas (Rom.3:1, 2; 2Tim.3:16, 17). El hecho de que el Libro del Eclesiastés pertenezca al Canon de las Sagradas Escrituras inspiradas por Dios, tiene muchas implicaciones, no percibidas por el espíritu de escepticismo destilado sutilmente, y no tanto, por el modernismo liberal que se expande como un cáncer, arrastrando a la inconsecuencia y sus derivados nefastos. Por eso es necesario “cortar por lo sano”. Para el creyente en la inspiración de las Sagradas Escrituras, lo consecuente es atender cuidadosamente las declaraciones internas de ella misma. La hermenéutica debe ser acorde a la hermenéutica revelada intrínseca. En el juicio crítico acerca de cualquier documento, se debe presumir su autenticidad, hasta que no se demuestre fehacientemente lo contrario, habiendo oído con atención todas las ponderaciones y examinándolas exhaustivamente.

El Eclesiastés, al igual que todas las demás Sagradas Escrituras, ha sufrido el ataque inmisericorde del modernismo liberal corrosivo y escéptico. Su verdadera base, la de los ataques, es la sin razón de su antipatía incrédula, vestida de aparente racionalidad; pero ese tipo de crítica ha sido, a su vez, sometida también a la crítica, como corresponde en todo juicio, y ha resultado falsa y nula, dejando a la tradición impertérrida, y sin razones para inmutarse. Según la evidencia interna, la autoría se atribuye a Qohelet ben David, rey en Jerusalem (1:1): “Palabras del Predicador, hijo de David, rey en Jerusalén”. “Yo el Predicador fui rey sobre Israel en Jerusalén. Y di mi corazón a inquirir y a buscar con sabiduría sobre todo lo que se hace debajo del cielo…Miré todas las cosas que se hacen debajo del sol; …Hablé en mi corazón, diciendo: He aquí yo me he engrandecido, y he crecido en sabiduría sobre todos los que fueron antes de mi en Jerusalén; …y dediqué mi corazón a conocer la sabiduría,…Dije yo en mi corazón: Ven ahora, te probaré con alegría, y gozarás de bienes…Propuse en mi corazón agasajar mi carne con vino, y que anduviese mi corazón en sabiduría, con retención de la necedad, hasta ver cual fuese el bien de los hijos de los hombres, en el cual se ocuparan debajo del cielo todos los días de su vida. Engrandecí mis obras, edifiqué para mí casas, planté para mí viñas; me hice huertos y jardines, y planté en ellos árboles de todo fruto. Me hice estanques de aguas, para regar de ellos el bosque donde crecían los árboles. Compré siervos y siervas, y tuve siervos nacidos en casa; también tuve posesión grande de vacas y de ovejas, más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén. Me amontoné también plata y oro, y tesoros preciados de reyes y de provincias; me hice de cantores y de cantoras, de los deleites de los hijos de los hombres, y de toda clase de instrumentos de música. Y fui engrandecido y aumentado más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén; a más de esto, conservé conmigo mi sabiduría. No negué a mis ojos ninguna cosa que desearan, ni aparté mi corazón de placer alguno…Después volví yo a mirar para ver la sabiduría y los desvaríos y la necedad; porque ¿qué podrá hacer el hombre que venga después del rey?” (1:12, 13ª, 14ª, 16ª, 17ª; 2:1ª, 3-10ª, 12ª). Y así continúa en primera persona, dándonos testimonio de su propia vida privilegiada de rey sabio hijo de David, con la intención manifiesta de ver y enseñar cuál fuese el bien de los hijos de los hombres en el cual ocuparse por el resto de la vida en la tierra. Primero se dedicó a la sabiduría, y entonces también a los placeres y a las riquezas, volviendo luego con reflexiones a la sabiduría, habiendo examinando los desvaríos y la necedad. “He visto…, Entonces dije yo en mi corazón…, Aborrecí, por tanto, la vida…, Asimismo aborrecí todo mi trabajo que había hecho debajo del sol,…Volvió, por tanto, a desesperanzarse mi corazón acerca de todo el trabajo en que me afané, y en que había ocupado debajo del sol mi sabiduría…Yo he visto…, Yo he conocido…He entendido…Vi más debajo del sol…y dije en mi corazón: al justo y al impío juzgará Dios; porque allí hay un tiempo para todo lo que se quiere y todo lo que se hace. Dije en mi corazón: es así, por causa de los hijos de los hombres, para que Dios los pruebe, y para que vean que ellos mismos son semejantes a las bestias… ¿Quién sabe…? Así, pues, he visto…Me volví y vi…Y alabé yo a los finados…He visto asimismo que…Yo me volví otra vez, y vi…Vi….Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal. No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras. (Como también aprendió al final el sabio Job a cerrar la boca)…Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque Él no se complace en los insensatos.” (3:10ª, 12ª, 14ª, 16ª, 17, 18, 21ª, 22ª; 4:1ª, 2a, 3ª, 7ª; 5:1, 2, 4ª; Job 42:1-6). Con su volverse constante y progresivo, este rey sabio, hijo de David, y rey sobre todo Israel en Jerusalén, redescubre a Dios. Y por eso entonces aconseja, y por eso entonces continúa en los capítulos 5, 6 y 7 del Eclesiastés, con una serie de proverbios semejantes a los del Libro de los Proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel (Prov.1:1ss). Ahora habla con inmenso realismo de lo que aprendió en el parto; tanto de la vanidad de la vida debajo del sol, como de la parte del bien debajo de ella, como también del sentido trascendente de la vida en Dios mismo. “Respecto de lo que es, ya ha mucho que tiene nombre, y se sabe que es hombre y que no puede contender con Aquel que es más poderoso que él” (6:10); “Mira la obra de Dios…” (7:13ª); “He aquí que esto he hallado, dice el Predicador, pesando las cosas una por una para hallar la razón…He aquí, solamente esto he hallado: Que Dios hizo al hombre recto, pero ellos buscaron muchas perversiones” (7:27, 29). Y aquí el autor habla a la vez de sí mismo, tanto en primera como en tercera persona: he hallado; dice el Predicador; he aquí esto he hallado. Y sigue concluyendo: “Aunque el pecador haga mal cien veces, y prolongue sus días, con todo yo también sé que les irá bien a los que a Dios temen, los que temen ante su presencia; y que no le irá bien al impío, ni le serán prolongados los días, que son como sombra; por cuanto no teme delante de la presencia de Dios” (8:12, 13). Y terminando el capítulo 9, y a lo largo del 10, vuelve al tipo de proverbios semejante al del Libro de los Proverbios de Salomón, como lo venía haciendo en los capítulos 5, 6 y 7; y ahora en el capítulo 11 vuelve a los consejos, también semejantes a los de aquel Libro. Concluye, pues, con la tercera persona, que ya había introducido antes, definida e indefinida, el Predicador, un Pastor, alternándola con la primera literariamente, tal como lo hacemos muchos autores; yo mismo varias veces; “Ahora, pues, hijo mío…Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque este es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala” (12:12ª, 13, 14). Y el mismo Libro asemeja el Eclesiastés a los Proverbios: “Cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al pueblo; e hizo escuchar, e hizo escudriñar, y compuso muchos proverbios” (12:9).

Cantares, Proverbios y Eclesiastés comienzan de manera similar, pero con contenido progresivo: “Cantar de los cantares, el cual es de Salomón” (1:1). “Los Proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel” (1:1). “Palabras del Predicador, hijo de David, rey en Jerusalén” (1:1). Podríamos considerar a Cantares un Libro con los bríos de la juventud; a Proverbios un Libro de madurez; y a Eclesiastés un Libro de ancianidad. En Cantares el amor es más importante que el reinado, y en el inicio no se menciona el reinado, aunque en el interior sí; el nombre de Salomón es más importante que el título de rey. En Proverbios el nombre de Salomón se une al de su padre David y al título de rey, conforme a la majestad del apogeo. En Eclesiastés, conforme al espíritu íntimo del libro, aunque el autor se identifica como hijo de David y rey en Jerusalem, como también (v.12) rey sobre Israel, no obstante, prefiere ahora en la ancianidad, ya vuelto de sus andanzas vanas, ocultar humildemente el nombre tras la mera identidad del oficio de asambleísta congregador, lo cual se entiende del título Qohelet, traducido al griego en la Septuaginta como Eclesiastés. De la misma manera que Billy Graham, cuando fue convidado a lanzarse para la presidencia de los Estados Unidos, no se rebajaría de su condición de predicador para ser apenas presidente de la república. Es mejor la humildad del púlpito que la vanidad que rodea al trono. También Jacob, en su ancianidad, actuó de manera humilde y digna ante el faraón; como bien lo resalta Watchman Nee To Sheng en su libro “Transformados a Su semejanza”.

Qohelet es una palabra que proviene de Qahal, la cual última significa: asamblea, congregación, grupo, en cuanto sustantivo de origen; en cuanto verbo nominativo, diferenciado del anterior por las señales masoréticas vocales, significa: convocar reunión. Otras palabras derivadas de la misma raíz son: Qehilâ (que también significa asamblea o congregación), como igualmente: Maqhël. La Septuaginta traduce el verbo hebreo Qahal al griego Ekkaleö. Por eso también asamblea se traduce iglesia, de ekklesía; y por tanto, Eclesiastés de Qohelet. Pero la Septuaginta también traduce en varias ocasiones Qahal por: Sinagoga; por lo tanto, podría incluir también: Sínodo. A su vez, Qahal provendría del verbo Qôl: hablar, como aparece principalmente en Ezequiel y en los Documentos del Qumram. La terminación de Qohelet es femenina, como también sucede en castellano con nombres femeninos de extracción masculina, tales como Amparo, Socorro, Pilar, etc. Así Qohelet puede decirse en castellano: asambleísta, con terminación en “a” como los femeninos, pero aplicable a los dos géneros. Viendo, pues, todas las aplicaciones raizales, no está equivocado que algunas traducciones traduzcan Qohelet por Predicador. Y a veces un nombre común se torna propio. Por lo cual, el Midrás Qohelet Rabbah habla de los tres nombres del hijo de David, rey de Israel en Jerusalem: Salomón, Jedidías y Qohelet (QoR.I:1.3.1.2). Es interesante notar que aunque la terminación hebrea de la palabra Qohelet tiene visos femeninos, no obstante, en el hebreo bíblico generalmente se conjuga con verbos en forma masculina, con apenas una excepción en Eclesiastés 7:27, que algunos sospechan ser quizás una separación equivocada de palabras. (Véase Jack P. Lewis de Memphis, en DITAT; J. Y. Campbell, “Orígen y significado del uso cristiano de la palabra “iglesia” ”; Nils A. Dahl de Darmstadt, “Das Volk Gottes”; F. Zimmerman, “La Raíz “qahal” en algunos pasajes de la Escritura”).

El texto arriba referido del Midrás Qohelet Rabbah es el siguiente: “Se le llama de tres formas: Yedidías, Salomón y Qohelet. Rabí Yehosúa ben Leví sostenía en cambio que de siete: Agur, Yaqué, Lemuel, Itiel, más los tres mencionados son siete. Rabí Samuel bar Najmán decía a su vez que, en principio, los auténticos son tres: Yedidías, Salomón y Qohélet; admitía, sin embargo, los otros cuatro, siempre que se entendieran como apodo de Salomón, y que fueran dados con la intención de ser interpretados: Agur, porque había acumulado palabras de la Torá; Yaqué, porque vomitaba su discurso, como un cuenco que primero se llena y después se vacía; así Salomón aprendió la Torá primero para olvidarla después; Lemuel, porque habló contra Dios en su corazón al decir: yo puedo aumentar el número de mujeres sin pecar; Itiel, porque dijo: Dios está conmigo, así que puedo”. (Traducción castellana de la filóloga complutense Dra. Carmen Motos, del Midrás Qohelet Rabbah, publicado por la Biblioteca Midrásica, N.22, Navarra 2001). Las opiniones de los rabíes Yehosúa ben Leví y Samuel ben Najmán, de ser siete los nombres de Salomón, no me parece plausible, pues Agur ben Jaqué, Itiel I, Itiel II, Ucal y Lemuel (Prov.30:1; 31:1), son nombres de diferentes personajes: el primero, un sabio profeta; y el último, un rey; y los tres intermedios, los destinatarios de la profecía del primero mencionado. Salomón no solamente escribía, sino que también recopilaba la sapiencia de otros sabios (Prov.24:23; Ecl.12:9-11). Además, muchos de los Proverbios de Salomón, y de los que él recopilaba, fueron a su vez copiados en días del rey Ezequías de Judá (Prov.25:1). Los varones de Ezequías editaron, pues, tales colecciones, como también los Salmos davídicos y los Salmos asáficos (2Cr.29:30).

Sirva de glosa al margen en este momento, la llamada de atención acerca de que toda esta labor escrituraria y editorial de David, Asaf, Salomón, Ezequías y sus varones, incorpora el trasfondo mosaico, como pudo verse, por ejemplo en este escrito, en las alusiones de Salomón a los mandamientos de Dios, al igual que a la Ley en los Salmos; lo cual refuta las hipótesis documentarias de tipo wellhausiano. (Al respecto, véanse de este mismo autor Gino Iafrancesco V., los libros: “Aproximación a Crónicas”, “Preliminares a una exégesis cosmogónica” y “Al Principio”). Los asuntos filológicos se verán, Dios mediante, más adelante. Retomando el asunto de los nombres de Salomón según el Midrás Qohelet Rabbah, el autor mismo anónimo del mencionado midrás, apenas parece reconocer tres: Jedidías, Salomón y Qohelet. El último aparece alguna vez en hebreo con artículo, rebajándolo de la categoría de nombre propio a mero título; aunque también ya dije que a veces nombres comunes se tornan propios.

Examinando, pues, la evidencia interna, en lo que respecta a lo dicho por el mismo texto inspirado del Eclesiastés, su autor es Salomón Jedidías Qohelet, hijo de David, y rey de Israel en Jerusalem. Ciertamente que en el caso de libros judaicos no inspirados, y otros, algunas veces el autor asume un nombre que no es el propio, sino el de algún héroe bíblico; pero ese no puede ser el caso en un libro verdaderamente inspirado por el Espíritu Santo, según es el caso de Eclesiastés, de acuerdo a la enseñanza del Señor Jesús y sus apóstoles, pues se le estarían atribuyendo mentiras al Santo Espíritu. El autor de Eclesiastés fue hijo de David, rey de Israel en Jerusalem. La expresión simple “hijo de David”, ciertamente puede aplicarse no solamente a Salomón, sino también a otros hijos y nietos y descendientes de David, etc; pero la expresión “rey de Israel” solamente se puede aplicar a Saul, Is-Boset, David y Salomón, que fueron los únicos reyes de Israel que reinaron sobre las doce tribus. Pero como Saul e Is-Boset no fueron hijos de David, entonces solamente nos queda Salomón, que además fue rey de Israel en Jerusalem. Saul e Is-Boset no reinaron desde Jerusalem. El que Salomón diga que fue rey de Israel en Jerusalem, no significa que ya no lo sea cuando escribe, sino simplemente que lo ha sido, o que ha llegado a serlo.

Por otra parte, el hecho de que el autor de Qohelet haya dicho que fue engrandecido mucho más que los que fueron antes de él en Jerusalem, no significa necesariamente, como algunos sostienen, que el plural implica no ser Salomón el autor. Pero debemos tener en cuenta que antes de David, padre de Salomón, que se tomó la ciudad por mano de Joab, ya existieron reyes jebuseos en la ciudad anteriores a David y a la toma de Joab, los cuales también son aludidos en el plural; igualmente debemos incluir a Melquisedec, figura de Cristo. Además, cuando Salomón se refiere a que fue engrandecido más que los que fueron antes de él en Jerusalem, no dice necesariamente que fueron reyes antes de él en Jerusalem, sino simplemente que fueron en Jerusalem antes de él, no necesariamente reyes; por lo cual la frase puede también referirse a todos los que existieron o vivieron en Jerusalem antes de él, sin necesidad de haber sido reyes.

Las circunstancias reales que vivió Qohelet hijo de David rey de Israel en Jerusalem, fueron las típicas que vivió Salomón según lo dicho en otras de las Escrituras Sagradas que a él se refieren, como Reyes y Crónicas. No hay candidato mejor. Por lo tanto solo resta considerar los asuntos filológicos levantados imprudentemente por el modernismo escéptico liberal, refutados, no obstante, suficientemente por la erudición conservadora tradicional. Al igual que lo hasta aquí dicho, las consideraciones filológicas también constituyen evidencia interna.

Debemos tener en cuenta, dentro de las consideraciones filológicas, que ha existido una historia arqueológica de descubrimientos lingüísticos, posterior a las críticas apresuradas del modernismo liberal, especialmente de Cornill, Delitzsch, Driver y sus émulos, las cuales han sido acalladas por la evidencia documental. Supuestos neologismos en el Texto sagrado, se demostraron más bien ser arcaísmos semíticos comunes al hebreo, arameo, babilonio y ugarítico arcaicos. También el codearse salomónico con la cultura fenicia, que ya había rodeado a Hiram (y por supuesto también a Salomón), ha sido puesto de manifiesto especialmente por Mitchell Dahood, James Muillemberg y Margoliuth; de donde se ve que los supuestos arameísmos tardíos alegados, ya eran arcaicamente empleados en las inscripciones fenicias, como las de Eshmunazar y Tabnith. Además, Gleason Archer corrige algunas especulaciones de M. Dahhod, haciendo mucho más claro el contexto fenicio histórico arcaico. Los 97 términos que Franz Delitzsch, desde la supuesta autoridad únicamente de Cornill, alistaba como arameísmos post-exílicos, fueron fácilmente reducidos a una decena por Hengstemberg ya en su propia época, y mucho más por Robert Dick Wilson y Gleason Archer posteriormente (« Investigación científica del Antiguo Testamento » de Wilson, y « Reseña crítica de una introducción al Antiguo Testamento » y « Enciclopedia de dificultades bíblicas » de Archer, respectivamente). Y nadie puede dudar de la solvencia académica y filológica de estos expertos profesores especialistas en lenguas antiguas (Wilson en 45 lenguas, y Archer en 26). El tratamiento de Wilson sobre cada uno de los supuestos y alegados arameísmos tardíos es minucioso y contundente. Véase también al respecto su colección de artículos sobre el tema publicados en 1925 en la Revista Presbiteriana. Por otra parte, los términos salomónicos que reconoce E. Young en Cantar de los cantares, son los mismos que reconoce Archer en Qohelet. La discusión filológica modernista, que a su vez ha sido sometida también a la crítica, ha devuelto, desde la academia y la más reciente arqueología, la bandera de la vanguardia, irónicamente en los tiempos del post-modernismo, otra vez a la tradición judeo-cristiana más conservadora.

Gino Iafrancesco V., octubre de 2009, Bogotá D.C., Colombia.

28 mai, 2009

CONFLICTO DE PARADIGMAS (1)

Classé dans : Non classé — giv1 @ 19:51

CONFLICTO DE PARADIGMAS


                                                                    (1)

 


Después de la caída del hombre, cuya realidad está muy bien documentada en nuestra propia condición humana, aparte de las declaraciones infalibles de la Palabra de Dios,  Yahveh Elohim se dirigió a la serpiente antigua, Satanás, con palabras muy solemnes. El enemigo realmente hizo muchísimo daño sometiendo al poder del pecado y de la muerte a la naturaleza humana, dejándonos destituídos de la vida y gloria divinas. Pero ese grande y terrible desafío a Dios y a Su propósito, ya era de antemano conocido por el único Señor, el cual lo permitió para hacer notorias Sus grandezas y Poder. Entonces, cometida ya la profanación, dijo Yahveh Elohim a la serpiente: « Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar » (Sefer Toledot Adam, Gn.3:14, 15).

 

A partir de entonces la serpiente se arrastra alimentándose del polvo de la tierra de que fue hecho el hombre; necesita del poder latente del alma del hombre para cabalgar. Los demonios necesitan de los cuerpos hechos del polvo, así sean cerdos, para canalizarse y hallar reposo. Los demonios se alimentan de la mesa de los demonios aderezada por los hombres; por lo cual se reúnen como moscas alrededor de los sacrificios idolátricos. La serpiente engañó a la frágil mujer; pero ahora, la frágil mujer, según la promesa proto-evangélica de Yahveh Elohim, concibió una Simiente, La Simiente de la Mujer, el Hijo de la Vírgen, Emanuel, que aplastó la cabeza de la serpiente, aunque fue herido en el calcañar; es decir, mientras quebrantaba la cabeza de la serpiente en la cruz. Entonces, también,  la enemistad que atravesaría la historia, entre la serpiente y la mujer, y sus respectivas simientes, comenzó. Caín, molesto por la insuficiencia de su justicia propia, se ensañó contra el heredero de la gracia, y lo mató. Caín también hubiera podido ser heredero de la gracia divina, si también se cubriese, como Abel, con la sangre del Cordero; pero prefirió escoger la senda errante de los que se alejan por sí mismos de la presencia de Yahveh Elohim, y pretenden vivir en base a sí mismos, sin alimentarse del fruto del árbol de la vida divina, disponible tras la reconciliación de la expiación, prefigurada en las ofrendas de Abel.

 

La enemistad, puesta por Yahveh Elohim entre las dos líneas y simientes, no ha dejado de circular por las páginas de la historia, sobre todo en lo que atañe al paradigma de la familia de los fieles a Dios, enfrentado al paradigma polifacético de los que, como hijos del diablo, sus deseos de desplazar y remplazar a Dios por sí mismos, quieren cumplir. En el meollo de la explicación de los distintos conflictos históricos, se encuentran estos dos paradigmas enfrentados: el divino y el de la serpiente. Escudriñados los motivos humanos tras sus mitologías, religiones, filosofías, teorías, políticas y culturas, etc., se descubre mimetizado en el fondo, uno u otro paradigma. Acerca, pues, de esa enemistad puesta por Dios, de esa guerra necesaria e ineludible, hay mucho que decir, y mucha tela que cortar. El trasfondo profundo de esa enemistad, se traslada a los distintos campos del saber y del vivir humano. Y no debemos ser ingenuos, pues la guerra ya nos rodea, y entre nosotros ya se encuentra milenios ha. Por eso La Simiente de la Mujer, Jesucristo, dijo claramente: « El que no es conmigo, contra mi es; y el que conmigo no recoge, desparrama » (Mt.12:30; Lc.11:23).

 

Hoy leemos u oímos de filosofías monistas, dualistas, panteístas, deistas, por un lado, o teistas, por otro; de evolucionismo, o de creacionismo; de alta crítica modernista liberal, o conservadora; de medicinas alternativas de trasfondo panteista y dualista, y hasta paranormal, o de procurar una ciencia objetiva e integral; por un lado, de antisobrenaturalismo y naturalismo a ultranza, o sobrenaturalismo, por el otro lado, etc. Todo este maremagnum de tendencias, incluso en las teorías económicas, esconde bajo sus espumas, el conflicto paradigmático de raíz proto-evangélica del que hacemos mención. Incluso también, con muchísima más razón, y por causa de una mayor cercanía al núcleo vital del asunto, las guerras de religión, incluso en su campo meramente cultural, se encuadran perfectamente dentro de este diagnóstico de orígen bíblico. El acatar o no a la Biblia como depositaria de la legítima y divinamente inspirada Palabra de Dios, está dentro del mismísimo meollo de la enemistad prevista. El terreno para todo tipo de hostilidad está perfectamente abonado, y es ingenuo pretender confiar en un contradictorio humanismo globalista meramente pragmático. ¿Pragmatismo en qué dirección?. Los humanistas globalistas pragmáticos, principalmente las élites usufructuarias, se levantan en su propio fundamentalismo draconiano, contra todos los demás fundamentalismos. Pues realmente la guerra es entre fundamentalismos, entre lealtades; y al final de todo, estas últimas lealtades se reducen a dos: para con Yahveh Elohim, o para con la serpiente. Valdría la pena continuar penetrando tras los velos de esta singular contienda.

 

Gino Iafrancesco V.

Colombia, Bogotá, 2008.

CONFLICTO DE PARADIGMAS (2)

Classé dans : Non classé — giv1 @ 19:49

CONFLICTO DE PARADIGMAS

(2)

Regiones de campo.-

El amplio campo general, donde se pelean las grandes batallas de la fe, según una breve introducción al discernimiento del conflicto de paradigmas, podría subdividirse en varias regiones, de acuerdo al contenido, que podríamos llamar dogmático. Dogma se ha dado en llamar a cada una de las grandes verdades reveladas por Dios, y que se derivan directamente de las Sagradas Escrituras. Por ejemplo, podríamos reconocer algunas regiones de ese campo general, en el mismo hecho de la Revelación Divina acerca de Dios mismo como Uno y Trino; igualmente en lo relativo a la Encarnación del Verbo de Dios, a la Expiación, a la Resurrección, al Espíritu, a la Justificación por la Fe, a la vida santa, al cuerpo de Cristo, al propósito eterno de Dios y el futuro. También, por otra parte, se reconocerían regiones especiales del campo de batalla, en aquellos respectos que han sido característicos del Judaismo y Cristianismo Bíblicos, tales como los conceptos mismos de revelación, creación y redención, que caracterizan a estas dos grandes religiones complementarias. Pero todos estos ítems fundamentales de la fe revelacional bíblica, que constituyen las columnas del paradigma llamado « de la Simiente de la mujer », en contraposición al llamado « de la serpíente », tienen su mismo nido en el hecho histórico de la existencia de las Sagradas Escrituras: El Antiguo y Nuevo Testamentos. De manera que la Bibliología llega a resultar el campo de batalla medular, la punta de lanza, donde se juega el pulso contra la apostasía y la herejía. Sí, la apostasía ha escogido como uno de sus blancos favoritos, la sacralidad de las Escrituras Judeo-Cristianas. Así como la herejía brota en las regiones de la hermenéutica.


La batalla alrededor de la Revelación Divina.-

Los grandes líderes que ha conocido la humanidad, a quienes los hombres siguen, y que se alínean bajo una u otra bandera paradigmática, desde la más arcaica antigüedad, alinderaron sus posiciones en relación a la Revelación Divina. El hecho, pues, de ésta, hace que los hombres se identifiquen o con el paradigma « de la Simiente de la mujer », o con el paradigma « de la serpiente ». El Sefer Toledot Adam nos presenta el significativo relato primigenio del asalto de la serpiente a la inocencia humana. Por eso la Apocalíptica Sacra Neotestamentaria le llama al dragón como el engañador de las naciones. Y el Toledot recién mencionado y otros Rollos Sagrados (como Isaías y Ezequiel) nos desnudan el núcleo de la intención draconiana. Se intenta sustituir a Dios por el sí mismo, para lo cual se le tergiversa a Dios con el propósito específico de hacerle malentendido y desfigurar Su verdadero carácter y el de Sus propósitos. Y esto se realiza con el fin de usurparle la debida adoración. Esa es la raíz de la paganización, la cual está detrás de las teogonías y teurgias mitológicas. Teogonías en cuanto al supuesto orígen de los llamados dioses; y teurgias en cuanto a sus supuestas obras. La llamada Nueva Era de hoy, es apenas la misma vieja era de nuevo. A las teogonías y teurgias siguen las cosmogonías hasta desembocar en los variados evolucionismos actualizados. Tales son las raíces religioso-filosóficas y pseudo-científicas del paradigma draconiano contemporáneo.


Grandes influencias sobre la humanidad.-

Investigadores actuales y anteriores, colocan a Jesús, Mahoma e Isaac Newton, como las mayores influencias sobre la humanidad, seguidos quizá por Marx, Nietzsche, Freud y Darwin. Otros quisieran ver en esa lista privilegiada quizás a Moisés, Pablo y Lutero, a Buda y Zoroastro, Kant y Hegel, Kierkegaard o Heidegger, Einstein y algún otro moderno o posmoderno. Dificilmente todos estarían de acuerdo, por causa precisamente de la escogencia de paradigma en las simpatías de carácter personal. Dios mismo nos ha concedido este breve (en relación con la eternidad) paso por la vida, para que tengamos la ocasión de tomar posición personal, aunque Él soberanamente se reservó, por gracia y por derecho, a los niños y a los abortados, además de « la descendencia de la mujer » del apocalíptico proto-evangelio.

En cuanto a Jesús, el Señor Jesucristo, Su bibliología y Su hermenéutica fueron fideístas; es decir, fieles al contenido de la Revelación Divina en las Sagradas Escrituras. Enseñó que las Escrituras no pueden ser ignoradas, ni abrogadas, ni quebrantadas, sino que los cielos mismos y la tierra pasarían antes que fallase una sola yod o daguesh lane de ellas en cumplirse. Ante toda tentación respondió con el Escrito está. Y aún en Su resurrección histórica se ocupó de enseñar lo que las Escrituras decían. Así que el paradigma genuinamente cristiano es fiel a la mente de Cristo, pues es formada por Él.

Mahoma mismo confesó en el Korán al Señor Jesucristo como Verbo y Mesías ascendido que regresará, pero sin entender lo que eso significa; por eso son hoy los musulmanes, y no la cristiandad, los que guardan, en el Monte de los Olivos, la mezquita que recuerda Su ascención. Mahmud Amanidejad, líder chiita iraní actual, presidente de Irán, confesó recientemente en las Naciones Unidas, el retorno de Jesucristo acompañado del esperado Mahdi chiita.

Newton realmente se preocupó más de profecía que de la gravitación universal. Su libro de Principios Matemáticos de Filosofía Natural, según él mismo confiesa, era apenas para él un hobbie; lo que realmente le trasnochaba era entender a Daniel y al Apocalipsis de la Biblia. Su obra al respecto es sobresaliente y recomnedable especialmente al respecto del desarrollo de los 10 cuernos de la cuarta bestia de Daniel 7.

Marx, en su juventud, escribió acerca de las palabras de Jesús registradas por el Evangelio según Juan 15. Luego apostató y se declaró abiertamente poseedor de la espada del príncipe de las tinieblas, y cuya pasión era destruir el mundo que le estorbaba en su camino al caos y a la destrucción. La poesía de Marx habla más alto que su Capital y sus manifiestos controlados por Engels, el agente de la plutocracia que lo utilizaba.

Nietzsche, en el manicomio, y al final de su vida, con la mayor de sus corduras confiesa a Jesucristo, sin negarle los laureles de la victoria sobre su peor enemigo, según él mismo se decía antes; ahora prefiere deshacer el mito del anticristo para tristeza de sus biografos idólatras.

Freud se desmaya en los brazos del Jung que capitanea el mundo del ocultismo y confesó ver de lejos, en sus experiencias paranormales, a la ciudad celestial, a la cual también confesó no tener acceso.

Darwin confiesa, preocupado en su ancianidad, a Lady Northfield, mientras estudia la Epístola a los Hebreos, que sus escritos evolucionistas eran pensamientos inmaduros de su juventud que habían sido convertidos en religión por los hombres.

Moisés confiesa que el Mesías vendría y era necesario oirle para no ser desarraigados. Pablo vive en Cristo y para Cristo. Lutero, procurando entender a Pablo, se declara también verdaderamente cristiano. Buda, en su antropología atea, busca escapar. Zoroastro aprende de Daniel, jefe suyo en Persia, y su escatología integra en el Yasna, Bundahish y Zend Avesta la esperanza mesiánica de Daniel, que los magos de la estrella de Belén siguen. Kant se doblega moralmente a la crítica de la razón práctica. Hegel se pretende la manifestación divina, cual la serpiente. Kierkegaard prefiere dar el salto de fe en su existencialismo teológico. Heidegger, agnóstico, se vuelve a la poesía, y confunde a Bultman. Einstein dice apenas entender los bordes de los pensamientos de Dios. Pero el Señor Jesucristo dice: « Quien me ha visto a Mi, ha visto al Padre…Nadie viene al Padre sino por Mi. Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida« .

Deberíamos, pues, dedicarle, Dios mediante, un tiempo, por lo menos, a la panorámica de la Biblilogía Histórica en este discernimiento del conflicto de paradigmas, no sin antes ver algo acerca de las consideraciones de teología meramente natural.

———————————————————

Gino Iafrancesco V.

Cruzeiro do Oeste, Paraná, Brasil.

10 de octubre de 2008.

CONFLICTO DE PARADIGMAS (3)

Classé dans : Non classé — giv1 @ 19:46

CONFLICTO DE PARADIGMAS

(3)

 

 

Distinción entre revelación general y revelación especial.-

 

Como metodológicamente correspondería, antes de adentrarnos un poquito en las consideraciones de bibliología histórica, como campo especial donde se da el conflicto de paradigmas, convendría no pasar por alto la necesaria antesala de lo que ha sido llamado la revelación general y su conexión con la teología natural. Por una parte, desde los albores mismos de la humanidad, ha acompañado al hombre la revelación divina especial (Gn.2:16-18; 3:8-19, 21-24; 4:6-16; 6:13-22; 7:1-5; 8:15-17; 9:1-17).

 

Ésta última, como testimonio de la intervención actuada y hablada de Dios directa y personalmente para con el primer hombre, y los demás, desde el principio, se distingue del testimonio indirecto, esperando ser deducido y percibido por el hombre, acerca de Dios, a través de las huellas divinas en la naturaleza (Job 12:7-9; Salmo 19:1-4ª; Hchs.14:17; 17:26-29; Rom.1:18 a 2:16). Así, pues, que, por una parte, hay una diferencia cualitativa entre la revelación meramente general a todos los hombres, por medio de las cosas creadas, y la revelación especial como intervención histórica y redentiva, además de directa y canónicamene registrada, en la historia humana, que ahora podríamos llamar sagrada, dirigida también a todos los hombres sin excepción (Ezq.33:11; Mr.16:15, 16; Hchs. 17:30, 31; Col.1.28; 1Tim.2:4; 2ªPd.3:9; 1Jn.2:2).

 

Distinción entre revelación general y teología natural.-

 

Por otra parte, también existe, como bien lo señala G. C. Berkouwer juntamente con su bibliografía comentada, especialmente en sus Estudios de Dogmática, una distinción ontológica y epistemológica entre revelación general y teología natural. Revelación general se refiere al hecho divino de la intención cumplida de Dios de revelarse, aunque solo sea parcialmente, aunque también verdaderamente, por medio de sus obras creadas. En cambio, teología natural se refiere al percibir humano de esa revelación general. La falta, en el barthianismo, de esa distinción ontológica y epistemológica necesaria, hicieron que el moderno asalto de Karl Barth a la teología natural, resultase neutralizado. Ni siquiera Calvino, al que pretendía en parte regresar Barth, tuvo tal confusión epistemológica, de confundir los planos de la oscura percepción humana y el hecho divino y objetivo de la revelación. La ceguera del hombre caído no disminuye la realidad objetiva del actuar divino; y por lo contrario, conmueve a Dios para un actuar mayor. Por eso aparece la escala ascendente desde la revelación general hacia la especial, y a su vez, de éstas hacia la iluminación progresiva, no tan solo en el plano de la gracia soberana, sino también en el plano del carácter divino que soberanamente decidió tener en cuenta trascendentalmente la responsabilidad humana, capacitada ahora por la divina gracia común. El Dios soberano, como Novio que espera el sí de la Novia, escogió, por dignidad, la colaboración humana, y no desiste de ella, ni siquiera después de la caída del hombre. Por eso la gracia divina capacita de nuevo universalmente para la responsabilidad, pero no la sustituye (A Tito 2:1). Por eso mismo también, por causa de la responsabilidad capacitada por la gracia común, y que recibe (Jn.1:12) o afrenta la gracia divina (Hchs.7:51; Heb.10:29), existe igualmente el justo juicio divino. Fue, pues, la misma soberanía divina la que constituyó en trascendental a la responsabilidad humana (Mt.16:24; 19:211; 20:27; 21:28-32; 23:37; Mr.8:34 35; 9:35; 10:43, 44; 14:7; Lc.13:34; Jn.7:17; Dt.20:19; Ap.22:17), aunque ésta última, con toda su sola fuerza, no sea capaz de salvar al hombre (Jn.6:65; 15:5c; Rom.8:8, 7; 9:16) . La redención en Cristo, recibidos (Cristo y redención) por fe, y fe dada universalmente a todos con el testimonio y la resurrección históricos y objetivos de Jesucristo (Hchs. 17:31), es la única fuente de salvación, pues no hay lugar para la jactancia humana, como enseña el apóstol Pablo (Rom.3:27), en el don de la fe que viene por el oir el testimonio de Dios (Rom.10:17).

 

 

 Legitimidad de la revelación general reconocida divinamente.-

 

Es la misma revelación divina especial, canónicamente registrada en las Sagradas Escrituras bíblicas, la que nos señala el lugar legítimo de la revelación divina general a través de la naturaleza. No podemos pasar por alto las declaraciones de Jesús, de Pablo, de los salmistas y escritores sapienciales, etc., divinamente inspirados, que nos hablan de la intención divina de dejar Sus huellas mimetizadas en todas Sus obras. La firma de Dios está allí para ser primeramente sospechada, entonces buscada, entonces encontrada y escudriñada, a manera de clave gravitatoria que nos atrae hacia Él mismo. Este campo es, pues, también, una antesala que deja al hombre sin excusa. Si bien, también debemos tener en cuenta el hecho de que el hombre caído no conoció suficientemente a Dios por su sabiduría meramente humana (1Cor.1:21). Ésto, por culpa del hombre mismo; no por carencia de revelación objetiva. Como dice el dicho popular: “No hay peor ciego que aquel que no quiere ver”. Así que los ataques de la llamada “ilustración” a los tradicionales argumentos teológicos, se descubren como meras falacias escapatorias y culpables, que apenas muestran la deslealtad humana a Dios.

 

Analogía del amor y la luz.-

 

Como dijo Jesucristo: “Sin causa me aborrecieron” (Jn.15:25b). Y también dijo: “Esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios” (Jn.3:19-21).

 

No es de extrañar, en este contexto, entonces, el por qué del conflicto de paradigmas. La hostilidad, sin causa, injusta y perversa, contra Dios, se convierte en hostilidad contra Jesús y los Suyos. “No puede el mundo aborreceros a vosotros; mas a mi me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas…/…Si fuérais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mi me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. Mas todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado. Si yo no hubiera venido, ni les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa por su pecado. El que me aborrece a mi, también a mi Padre aborrece. Si yo no hubiera hecho entre ellos obras que ningún otro ha hecho, no tendrían pecado; pero ahora han visto y han aborrecido a mi y a mi Padre…” (Jn.7:7; 15:19-24).

 

En el fondo, es una cuestión de amor. Cuando Judas Tadeo Lebeo, hermano de Jesús, le preguntó: “¿Cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo?” (Jn.14:22), Jesús le respondió haciendo diferencia entre aquellos bajo el paradigma de  la “Simiente de la Mujer”, Sus discípulos, y aquellos del paradigma “de la serpiente”, los hijos del diablo, cuyos deseos quieren cumplir, de sustituir a Dios por sí mismos, haciéndose a sí mismos dioses. “El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del que me envió” (Jn.14:23, 24).

 

Frente, tanto a la revelación general, como a la especial, ¿por qué hay alinderamientos diferentes? Principalmente por causa del amor o no a Dios. Tal amor o des-amor se encuentra detrás de la formulación de cada paradigma, sea el que sea, tanto en lo genérico, como en lo minucioso. Las justificaciones conceptuales tienen como base este amor, o esta carencia de amor. “Los limpios de corazón verán a Dios” reza la bienaventuranza cristiana.  ¿Por qué no oís vosotros mis palabras?, dice el Señor, porque no sois de mis ovejas. Mis ovejas conocen mi voz y me siguen y al extraño no seguirán, porque no conocen la voz de los extraños. En este campo juega un papel importantísimo el conocimiento por el Espíritu; algo que los electores del árbol que mata no conocen. No ven, porque no quieren; para no ser estorbados en sus egolatrías. No importa cuanto disfracen eruditamente su miseria; su erudición no puede esconder las plumas de su des-amor. Un paladar espiritual aguzado puede discernir el espíritu motriz de toda clase de argumentación. Esta epistemología espiritual, fácil a los niños, ha sido desechada por aquellos que por ella son descubiertos y expuestos. Lo demás es cuento, o tragedia.

_______________________________

Gino Iafrancesco V., 11 de diciembre de 2008, Bogotá D.C., Colombia.

CONFLICTO DE PARADIGMAS (4)

Classé dans : Non classé — giv1 @ 19:43

CONFLICTO DE PARADIGMAS  

(4)

   Con otro de los centenarios de Charles Darwin, comienzan a aparecer cantidad de nuevos panegíricos, llenos de entusiasta fe evolucionista; pero como generalmente lo hacen, siguen también vacíos de verdaderas respuestas científicas. La insistente fe evolucionista y su forzado entusiasmo a manivela, solo presenta frases altisonantes pretendiendo dar por sentado lo indemostrado, y peor aún, lo refutado; al mismo tiempo que procuran ignorar u ocultar el verdadero involucionismo de la historia real del darwinismo. Es la nota común de la intolerancia pro-darwinista, pontificar y al mismo tiempo denigrar, al mejor ejemplo de la superstición barata, como si el disfraz de « científico » fuera lo mismo que serlo. La carencia de argumentación seria es lo más notorio en estos panegíricos. Se ataca con intolerancia, mas no con ciencia, al creacionismo, pero no se responden sus argumentos. Richard Dawkins, el más caracterizado y actual pontífice militante del evolucionismo ateo, ni siquiera quiere conversar con quien cree en Dios; simplemente le da la espalda. Esa es toda su argumentación. En vez de panegíricos y displicencias, desearíamos ver cómo se responde científicamente a la seriedad de los argumentos que desde su inicio se han levantado contra el evolucionismo. Ya estamos cansados de meras asunciones y pataletas.

   El propio Charles Darwin, cuyo evolucionismo juvenil se basaba más que todo en la llamada « selección natural », destacó él mismo el punto flaco de su propia hipótesis. Se atuvo a la paleontología, pero esta no resultó ser su amiga. Mucho menos la genética. Precisamente en ese campo comenzó la historia de la involución del darwinismo. Mendel y las leyes de la genética fueron de los primeros que forzaron el comienzo del continuado revisionismo involutivo del darwinismo. El revisionismo Lamarckiano pretendió entonces que los caracteres adquiridos gracias a la influencia del medio ambiente serían heredados; pero fueron muchos los ratoncillos de laboratorio que dejaron sin cola al nacer, por generaciones, pero los genes seguían produciendo colas. La derrota del Lamarckianismo derivó entonces en la llamada hipótesis de la « ortogénesis », a la que no tardó mucho en intentar refutar Hugo De Vries con la nueva hipótesis de las mutaciones a gran escala, los monstruos viables. ¡Cuan grande fe! Y ¡Cuan variable! Jean Piaget, en su obra « Epistemología del pensamiento biológico », al contrastar y analizar las diversas hipótesis evolucionistas, cerca de 40 diferentes, concluye que el biólogo no toma sus datos de la realidad, sino que proyecta sobre ésta sus propias presuposiciones.

   Las respuestas a Dawkins, y todavía mucho más, las preguntas de autores como Phillip Johnson, han sido sumamente serias. Requieren mucho más que las espaldas y el sarcasmo intolerante. Los asertos de Phillip Johnson no han sido respondidos con altura, que yo sepa, por ninguno de los panegiristas modernos del darwinismo. Repásense, por favor, lentamente los argumentos de Phillip Johnson, en obras suyas tales como: « Darwin a la prueba », « Ciencia, intolerancia y fe », « Las preguntas ciertas », etc., para constatar y ver si en los panegíricos de centuria se vislumbra alguna respuesta científica. Lo mismo acontece con las obras de los defensores del diseño inteligente, tales como Charles B. Thaxton (El Misterio del orígen de la vida), William Dembski (Diseño inteligente), Michael Behe (La caja negra de Darwin), que son vilipendiados de « creacionistas », pero no refutados ni respondidos con argumentos científicos. En estos días, mientras la obra del ferviente pontífice Dawkins: « El Delirio de Dios », se convierte en best seller, sus propios compañeros de profesorado en Oxford, los doctores Alister & Johanna McGrath escribieron una acuciosa respuesta titulada: « El Delirio de Dawkins », cuya lectura recomendamos. Como buen atalaya de las publicaciones al respecto de los desarrollos actuales, sobresale desde España la obra del biólogo Dr. Antonio Cruz: « Darwin no mató a Dios », como pretende el deseo de los panegiristas. Igualmente de valor son sus numerosos artículos permanentemente publicados en internet.

   Después de la demoledora realidad demostrada por Rudolf Clausius dentro del campo de la ciencia termodinámica, en especial la segunda ley, la de la entropía, y cómo ésta afecta terriblemente las ínfulas de la hipótesis evolucionista, se le otorgó apresuradamente el premio Nobel a Illia Prigogine, por especular, aunque por varios años alejado del laboratorio, sobre cómo la llamada « negato-entropía » hubiera podido vencer a la entropía. Lo que no hicieron igualmente notorio los premiantes fue la refutación de las especulaciones de Prigogine realizada por los Ph.D. Dres. Henry Morris y Duane T. Gish. No he visto ninguna refutación científica del trabajo de estos últimos; acerca de lo cual puede leerse en: « La Termodinámica y el orígen de la vida » I y II respectivamente.

   El conflicto de paradigmas da cuenta, pues, de los alinderamientos actuales en la batalla entre creacionismo y evolucionismo. El paradigma de La Simiente de la Mujer es creacionista; el paradigma de la serpiente y su simiente es evolucionista; si bien, dentro de la referida involución histórica del darwinismo, se ha dado lugar también para un intento de « reconciliciación » en el llamado « evolucionismo teísta », como el actual del director del proyecto Genoma Humano, Dr. Francis S. Collins, en su libro: « El Lenguaje de Dios », donde reconoce a Dios, y la deuda del científico con los escritos de C. S. Lewis. Pero Yahveh Elohim dijo claramente que pondría enemistad, y no reconciliación, entre los dos paradigmas primigenios y sustentatrices. No olvidemos lo ya sabido acerca de Charles Darwin mismo en su ancianidad; como llamó a su casa a Lady Northfield para pedirle que dirigiera estudios bíblicos en su propia morada. Ella lo encontró absorto en la que él mismo llamó « majestuosa » Epístola a los Hebreos; y cuando ella le reportó lo que se hacía con su hipótesis, el anciano Darwin se lamentó muy preocupado por el hecho de que los hombres hubieran tomado como religión « los inmaduros pensamientos de su juventud »; en sus propias palabras.

——–

Gino Iafrancesco V., Bogotá D.C., Colombia, 2009-02-09.

CONFLICTO DE PARADIGMAS (5)

Classé dans : Non classé — giv1 @ 19:41

CONFLICTO DE PARADIGMAS

(5)

Todavía dentro del asunto del conflicto de paradigmas, en el área de la cosmogonía y principalmente de la bibliología, donde la apostasía escogió  asentar sus reales, es necesario considerar algunos hechos, además de los ya relacionados con el evolucionismo, y con la revelación general encarada por la teología natural. La bibliología se encuentra precisamente en el centro del huracán del conflicto de paradigmas.

Tomando la antorcha de manos de D. J. Wiseman (Nuevos descubrimientos en Babilonia acerca de Génesis), R. K. Harrison (Introducción al Antiguo Testamento), y en parte también de A. H. Sayce (

La Alta Crítica del Pentateuco y los Monumentos), principalmente, en las áreas de la arqueología bíblica y de

la Alta Crítica, tenemos los hechos de los descubrimientos arqueológicos que nos ayudan a entender mucho mejor los asuntos relacionados  con los llamados Toledot de Génesis y siguientes. La palabra hebrea Toledot, bien puede traducirse Relaciones, pues incluye relatos, historias, orígenes, generaciones, genealogías, ascendencias, descendencias, etc. Tales Toledot, de los que en Génesis fueron incorporados por Moisés alrededor de uma decena, conformarían tabletas arqueológicas típicas provenientes de la antigüedad patriarcal, actualizadas dentro de una redacción fluída por las ediciones mosaicas, josueicas y samuélicas principalmente.

Los principales Toledot de Génesis son los siguientes: (1) Libro de las Relaciones de los Cielos y
la Tierra, según el veterano texto septuagíntico, (2) Libro de las Relaciones de Adam, (3) Relaciones de Noé, (4) Relaciones de los hijos de Noé, (5) Relaciones de Sem, (6) Relaciones de Taré, y luego del Ciclo de Abraham y anterior al Ciclo de José: (7) Relaciones de Ismael, (8) Relaciones de Isaac, (9) Relaciones de Esaú y (10) Relaciones de Jacob. Siendo los autores de las tabletas arqueológicas los mismos autores patriarcales mencionados, aunque con las ya susodichas actualizaciones editoriales inspiradas de Moisés, Josué y Samuel principalmente.

Muy diferentes a las consideraciones científicas arqueológicas han sido las innumerables conjeturas desde Astruc, Ilgen, Eichorn y las posteriores hipótesis documentarias Wellhausianas, donde el conflicto de paradigmas ha llegado a su cúspide. Con Julius Wellhausen y sus émulos principalmente en Alemania, se ha llegado a la mayor confusión y apostasía. No obstante, dentro de la misma Alemania surgió la reacción conservadora de Hengstemberg, principalmente en Sus Discertaciones acerca de la genuinidad del Pentateuco, seguido por Haevernick, Keil, Wilhem Möeller y Dreschler. Pero la antorcha de la corriente corrosiva modernista liberal alemana fue llevada a los países anglófonos por el Obispo Colenso, al que entonces hubo de hacerle frente William Henry Green, en su obra El Pentateuco vindicado de las dispersiones del obispo Colenso, como también a otros seguidores anglófonos. La obra de William Henry Green ha sido sobresaliente al respecto, destacándose dentro del género varias obras suyas tales como: Moisés y los Profetas, Las Fiestas hebreas, Introducción al Antiguo Testamento (El Canon y el Texto), y principalmente sus últimas obras

La Alta Crítica del Pentateuco y La unidad del libro del Génesis.

Para aquella época ya había surgido en Princeton la reacción al liberalismo teológico. Al principio Princeton se había caracterizado por la bandera de la ortodoxia conservadora, como en los tiempos de Hodge, Alexander y Barfield; pero cuando la facción modernista liberal del presbiterianismo exigió representación en Princeton, entonces el cristianismo bíblico reaccionó mostrando las grandes diferencias entre la religión revelada y el humanismo liberal. Gresham Machen hizo historia con su libro Cristianismo VS liberalismo y con sus gestiones, de manera que la corriente conservadora de Princeton derivó casi en su mayoría en la nueva línea de Westminster. El Libro de N. Stonehouse acerca de Gresham Machen da buena cuenta histórica de estos acontecimientos.

Fue entonces que, ya una vez muerto William Henry Green, le sucedió en su cátedra el famoso erudito conservador y gran filólogo Robert Dick Wilson. Son muy recomendadas entre sus obras: Escolar el Alto Criticismo?, Uma Investigación Científica del Antiguo Testamento, y la excelente obra Estudios en Daniel. Robert Dick Wilson continuó, pues, y actualizó la obra de William Henry Green. A su vez, Edward Young (Introducción al Antiguo Testamento) continuó y actualizó la obra de Robert Dick Wilson. Igualmente, Gleason Archer (Reseña histórica de uma Introducción al Antiguo Testamento) continuó y actualizó la obra de Edward Young. Esta ha sido, pues, la ruta de relevos en este avance de la antorcha conservadora que defiende el paradigma de
la Simiente de la mujer, frente a los conjeturales movimientos incrédulos del paradigma de la serpiente apóstata, en este importantísimo campo de la bibliología.

La escuela de Wellhausen y sus émulos ha sido también además abatida por numerosos trabajos de muchos otros eruditos conservadores. Destacamos aqui los vários trabajos de Harold Wiener, septuaginista y principalmente desde la baja crítica, Aalders (Uma corta introducción al AntiguoTestamento, aunque breve, muy concisa y útil), O. T. Allis (Los 5 libros de Moisés). El trabajo de Josh McDowell frente a los críticos contra el Nuevo Testamento es valioso; como también el trabajo de Herman Ridderbbos contra Bultman.

Jesús dijo: « He aqui yo les envio sábios y escribas; y de ellos a unos mataréis y a otros perseguiréis de ciudad en ciudad« . Quiera Dios que el trabajo importantísimo de estos santos sea aprovechado antes de que muerda la serpiente.

Gino Iafrancesco V., 30-03-2009, Monte Mor SP Brasil.

CONFLICTO DE PARADIGMAS (6)

Classé dans : Non classé — giv1 @ 19:39

CONFLICTO DE PARADIGMAS

 

(6)

 

Quizá sea necesario, para mayor claridad de algunos de nuestros lectores, ampliar un poquito más lo relativo al conflicto de paradigmas en el área de la bibliología; especialmente en el campo de la Alta Crítica del Pentateuco. Los críticos modernistas liberales acostumbran negar la autoría mosaica del Pentateuco, colocando su aparición en tiempos tardíos, y a partir de varios documentos inconexos [JEPD]; lo cual ha dado en llamarse « hipótesis documentaria », aunque en verdad debiéramos llamarles en plural documentarias, por el altísimo número de conjeturas mutuamente excluyentes. Pero lo más delicado de la gran mayoría de ellas es que contradicen a Jesucristo y a las mismas claras declaraciones inspiradas de las Sagradas Escrituras. Tales conjeturas documentarias son, pues, apóstatas abiertamente. El más connotado crítico en estos respectos, la montaña más alta de la cordillera modernista liberal, ha sido, sin lugar a dudas, Julius Wellhausen, que perdió la fe en su juventud en el mismo seminario.

 

El primer traspié de la mayoría de estos críticos ha sido su antisobrenaturalismo. Como si Dios mismo no pudiese ser sobrenatural. Tal tipo de crítica surgió en la época del deismo, cuya tintura era precisamente esa, expulsar a Dios del circuito de la naturaleza. Al respecto valdría la pena leer la obra de C. S. Lewis, titulada « Milagros« , el mismo título de la de Rudolph Bultmann ya dentro del campo de la pretendida desmitologización. Pero un Dios sin milagros y sin intervención directa y soberana en la naturaleza y en la historia, ese sí que sería un verdadero mito. A partir del antisobrenaturalismo, y desechando por lo cual el milagro en la historia, se ha pretendido reconstruir la historia con nuevas conjeturas basadas en las presuposiciones teóricas hegelianas. Wellhausen reconocía sus deudas con Vater y Hegel. Pero haciendo caso omiso, o desconociendo los asertos de la arqueología, que sale siempre en defensa de la tradición y contra el modernismo.

 

La arqueología dio, pues, el golpe de gracia a las teorías wellhausianas que negaban la capacidad escrituraria de los tiempos mosaicos. Bueno es, pues, leer a Wiseman, Sayce, Petrie, Langdom y otros historiadores y arqueólogos que demuestran con los monumentos la antigüedad de la escritura en tiempos premosaicos patriarcales e incluso antediluvianos.

 

Si se comprende, lo cual es muy fácil, que los antiguos documentos patriarcales y mosaicos tuvieron varias ediciones en los mismos tiempos de Moisés, Josué, Samuel, los cronistas inspirados de la monarquía, Jeremías y Esdras, y que tales ediciones de los Textos arcaicos pusieron en ciertas ocasiones al día tales Textos para mejor comprensión de sus lectores contemporáneos, podrá verse que no se puede datar el Texto arcaico completo en base a su última actualización, como hacen los modernistas, en contravía de las evidencias arqueológicas. Basta leer las demostraciones de Yahuda, mostrando la correspondencia del Pentateuco con su ambiente sinaítico y egipcio de flora, fauna y cultura, para ver lo ridículo de querer fecharlo en datas posteriores. Lo mismo hace, al respecto de la filología, Robert Dick Wilson, una de las mayores autoridades universales en lenguas antiguas. Véase, por ejemplo, su obra « Una investigación científica del Antiguo Testamento« .

 

Igualmente, los modernistas acostumbran referirse a hipotéticas repeticiones que demostrarían varios documentos tardíos como fuentes. Pero tales supuestas repeticiones y duplicaciones han sido muy bien estudiadas y refutadas suficientemente, una por una, por variada serie de estudiosos. Véanse, por ejemplo, las respuestas, caso por caso, de Ch. Aalders, profesor de la Universidad Libre de Amsterdam, en su obra « Una corta introducción al Antiguo Testamento« . También el profesor de Princeton y Westminster Oswald T. Allis ha tratado tales asuntos con mucha solvencia en obras tales como « Los cinco libros de Moisés » y otras. 

 

El asunto del variado uso de diferentes nombres divinos ha sido tema constante de la escuela conservadora alemana de Hengstemberg. Véase, por ejemplo, la disertación de éste último al respecto de los nombres divinos, en sus Disertaciones sobre la genuinidad del Pentateuco. Igualmente, el pretendido alegato modernista del supuesto silencio de los profetas acerca de la Ley, ha sido refutado también por la escuela de Hengstemberg. Véanse sus trabajos demostrativos, por ejemplo, acerca de las Trazas del Pentateuco en Oseas, Amós, Reyes…etc., o los trabajos de William Henry Green en Moisés y los profetas. Estos autores no han sido refutados. Tales son sus evidencias.

 

Mucho más podría decirse al respecto, con el respaldo de la erudición conservadora. Basta un poco de buena voluntad para acceder a estas evidencias. Pero al mismo tiempo, « no hay peor ciego que aquel que no quiere ver ». Por eso repiten los ciegos los argumentos ha tiempo refutados por los conservadores; argumentos apóstatas que aparecen repetitivamente de nuevo en la boca de la mala voluntad de los críticos modernistas liberales. Como si ignorando las evidencias y la arqueología pudiesen sepultar la luz. Pero basta una pequeña candela para desgarrar el tétrico coro de la oscuridad.

 

————-

Gino Iafrancesco V., Bogotá D.C., Colombia, 23/V/2009.

12345...9
 

Neturei Karta - נ... |
eternelle jardin |
SOS: Ecoute, partage.... |
Unblog.fr | Créer un blog | Annuaire | Signaler un abus | A tempo di Blog
| Cehl Meeah
| le monde selon Darwicha